El tifón Rammansun azota a Filipinas, 38 muertos y más de 500 mil evacuados
Millones de personas en la capital y en otras zonas de la provincia de Luzon están sin corriente eléctrica y agua. Por los menos 8 personas permanecen desaparecidas; el primer balance habla de daños por 15 millones de dólares. Destruidas 7 mil casas y dañadas otras 19 mil. Quezon pronta a declarar en estado de calamidad.

Manila (AsiaNews/Agencias)- Subió a 38 el número de muertos por el paso del tifón Rammsun, el primero de la estación de las lluvias, mientras millones de personas en la capital y en otras zonas de Filipinas están de hace 2 días sin corriente eléctrica ni agua. Las autoridades han iniciado las operaciones de remover los escombros y tratar de reconstruir las casas dañadas; por ahora hay 8 personas desaparecidas y disminuyen con el pasar del tiempo la posibilidad de hallarlas con vida. Después de haber atravesado la isla de Luzon, ahora el tifón abandonó el archipiélago filipino y se dirige hacia China.

El director de la Protección civil filipina, Alexander Pama subraya que el tifón Rammsun destruyó 7 mil casas y dañó otras 19 mil, al menos 530 mil las personas que han encontrado refugio en los centros de evacuación.

Notables también los daños en la agricultura, en particular en cuanto a lo que se refiere a los campos de arroz y maíz en la región de Bicol, en el sudoeste de Manila, la primera zona investida por el paso de lluvias y fuertes vientos. De una primera estimación, el balance es de una pérdida de 668 millones de pesos, unos 15 millones de dólares.

Aún hoym muchas escuelas y oficinas públicas permanecen cerradas en Manila y otras zonas al sur de Luzon, la más poblada de las regiones filipinas, con al menos 17 millones de personas. "La mayor parte de las víctimas- refiere Pama- murió a causa de la caída de árboles o a causa de los escombros". El gobernador de Quezon, David Suarez agrega que la provincia está lista a declararse en estado de calamidad.

Cada año Filipinas, en la estación de las lluvias, es atravesada por tifones y tempestades tropicales que son devastadores. El año pasado el tifón Haiyan (rebautizado Yolanda), que se abatió el 8 de noviembre sobre las Visayas centrales, golpeó en varias formas al menos a uno 11 millones de personas, para volver a la normalidad se necesitarán unos 8 billones de dólares. Hasta hoy todavía hay 1700 desaparecidos, el número de las víctimas podría ser superior a las 5 mil, si bien el presidente Aquino ha querido redimensionar las cifras, haciendo notar que las primeras estimaciones [superiores a la 10 mil] eran fruto de la reacción emotiva de la tragedia y el número de los muertos no supera los 2.500.

FILIPPINE_-_disastro_tifoneok.jpg