Ginebra II: Régimen sirio y oposición se confrontan por primera vez en la misma mesa
Para Ban-ki Moon el encuentro es la única oportunidad para encontrar una solución al conflicto sirio. El ataque del ministro del Exterior sirio a los Países del Golfo: “Alguno en esta sala tiene las manos sucias de sangre”, El Secretario general del Concejo nacional sirio pide que hagan “bajar de su trono a Assad”, Rusia subraya el rol fundamental de Irán en la reconciliación.

Montreux (AsiaNews)- Frenar la violencia, abrir corredores humanitarios y crear un gobierno de transición compartido: son algunos de los puntos citados por Ban-ki Moon, Secretario General de la Onu, en la apertura de la Conferencia de paz por Siria, en curso en Montreux (Ginebra). Por vez primera desde el inicio del conflicto miembros del régimen y los de la oposición se encontraron en una misma mesa. Ban-ki Moon invitó a todos los participantes, en particular régimen y oposición para que abandonen las divergencias y a trabajar unidos. "Esta Conferencia representa vuestra oportunidad de demostrar unidad para encontrar una solución política para Siria, donde mientras tanto se han perdido muchísimas víctimas".

Al encuentro participan los delegados de 40 Países. Entre éstos están, Sergei Lavrov, ministro del Exterior ruso y John Kerry, Secretario Usa, principales organizadores de la Conferencia; Walid Muallem, ministro de Exteriores sirio y Amhed Jarba, secretario general del Concejo nacional sirio, brazo político del Free Syrian Army. Esta mañana el Vaticano ha confirmado las presencia de una delegación suya, compuesta por Mons. Silavano Tomasi, Representante de la Santa Sede en la Onu y Mons. Alberto Ortega Martin, oficial de la Secretaria de Estado.

La serie de intervenciones inició con el discurso de Lavrov que invitó a "todos los jugadores externos, a dar coraje a los sirios a lograr un acuerdo", sin "perturbar los negociados". El diplomático ruso se detuvo en el rol de Irán, gran excluido de la Conferencia de paz, subrayando que la república islámica "deberá ser involucrada en los esfuerzos comunes para la plena realización del comunicado de Ginebra". El ministro ruso concluyó declarando. "que la transformación podrá ser eficaz sólo si será política, sin el uso de la fuerza".

John Kerry comenzó lanzando un ataque contra el régimen de Bashar al-Assad. "Esta revolución no se inició con las armas, sino gracias a los niños de la ciudad de Daraa, de personas que querían cambiar al País. Y esta revuelta pacífica fue reprimida en la sangre, con torturas de todo tipo y armas químicas". Para el Secretario de Estado Usa es necesario que los Países participantes a la Conferencia estén unidos "para realizar los puntos del comunicado firmado en 2012 en Ginebra", pero con la conciencia que "Bashar al Assad no podrá más formar parte del futuro gobierno". "Un hombre solo- agregó- no puede tener un País y la entera región como rehén". Kerry también acusó a los terroristas islámicos "que hacen sufrir todavía a la población", anunciando que tal argumento será confrontado en los próximos días"

Momento central de la Conferencia fue el encuentro confrontación del ministro de relaciones Exteriores sirio con el Secretario general del Concejo nacional sirio.

Muallem lanzó la acusación explícita a los Países del Golfo- presentes en Ginebra- considerados los principales financiadores de la oposición armada. "Algunos en esta sala no lo quieren entender- subrayó- los Países que confinan con Siria, no están por la paz en Siria, sino por el terrorismo". Para el diplomático sirio diversos Países presentes en la Conferencia "tienen las manos manchadas de sangre". "En estos años- precisó- hemos visto entrar en siria terroristas provenientes de 83 naciones. Ninguno dijo nada o tratado de cambiar la situación, continuando a hablar de la noble revolución siria. Nosotros pedimos a estas personas que se vayan y dejen Siria". Mouallem citó varios episodios de violencia hechos por los extremistas islámicos, comprendido el ataque al pueblo cristiano de Maaloula y el secuestro de los obispos cristianos y monjas. El enviado de Assad habló 27 minutos, 7 más de lo permitido a cada participante y fue amonestado dos veces pir Ban-ki Moon, que lo mismo le permitió terminar el discurso.

Ahemed Jarba presentó su versión de la Revolución siria iniciada como pacífica y reprimida por el ejército en la sangre. En estos años el Secretraio del Cns varias veces rechazó el participar a encuentros junto a los miembros del régimen. "Vinimos a Ginebra- afirmó- para representar a aquellas manifestaciones pacíficas". "Nosotros. Agregó- rechazamos las acusaciones. El cns representa a los sirios. Nuestra finalidad es hacer descender de su trono a Assad". Para Jarba Siria es "víctima de un solo hombre que quiere quedarse en su trono, pero no hay tronos en el mundo". Dirigiéndose a Ban-ki Moon, el delegado de la oposición siria aseguró la participación del Cns a la sesión de negociados que se hará en los próximos días.

Después de Mouallem y Jarba intervinieron los delegados de los Países miembros del Concejo de seguridad Onu- China, Gran Bretaña y Francia- y por los representantes de la Liga Árabe y de la Organización de las Conferencias islámicas Oic. El 24 de enero la Conferencia se trasladará a Ginebra, donde se tendrán los negociados entre delegaciones sirias moderadas por Lakhdar Brahimi, enviado especial en Siria por la Onu y la Liga árabe.

 

 

 

 

SIRIA_-_ONU_(f)_0122_-_Ban.jpg