Papa Francisco y la invitación al diálogo con el Islam
de Samir Khalil Samir
Hay tantas cosas positivas en la Evangelii Gaudium, que empuja a cristianos y musulmanes a una relación de amor y de verdad, a trabajar por la paz, para enriquecerse mutuamente; y acoger a los inmigrantes... Pero también hay algunas ideas fundamentales: ¿el Dios de los musulmanes "compasivo y misericordioso" es realmente el mismo que el de la Trinidad? Y el Jesús y María del Corán ¿son los mismos que los Evangelios? Y el fundamentalismo cristiano ¿es el mismo que el musulmán? Es muy urgente - como sugiere Francisco - "una interpretación adecuada del Corán", a lo cual los musulmanes se resisten.

Beirut (AsiaNews)- La Exhortación Apostólica "Evangelii Gaudium" [ 1 ] se presenta a menudo como el programa pastoral del Papa Francisco, pocos meses después del inicio de su pontificado. En ella se percibe la mente abierta, amistosa, positiva y alegre de este Papa en el intento de difundir el mensaje cristiano al mundo. Dada mi experiencia, de contacto constante con el mundo del Medio Oriente, están muy impresionado por la sección sobre el diálogo interreligioso (en los nn. 250-254) Pero releyendo algunos pasajes y analizando sobre todo la parte dedicada al Islam (nn. 252-253 ), quisiera destacar algunos puntos importantes e interesantes, pero también algún aspecto crítico y problemático de la relación con el Islam.

El Papa en su Gaudium Evangelii es muy positivo y esto es realmente agradable en nuestra sociedad globalizada.

A. Requisitos de un diálogo genuino

1. Verdad y el Amor (N º 250)

La primera cosa positiva que se detecta en el n. 250 es lo que dice sobre "una actitud de apertura en la verdad y el amor" que deben caracterizar a la relación con las otras religiones. Esto es importante para nuestra sociedad global en la que estamos ahora en un contacto frecuente entre miembros de diferentes religiones.

El Papa dijo que la manera correcta de encuentro y de diálogo para ir junto con "el amor y la verdad": no hay verdad en la dureza, no hay amor en la comunicación ambigua y vaga. Esta es la actitud correcta y equilibrada, que a menudo falta en la actualidad.

2. Diálogo y Proclamación (N º 251)

El mismo tema se encuentra en el n. 251: "En este diálogo, siempre afable y amistoso, nunca se debe pasar por alto la relación entre el diálogo y el anuncio".

A veces, en el diálogo, cuando se habla de anuncio, la cosa produce descontento en nuestros interlocutores, que inmediatamente nos acusan de proselitismo. Pero el proselitismo no tiene nada que ver. Se trata de amor: por amor, voy a anunciar la buena noticia de que me libera y me da alegría. Y tú me ofreces el bien que has encontrado en tu fe. Debe salir de diatribas, de la lucha o de la práctica intelectual para ganar a la otra, pero testimoniarse la verdad entre sí.

Por otra parte, la palabra  "anuncio", "buena noticia", está presente en la Biblia, pero también en el Corán. La palabra "buenas noticias" "euanghelos" en la Biblia, se encuentra en Isaías, Marcos, Lucas, etc... En el Corán encontramos el verbo " bashshara" = llevar la buena nueva (Bishara) y sus derivados. A menudo se dice que Mahoma fue enviado "llevando la Buena Nueva" (mubashshiran). Y es Cristo que, según el Corán (61:6), dice a los israelitas: "Yo vine a traer la buena noticia  (mubashshiran) de un profeta que ha de venir después de mí, llamado Ahmad". Los musulmanes interpretan este "Ahmad" como equivalente a Muhammad.

Ahora, la acción de llevar la buena noticia es tabshīr en árabe, y es la función típica de los Profetas. Los musulmanes hoy en día usan esta palabra para criticar a los cristianos, acusados ​​de hacer "tabshīr" en el sentido de hacer proselitismo, lo que distorsiona el sentido del Corán en árabe. Este versículo 61:6 es citado por los musulmanes para confirmar siempre que Jesús anunció la venida de Mahoma. El proselitismo debe ser criticado, porque de esta manera intento ganarme al otro con trucos. Pero el anuncio es la propuesta de lo que me liberó, y tú, a la vez, me tráes tu anuncio.

