Pakistán en duelo por la muerte de dos héroes de la lucha contra el extremismo islámico
En un atentado en Karachi fue asesinado un "súper-policía", protagonista de numerosas incursiones contra los talibanes y la franja fundamentalista. Ya en el pasado había sido objeto de atentados, a los cuales había sobrevivido. Hay crecientes demandas de honores para el joven que se sacrificó para salvar a su escuela, y sus compañeros, de un terrorista suicida dispuesto a inmolarse.

Islamabad (Asianews / Agencias ) - Activistas y sociedad civil de Pakistán honran la memoria de dos personalidades diferentes entre ellos, que han sacrificado sus vidas en la lucha común contra el extremismo islámico que ha ensangrentado el país durante años. Ayer, en un atentado en Karachi fue asesinado Chaudhry Aslam, jefe de la lucha contra el terrorismo, el veterano agente de la policía local y la cara más conocida en la batalla contra los talibanes. Continúan, entre tanto, las celebraciones por el joven estudiante que, el 6 de enero, se sacrificó para defender su escuela en Hangu, una ciudad en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, de un terrorista suicida listo para hacer una matanza.

En el ataque contra el súper -policía en Karachi murieron otras dos personas. Chaudhry Aslam estaba a bordo de un convoy de la policía, cuando cerca de la zona de Essa Nagri fue atacado un medio con una carga de explosivos. La explosión ha devastado el medio de comunicación y de varios edificios en la zona. En el pasado había sido objeto de ataques, de los cuales, sin embargo, siempre se las arregló para escapar.

El Talibán paquistaní se atribuyó la responsabilidad del ataque, señalando que él había matado al policía porque en el pasado había " asesinado, torturado y herido" a miembros de las milicias extremistas. Además Aslam había utilizado muchas veces la mano dura, prefiriendo el camino del enfrentamiento y muerte de los combatientes sobre el terreno en lugar de arrestarlos y llevarlos ante un juez en un tribunal.

Mientras tanto, los homenajes continúan llegando y las celebraciones en memoria de Atizaz Hasan, de 15 años de edad estudiante que se inmoló, sacrificando su vida para evitar un ataque suicida que hubiese golpeado el instituto causando una masacre entre los estudiantes. El 6 de enero, el muchacho estaba fuera del edificio cuando vio a un hombre que llevaba un chaleco cargado de explosivos. A pesar de los reclamos de los amigos, el ha enfrentado personalmente al Kamikaze que - para evitar ser atrapado - ha activado el detonador.

Nasir Khan Durrani, jefe de la policía de Khyber Pakhtunkhwa, las llamadas solicitan se asigne una condecoración al valor civil a la gesta heroica del joven, que ha actuado con "valor y coraje", salvando la vida "de cientos de estudiantes inocentes". Incluso en las redes sociales se multiplican los mensajes de compañeros y vecinos del joven, que en pocas horas se convirtió en un verdadero héroe nacional. El ataque tuvo lugar en el enclave chiíta en un país donde la inmensa mayoría de los habitantes profesan el islam suní y se registra en los últimos años una islamización gradual, con ataques dirigidos a las personas y comunidades pertenecientes a minorías.

En el pasado, los talibanes y extremistas pakistaníes han atacado escuelas e instituciones educativas - especialmente femeninos - en el país, considerando la educación como un tabú. En contraste, los activistas y miembros de la sociedad civil han hecho hincapié en el reto educativo (al cual AsiaNews ha dedicado un dossier en el pasado), uno de los factores clave para promover el renacimiento de la nación.

 

 

PAKISTAN_-_eroi.jpg