El Papa a la Renovación carismática: No sean "controladores", sino dispensadores de la gracia de Dios
En el olímpico para la 37 Convocación nacional de los carismáticos, Francisco recuerda los años en Argentina cuando "no amaba a este grupo, me parecía una escuela de samba" y el momento, en vez, cuando "vi el bien que hacen a la Iglesia". Pero pone en guardia a todos los movimientos de los peligros al acecho: "control" de la gracia, "carrerismo", luchas por el poder internas. La invitación para celebrar el jubileo del Movimiento en "S. Pedro, con el Papa en el 2017"

Roma (AsiaNews)- En los años en que era arzobispo en Buenos Aires "no amaba a los carismáticos, me parecían una escuela de samba. Luego he visto el bien que hacen a la Iglesia y al final me convertí en el asistente espiritual del movimiento en Argentina. Pero tienen que estar atentos al "carrerismo", a las luchas de poder internas y a la tentación de controlar a quien puede y a quien no puede encontrar la gracia. "¡Sean dispensadores de la gracia de Dios!". Lo dijo el Papa Francisco en la 37 Convocación de la renovación carismática, en curso hasta mañana en el estadio Olímpico de roma. A continuación el texto completo de Francisco (transcripción a cargo de AsiaNews):

Muchas gracias por vuestra acogida. Seguramente, alguien ha hecho saber a los organizadores que me gusta mucho esta canción: "Vive Jesús, el Señor". Cuando celebré la Santa Misa, en Buenos Aires, con la Renovación Carismática, cantábamos esta canción con mucha alegría. ¡Gracias! ¡Me sentí como en casa! Doy las gracias a la Renovación en el Espíritu, el International Catholic Charismatic Renewal service y la Catholic Fraternity of Charismatic Covenant Communities and Fellowships pora este encuentro con vosotros, que me da mucha alegría. Agradezco también la presencia de quienes han tenido una fuerte experiencia del poder del Espíritu Santo. Vosotros, Renovación Carismática, han recibido un gran don del Señor, habéis nacido de un deseo del Espíritu Santo como una corriente de gracia en la Iglesia y para la Iglesia. Esta es su definición: una corriente de gracia.

El primer don del Espíritu Santo, ¿cuál es? El don de sí mismo, que es amor y te hace caer en amor con Jesús Este amor te cambia la vida, ya que se dice 'nacer de nuevo a la vida en el Espíritu'. Jesús había dicho a Nicodemo. Has recibido el gran don de la diversidad de los carismas, la diversidad que trae el Espíritu Santo en el servicio de la Iglesia. Cuando pienso en vosotros tengo la misma imagen de la Iglesia, pero de una manera particular. También pienso en una gran orquesta donde cada instrumento y voz son diferentes, pero todos son necesarios para la armonía de la música. San Pablo nos dice. Como una orquesta, ninguno en la Renovación puede pensar en ser más importante que el otro: ¡por favor! Porque si alguien se cree más importante o grande, comienza la peste. Nadie puede decir 'yo soy el jefe'. Vosotros, como toda la Iglesia, es suficiente con un solo jefe, el Señor Jesús. Repitan después de mí: ¿quién es el jefe de la Renovación ? ¡El Señor Jesús! [Dos veces]. Y podemos decir con el poder que nos da el Espíritu, porque nadie puede decir que Jesús es el Señor sin el Espíritu Santo.

Como habéis sabidor, porque la noticia corrió, en los primeros años de la Renovación Carismática en Buenos Aires yo no amaba a estos carismáticos, y yo les decía 'parecen una escuela de samba'. Yo no compartía su manera de orar y tantas cosas nuevas que estaban ocurriendo en la Iglesia. Después empecé a conocerlos y entiendo el bien que hace la Renovación de la Iglesia. Y esta historia, que van desde la samba hacia adelante, termina de una manera particular: unos meses antes de participar en el Cónclave, fui nombrado por la Conferencia de Obispos como capellán de la Renovación en Argentina.