Cada uno de nosotros está convencido de que tiene una "buena noticia" para la humanidad, lo que coincide con su fe. El musulmán, y la comunidad musulmana, tiene la obligación de propagar el Islam con la Da'wa, que significa "la llamada" para convertirse en un musulmán, por lo que cada Estado musulmán tiene un ministerio de Da'wa,. Del mismo modo, el cristiano y las comunidades cristianas tienen la obligación de proclamar la propia fe, ¡para invitar a otros a descubrir el Evangelio (las buenas noticias)! Entendido correctamente, es un acto de amor hacia el otro. Así que el Papa nos invita a proclamar el Evangelio junto al dialogo, para hacer un gesto de amor y verdad.

En cambio, el sincretismo no respeta ni el amor ni la verdad. Así que en la frase siguiente, condenando audazmente el sincretismo, dice el Papa, "un sincretismo conciliador sería en última instancia el totalitarismo".

3. Acogida de los inmigrantes musulmanes (nº 253)

Incluso al final, en el no. 253, el Papa tiene el valor de decir: "Nosotros, los cristianos debemos dar la bienvenida con afecto y respeto a los inmigrantes del Islam que llegan a nuestros países". Aquí el Papa señala una consecuencia de las declaraciones de "la verdad y el amor": es necesario dar la bienvenida a los migrantes y no cerrarse en frente de ellos como se tiene la tentación de hacerlo en el Oeste.

Él mismo lo ha demostrado con su actitud de ir personalmente a Lampedusa, 08 de julio 2013, con el discurso que comienza con esto:

"Los inmigrantes que murieron en el mar, de aquellos barcos que en vez de ser un camino de esperanza han sido un camino de muerte. Así el título de los periódicos. Cuando hace unas semanas me enteré de la noticia, que, por desgracia, muchas veces se repite, el pensamiento siempre se devuelve como una espina en el corazón que trae sufrimiento. Y entonces sentí que tenía que venir hoy aquí a orar, a hacer no sólo un gesto de cercanía, sino también para despertar nuestra conciencia para que lo que pasó no vuelva a ocurrir. No suceda de nuevo por favor" [ 2].

4. Los países musulmanes deben acoger a los cristianos (N º 253)

Al mismo tiempo, el Papa añadió:

"Así como esperamos y oramos para ser aceptados en los países de tradición islámica. Ruego y suplico humildemente esos países [ y aquí tenemos en cuenta a Arabia Saudita, Irán, Afganistán,...] para que den la libertad a los cristianos para que puedan celebrar su culto y vivir su fe, ¡teniendo en cuenta la libertad que los creyentes del Islam en los países occidentales disfrutan! ".

Aquí el Papa Francisco tiene el coraje de decir a los países más ricos del mundo, Arabia Saudí y algunos países del Golfo Pérsico, garantizar la libertad de culto. Hay que decir que él no toca la libertad de conciencia o la libertad de convertir de una religión a otra. ¡Pero esta libertad de culto es importante, ya que los dos millones de cristianos que se encuentran en la Península Arábiga ni siquiera tienen el derecho a tener su propia capilla!

Me parece que en todos los países de Occidente se garantiza la libertad de conciencia. Tarde o temprano tenemos que pedir la libertad de conciencia, incluso en las naciones musulmanas: esta es la condición de una convivencia verdadera, el respeto por el individuo, en la verdad y el amor.

B. El propósito del diálogo

1. El Servicio de la Paz (N º 250)

El propósito del diálogo es asegurar la paz en el mundo: " Este diálogo es una condición necesaria para la paz en el mundo, y por lo tanto es un deber para los cristianos, al igual que otras comunidades religiosas" (N º 250).

Y un poco más adelante, el Papa dice: "Con este método, podemos asumir  juntos el deber de servir a la justicia y la paz, que debe ser una consideración primordial de cualquier intercambio" (n. 250). Por lo tanto, servir es un deber, y en particular el servicio de la justicia y la paz. Y es un deber para los cristianos y los creyentes.

Además, me parece muy importante la palabra "juntos": el diálogo no es sólo "hablo y usted escucha", y luego "usted habla y yo escucho", pero lo cierto es que "juntos" nos ponemos al servicio de la justicia y la de la paz. Esta es una visión muy práctica y pastoral del Papa actual.

Por último, es de destacar la relación de "justicia " y "paz ", "Con este método, podemos asumir  juntos el deber de servir a la justicia y la paz, que debe ser una consideración primordial de cualquier intercambio"

No se puede alcanzar la paz sin justicia. Mientras alguien siente una injusticia, no habrá paz. Pienso en el conflicto entre palestinos e israelíes. La primera injusticia se siente como el hecho de que una gran parte de sus tierras, donde viven y vivieron durante siglos, se les ha quitado, sin culpa por su parte, para darse a otros que vinieron de lejos. Mientras esta injusticia no sea reconocida y reparada, ¡no habrá paz!

2. Aceptar a los demás con sus diferencias (n. 250, 252 y 253)

Una consecuencia práctica de este diálogo es el respeto a la diferencia de los demás, escuchar a los demás, tener una actitud amistosa.

En el n. 250, dice: "De este modo aprendemos a aceptar a los demás en su diferente forma de ser, de pensar y de expresión". Esta aceptación del otro como diferente a mí, es crucial. Es "un proceso en el que, a través de la escucha del otro, ambos lados encuentran purificación y enriquecimiento".

La escucha y el diálogo, no son para atacar al otro, para humillarlo, sino en función de una purificación y enriquecimiento posible para mí. La diferencia se ve como un ángulo positivo.

Este tema se recoge en varias ocasiones. Por ejemplo, al hablar de los musulmanes, dice algunas cosas muy positivas: "Y es admirable ver cómo jóvenes y mayores, hombres y mujeres del Islam son capaces de dedicar tiempo a la oración diaria y fielmente asistir a sus ritos religiosos" (N º 252).

Como cristianos, debemos aprender de ellos para dedicar tiempo a la oración en forma regular. El Papa subraya la positividad del testimonio islámico frente a una cierta laxitud de la cristiandad occidental.

También exalta en la religión musulmana, la dependencia de Dios : "Muchos de ellos están profundamente convencidos de que su vida en su totalidad, es para Dios y para él" (n. 252). Esta actitud puede arreglar el mundo occidental de hoy, tentado por el prometeísmo.

En el n. 253 recuerda una condición para el diálogo: ser "sólida y gozosamente arraigados en su identidad". estar profundamente convencidos del valor de su propia identidad, pero al mismo tiempo ser "capaz de reconocer los valores de los demás, para entender la preocupación subyacente a sus demandas, para el surgimiento de creencias comunes".

Lo que el Papa dice del Islam es cierto, y es experimentado por muchos musulmanes. Por ejemplo, muchos de ellos toman seriamente el valor de la oración. Pero creo que esta fidelidad a la oración abraza tal vez sólo el 10 % de los musulmanes. Hace unos días conocí a una familia musulmana en Trípoli, Líbano. Toda esta familia - los padres y dos hijos - respetan los momentos de oración. Sólo por respeto a mí se han retirado a orar. Sin embargo, su teléfono siempre suena en el momento adecuado para recordar la llamada a la oración.

Entre los musulmanes, entonces, el sentimiento religioso es más fuerte de costumbre que entre los cristianos. Y el Papá Bergoglio enfatiza estos aspectos positivos en el Islam para corregir omisiones y discrepancias entre los cristianos.