La Renovación Carismática es una gran fortaleza en el servicio del Evangelio, que ha encontrado el amor de Dios para todos sus hijos y el amor por la Palabra. En los primeros días se decía que llevabais siempre con vosotros una Biblia y el Nuevo Testamento: ¿Lo habéis hecho hoy? ¡Yo no estoy tan seguro! Volved a este primer amor, siempre llevar en el bolsillo de la Palabra de Dios, leer un poco, siempre la Palabra de Dios.  Vosotros, el pueblo de Dios y el pueblo de la Renovación, tenga cuidado de no perder la libertad que el Espíritu nos ha dado. El peligro para la Renovación, como dice a menudo, nuestro querido Padre Raniero Cantalamessa, es la organización excesiva: se necesita, pero no perder la gracia de dejar a Dios ser la Dios. Todavía  no hay mayor libertad que la que dejarse llevar por Espíritu, negándose a calcular todo, y permitirle que nos guíe en la que desea que nos ilumine. Él sabe lo que más se necesita en cualquier momento y época.

Otro peligro es convertirse en "controladores" de la gracia de Dios. A veces se convierten en gerentes directores quizá inconscientemente de la gracia que deciden quién puede y quién no puede recibir. Si algunos lo hacen, por favor, ¡no hagas eso nunca más! Sois dispensadores de la gracia de Dios, no "controladores". No haga las "costumbres " del Espíritu Santo. En los documentos tenéis una guía y una ruta segura para evitar errores del camino: la orientación teológica y pastoral, el ecumenismo, el servicio al hombre. Este es un camino: la evangelización, el ecumenismo, el cuidado de los pobres y acogida a  los marginados. Y todo ello sobre la base de la adoración: adorar a Dios es el fundamento. Me han pedido que le diga la Renovación qué espera el Papa de vosotros: lo primero es la conversión al amor de Jesús, que cambia la vida y hace que el cristiano sea un testigo del amor de Dios

La Iglesia espera este testimonio, y el Espíritu nos ayuda a vivir la coherencia del Evangelio para nuestra santidad. Esperamos que vosotros compartáis la gracia de la Iglesia en el Espíritu Santo. Esperamos de vosotros una evangelización con la palabra de Dios, que proclama que Jesús está vivo y ama a todos los hombres; para dar testimonio del compromiso ecuménico: permanecer unidos en el amor que el Señor Jesús nos pide a todos los hombres, y del Espíritu Santo en la oración, para llegar a esta unidad. Recordad que la Renovación es por su propia naturaleza ecuménica: la renovación católica que da la bienvenida a lo que el Espíritu realiza en otras iglesias. Acercaos a los pobres, a los necesitados, para tocar en su carne herida la carne de Jesús. Acercaos, por favor.

Buscad la unidad de la renovación, porque es nacida del Espíritu, y la unidad de la Trinidad. ¿La división de quién es? del diablo. Escapad de la lucha interna, ¡por favor! Entre vosotros no las hay. Quiero dar las gracias al International Catholic Charismatic Renewal service y a la Catholic Fraternity of Charismatic Covenant Communities and Fellowships, los dos cuerpos de derecho pontificio por dar servicio a la Renovación mundial, ocupado en preparar la reunión de sacerdotes y obispos del mundo el próximo año. Sé que han decidido compartir la oficina y trabajar juntos como un signo de unidad y gestionar mejor los recursos. Me alegro y agradezco a ellos, porque ellos ya están organizando el Gran Jubileo del Año 2017.

Hermanos y hermanas, recuerden: ¡adorar a Dios, el Señor! Este es el fundamento. Adorar a Dios. Buscar la santidad en la nueva vida del Espíritu. Sed dispensadores de la gracia de Dios, evitad el peligro de la organización excesiva, salid a la calle a evangelizar. Recuerde que la Iglesia nació en la mañana de Pentecostés. Acercaos a los pobres y tocad en ellos la carne herida de Jesús. Por favor, ¡no enjauléis al Espíritu Santo! ¡Vivid con libertad! Buscad la unidad de la renovación, que viene de la Trinidad. Espero que todos vosotros, carismáticos del mundo, junto con el Papa celebrar su gran jubileo en el Pentecostés 2017, en la Plaza de San Pedro. ¡Gracias!

 

vaticano_papa_rns_2.jpg