C. Puntos que requieren aclaración

Pasemos ahora a los puntos que requieren aclaración. En el n. 252, el Papa cita el famoso texto de Nostra Aetate, del Concilio Vaticano II, el hecho de que los musulmanes, "que profesan tener la fe de Abraham, adoran con nosotros al Dios único, misericordioso, el que juzgará a los hombres en el último día" [3] [198]

1. Los musulmanes "adoran con nosotros al Dios único y misericordioso" (N º 252)

Me gustaría tener cuidado con esta frase. Es verdad: los musulmanes adoran a un Dios único y misericordioso. Pero esta frase sugiere que las dos concepciones de Dios son iguales. Sin embargo en el cristianismo Dios es Trinidad en su esencia, pluralidad unida por el amor: es un poco más de clemencia y misericordia. Tenemos dos concepciones muy diferentes de la unicidad divina. La musulmana caracteriza a Dios como inaccesible. La visión cristiana de la unidad de la Trinidad hace hincapié en que Dios es amor que se comunica: Padre-Hijo - Espíritu, o Amante - Amado -Amor, como sugiriere San Agustín.

Entonces, ¿la misericordia del Dios del Islam qué significa? Que Él tiene misericordia con quien quiere y no la hace con aquellos que no quiere. "Dios entrara en su misericordia a quien Él quiere" (Corán 48:25). Estas expresiones se encuentran, casi literalmente, en el Antiguo Testamento (Éxodo 33:19). Pero nunca se llega a decir que "Dios es amor" (1 Juan 4:16), como expresa San Juan.

La misericordia en el caso del Islam es la del hombre rico que se fija en los pobres y le da algo. Pero el Dios cristiano es El que se dirige hacia los pobres con el fin de elevar su nivel; no muestra su riqueza para ser respetado (o temido) por los pobres: se da a sí mismo para que puedan vivir los pobres.

2. Ellos "siguen siendo parte de la doctrina cristiana" (n. 252 )

Otro punto sensible es la afirmación de que "los escritos sagrados islámicos conservan parte de la doctrina cristiana" ( n. 252 ).

Es cierto en un sentido, pero puede ser demasiado ambigua. Es cierto que los musulmanes toman palabras o hechos de los evangelios canónicos, como el relato de la Anunciación que se encuentra casi literalmente en los capítulos 3 (La Familia de Imran) y 19 (Mariam).

Pero con más frecuencia el Corán se inspira en los cuentos piadosos de los Evangelios apócrifos, y no tienen el sentido teológico que se encuentra, y no dan a estos hechos o palabras el sentido que realmente tienen, no por maldad, sino porque no tienen la visión global del mensaje cristiano.

3. La figura de Cristo en el Evangelio y en el Corán (N º 252)

El Corán se refiere a "Jesús y María [que] son objeto de profunda veneración". Para decir la verdad, Jesús no es un objeto de veneración en la tradición musulmana. En cambio, para María, si puede hablarse de veneración, sobre todo por las mujeres musulmanas, que voluntariamente van a los lugares de peregrinación mariana.

La falta de veneración por Jesucristo se explica probablemente por el hecho de que, en el Corán, Jesús es un gran profeta, famoso por sus milagros en nombre de la humanidad pobre y enferma, pero no es igual a Muhammad. Sólo por parte de los místicos, se puede ver una cierta devoción, que también lo llaman el "Espíritu de Dios".

De hecho, todo lo que se dice de Jesús en el Corán es lo opuesto a las enseñanzas cristianas. Él no es el Hijo de Dios es un profeta y eso es todo. Ni siquiera es el último de los profetas, porque el lugar del "sello de los profetas" es Muhammad (Corán 33:40). La revelación cristiana sólo es vista como un paso hacia la última revelación traída por Mahoma, es decir, el Islam.

4. El Corán se opone a todos los dogmas fundamentales del cristianismo

Todos los dogmas cristianos son rechazados por el Corán y el Islam.

La figura de Cristo como la segunda persona de la Trinidad es condenada. En el Corán se dice explícitamente a los cristianos: "¡Oh gente de la Escritura, no son superiores a su religión, y no dice su Dios la verdad. El Mesías Jesús, hijo de María, no es más que un mensajero de Dios, Su Palabra, que Él pone en María, un espíritu de Él [proveniente]. Así que cree en Dios y en Sus enviados. No digas, "Tres", ¡para! Será mejor para ti. Ciertamente Dios es un Dios único. ¿Tendría un hijo? Gloria a Él " (Corán 4:171). Los versos contra la Trinidad son muy claros y no necesitan tantas interpretaciones.

El Corán niega la divinidad de Cristo: "Oh Jesús, hijo de María, tú que dijo al pueblo: "¿tómame a mí y a mi madre como dos dioses aparte de Dios?" (Corán 5:116). ¡Niega a Jesús!

Por último, en el Corán se niega la redención. Incluso se dice que Jesucristo no murió en la cruz, pero fue crucificado un socias: "Ellos no lo mataron ni le han crucificado, sino tomron otro" (Corán 4:157). De este modo, Dios salvó a Jesús de la maldad de los judíos. ¡Pero así Cristo no salva el mundo!

En resumen, el Corán y los musulmanes niegan los dogmas esenciales del cristianismo: la Trinidad, la Encarnación y la Redención. ¡Hay que añadir que este es el derecho más absoluto! Pero no se puede decir entonces que "Los escritos sagrados del Islam contiene parte de las enseñanzas cristianas". Se debe decir simplemente que el Jesús del Corán que no tiene nada que ver con el Jesús de los Evangelios [4].

El Corán menciona a Jesús porque pretende completar la revelación de Cristo para exaltar a Muhammad. Además, ya que Jesús y María están en el Corán, nos damos cuenta de que ellos no hacen más que aplicar las oraciones y el ayuno de acuerdo con el Corán. María es sin duda la figura más bella entre todas las presentadas en el Corán es la Virgen Madre, a quien ningún hombre ha tocado. Pero no puede  ser la Madre de Dios, así sea de hecho una buen musulmán. [5]

D. Puntos más finos

1. La ética en el Islam y el Cristianismo (252)

La última frase de este número dice, hablando de los musulmanes: "Ellos también reconocen la necesidad de responder a Dios con un compromiso con la ética y la misericordia hacia los más pobres". Esto es verdad y la compasión hacia los pobres es un requisito del Islam.

Hay, sin embargo, una doble diferencia, creo yo, entre la ética cristiana y la musulmana..

La primera es que la ética musulmana no siempre es universal. A menudo es ayuda en la comunidad islámica, mientras que la obligación de ayudar, en la tradición cristiana es de por sí universal. Observamos, por ejemplo, cuando hay un desastre natural en algunas regiones del mundo, los países de tradición cristiana ayudan sin tener en cuenta la religión de aquellos que son ayudados, mientras que los países ricos musulmanes (los de la Península Arábiga, por ejemplo) no lo hacen en este caso.

La segunda es que en el Islam se une la ética y la legalidad. Quien no ayune durante el mes de Ramadán, comete un crimen y va a la cárcel (en muchos países). Si usted observa el ayuno previsto, desde el amanecer hasta el anochecer, es perfecto, incluso si usted come después de la puesta del sol hasta el amanecer del día siguiente, más y mejor de lo habitual " se come las mejores cosas y en abundancia ", como me han dicho algunos amigos musulmanes egipcios. Parece que no hay otro significado en el ayuno si no obedecer a la misma ley del ayuno. Ramadán se convierte en el periodo en el que los musulmanes comen más, y comen las cosas más deliciosas. Al día siguiente, dado que por comer, ninguno ha dormido, nadie trabaja. Sin embargo, desde el punto de vista formal, todas han ayunado durante varias horas. Y  la ética legalista: si usted hace esto, dese el gusto. Ética hacia fuera.

 El ayuno cristiano es en cambio algo que tiene como finalidad el acercamiento al sacrificio de Jesús, la solidaridad con los pobres y no hay momento en que se recupere lo que no se ha comido.

Si alguien se aplica la ley islámica, todo está en orden. El creyente no trata de ir más allá de la ley. Justicia es lo requerido por la ley, pero no es superada. Por ello, no se establece la obligación del perdón en el Corán, mientras que, en el Evangelio, Jesús pide que perdonemos al infinito (setenta veces siete;. Cf Mt 18, 21-22). En la misericordia el Corán nunca llega al amor.

Lo mismo ocurre con la poligamia: puede tener hasta cuatro esposas. Si quiero tener un quinto, simplemente repudia una de las que ya tengo, tal vez la más vieja, y toma una novia más joven. Y tener siempre y sólo cuatro esposas, está en perfecta legalidad.

Hay también el efecto contrario, por ejemplo para la homosexualidad. En todas las religiones, es un pecado. Pero para los musulmanes, también es un crimen que debe ser castigado con la muerte. En el cristianismo es un pecado pero no un delito. La razón es obvia: el Islam es una religión, cultura, sistema social y político, es una realidad integral. Y esto es así claramente en el Corán. El Evangelio distingue claramente la dimensión espiritual y ética de la vida socio-cultural y política.

Lo mismo se aplica a la pureza, como explica claramente a Cristo a los fariseos: "No lo que entra en la boca contamina al hombre, sino lo que sale de la boca es lo que contamina al hombre" (Mt. 15, 11 ).

2. "Los fundamentalistas de ambos lados" (n º 250 y 253)

Por último, hay dos aspectos que me gustaría criticar: la primera es aquella en la que el Papa junta a todos los fundamentalismos. En el n. 250 dice: "Una actitud de apertura en la verdad y el amor... a pesar de los diversos obstáculos y dificultades especialmente el fundamentalismo de ambas partes".

La otra es la conclusión de la sección relacionada al Islam que termina con esta frase: "A la vista de los incidentes de fundamentalismo violento que nos preocupan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam nos debe llevar a evitar las generalizaciones odiosas, porque el verdadero Islam y la interpretación correcta del Corán se opone a todo tipo de violencia " ( n. 253).

Personalmente, yo no pondría los dos fundamentalismos en el mismo nivel: los fundamentalistas cristianos no llevan armas, el fundamentalismo islámico es criticado, primero por los musulmanes, precisamente por este fundamentalismo armado que busca replicar el modelo mahometano. En su vida, Mahoma hizo más de 60 guerras [6] Ahora bien, si Muhammad es el modelo excelente (como dice el Corán 33:21), no es de extrañar que algunos musulmanes también utilizan su violencia a imitación del fundador del Islam.

3. La violencia en el Corán y en la vida de Muhammad (N º 253)

Por último, el Papa menciona la violencia en el Islam. En 253 se dice: "El verdadero Islam y la correcta interpretación del Corán se oponen a todo tipo de violencia".

Esta frase es hermosa y expresa una actitud muy benévola del Papa hacia el Islam. Me parece, sin embargo, que expresa más un deseo que una realidad. Que la mayoría de los musulmanes estén contra la violencia, es muy posible. Pero decir que "el verdadero Islam está en contra de cualquier tipo de violencia", no parece ser verdad: la violencia está en el Corán [7]. Decir entonces que "una adecuada interpretación del Corán se opone a todo tipo de violencia" necesita mucha explicación.

Basta recordar los capítulos 2, 9 del Corán.

Es cierto, sin embargo, como dice el Papa que el Islam necesita una "interpretación correcta". De esta manera se practica por algunos eruditos, pero no es lo suficientemente fuerte como para contrarrestar lo que es el más popular. Esta minoría de estudiosos que tratan de reinterpretar los textos del Corán que hablan de la violencia, lo que demuestra es que es legal en el contexto de Arabia en el momento y se encontraban en el contexto de la visión político-religioso de Mahoma.

Si el Islam quiere quedarse hoy con esta visión vinculada a la época de Mahoma, entonces siempre habrá violencia. Pero si el Islam - y hay un buen número de los místicos que lo han hecho - quiere encontrar una profunda espiritualidad, entonces la violencia no es aceptable.

El Islam está en una encrucijada: o bien la religión es un camino hacia la política y hacia una sociedad políticamente organizada, o la religión es una inspiración para vivir más plenamente y amor.

Los que critican el Islam con respecto a la violencia no hace una generalización injusta y odiosa: muestran una cuestión presente, viva y sangrante en el mundo musulmán.

Aquí en Oriente entendemos muy bien que el terrorismo islámico está motivado religiosamente, con citas, oraciones y las fatwas de los imanes que fomentan la violencia. El hecho es que en el Islam no existe una autoridad central que corrija la manipulación. Esto significa que cada imán se cree un mufti, una autoridad nacional, que puede hacer juicios inspirados por el Corán hasta para ordenar matar.

E. Conclusión: una "correcta interpretación del Corán"

Por último, el punto realmente importante es la "interpretación correcta". En el mundo musulmán, el debate más fuerte - de hecho más prohibido - es justamente lo que hace a la interpretación del libro sagrado. Los musulmanes creen que el Corán descendió sobre Mahoma, completo, en la forma que conocemos. No es el concepto de la inspiración del texto sagrado, lo que deja espacio para la interpretación del elemento humano presente en la palabra de Dios

Tomemos un ejemplo. En la época de Mahoma, en las tribus que vivían en el desierto, el castigo para un ladrón era la amputación de las manos. ¿De qué servía? ¿Cuál era el propósito de esta pena? No permitía al ladrón robar más. Así que debemos preguntarnos: ¿cómo podemos preservar hoy este propósito, con el ladrón nos robó? ¿Podemos utilizar otros métodos en lugar de cortar la mano?

Hoy en día todas las religiones tienen este problema: cómo volver a interpretar el texto sagrado, que tiene un valor eterno, pero se remonta siglos o milenios.

Al encontrarme con amigos musulmanes, pongo luz sobre el hecho de que hoy debemos preguntarnos el "propósito" (maqased), que tenían los signos del Corán. Los juristas y teólogos musulmanes dicen que hay que buscar los "efectos de la ley de Dios " (maqāsid al-sharī'a). Esta expresión corresponde a lo que el Evangelio llama "el espíritu" del texto, a diferencia de la "letra". Debemos buscar la intención del texto sagrado del Islam.

Varios eruditos musulmanes hablan de la importancia de descubrir "el propósito" de los textos del Corán para ajustar el texto coránico al mundo moderno. Y esto, me parece a mí, está muy cerca de lo que el Santo Padre quiere sugerir al hablar de "una adecuada interpretación del Corán".

-------------------------------------------------- ------------------------------

[1] http://www.vatican.va/holy_father/francesco/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium_it.html

[2] http://www.vatican.va/holy_father/francesco/homilies/2013/documents/papa-francesco_20130708_omelia-lampedusa_it.html.

[3]    Conc. Ecum. Vat. II, Costituzione dogmatica sulla Chiesa Lumen gentium, 16.

[4]    Su tutto questo vedi Samir Khalil SAMIR, «Cristiani e musulmani: vivere insieme con Gesù diversi», in: AsiaNews del 1 Aprile 2008. Cfr http://www.asianews.it/notizie-it/Cristiani-e-musulmani:-vivere-insieme-con-Ges%C3%B9-diversi-11898.html

[5]    Cfr Michel DOUSSE, Maria la musulmana. Importanza e significato della madre del Messia nel Corano (éd. Arkeios, 2008).

[6]    Ver  la biografia del Profeta del Islam, Kitāb al-Maghāzī ("Il libro delle campagne militare") scritta da Al-Wāqidī (748-822), considerata come la più antica vita di Maometto. La traduzione inglese (History of Muhammad's Campaigns) di Marsden Jones e Alfred von KREMER (Calcutta        1856) è disponibile su internet : https://archive.org/details/kitbalmaghz00kremgoog.

[7]    Cfr Samir Khalil SAMIR, Violence et Non-violence dans le Coran et l'Islam, coll. «Cahiers de l'Orient Chrétien» 4 (Beyrouth : CEDRAC, 2005), 64 páginas.

 

 

ISLAM-_CRISTIANESIMO_-_Samir_papa_francesco.jpg