La ciega política árabe-estadounidense de los bombardeo refuerza al Estado islámico
de Olivier Hanne e Thomas Flichy*
Más de un mes de ataques aéreos no ha debilitado a los milicianos. Sirve una operación terrestre. Los mapas publicados en los medios de comunicación disminuyen los logros reales de la milicia. La política internacional se centra en Kobane, en Siria, donde el verdadero objetivo sigue siendo Assad. Pero, mientras tanto, Irak va a caer en el silencio general. El análisis de dos estudiosos, cortesía de L'Orient-Le Jour. Traducción por AsiaNews.

Beirut (AsiaNews) - Después de un mes y medio, a pesar de las declaraciones de fachada y del bombardeo de las fortalezas del Estado Islámico (EI, ex Isis), casi no parecen debilitarse. Por el contrario, la presión que viene desde múltiples frentes parece que no puede rayarla y el mundo descubre con preocupación que este para-Estado no  se puede desmontar sin el uso de las fuerzas de tierra. La gran coalición parece estar paralizada de la ineficacia de los (sólos) bombardeos aéreos. Turquía no se involucra, si no en al precio de conseguir conquistas en el norte de Siria, los logros que los kurdos pronto pagaran muy caro. En teoría, incluso Jordania está bajo amenaza, como de hecho ya lo es el Líbano. El Frente de al-Nusra ha suspendido desde septiembre todo tipo de ataque en contra del EI y de hecho tenemos que temer a la reconciliación entre los dos movimientos. A nivel local, el pueblo sirio sigue apoyando al-Nusra contra los bombardeos y las tribus de la provincia iraquí de Anbar todavía no parecen dispuestos a volverse contra el califato.

Los análisis de la ubicación de los bombardeos de las fuerzas de la coalición a partir de agosto llevan a revisar la amenaza planteada por el Estado islámico y su alcance. A pesar del efecto de los anuncios de la precisión y la escalada de los bombardeos, un análisis crítico de los medios de la información proporcionada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y por los organismos privados como el Instituto para el Estudio de la Guerra es desconcertante. Entre el 8 de agosto y 6 de octubre, hubo al menos 250 ataques aéreos en Irak y 90 en Siria. En realidad, sólo se ven afectados algunos equipos, edificios alejados de los centros urbanos, y columnas de vehículos sin tropas visibles. Lo jihadistas se mezclan con el resto de la población, y nadie sabe lo que realmente destruye los misiles occidentales lanzados desde una altura de 5.000 pies. Y las imágenes cuentan lo falso.

Claro, tienen que dirigirse a determinados centros nerviosos del Estado Islámico: Raqqa, Deir ez-Zor en Siria, e incluso Mosul, Sindjar, Haditha y Faluya en Irak, así como sitios bajo el control de los yihadistas por varios meses. Pero alrededor del 30% de las operaciones de aviación estadounidenses se refieren a los distritos de Erbil, Kirkuk, Bagdad y Amerli, una ciudad que - al menos en el papel - estaría libre de la presencia de la EI. ¿Significa esto que ya no está?

El 2 y 3 de octubre se produjeron enfrentamientos violentos en el sur de Kirkuk con la peshmerga kurda. En esta ciudad, 06 de octubre algunos edificios del 12 ° Ejército iraquí fueron barridos por una explosión. El día antes la ciudad de Hit, al sur de Haditha, había pasado al control del EI en el silencio absoluto de los medios de comunicación. Entre el primero y el 7 de octubre, la presión de la lucha se ha concentrado en el oeste de Bagdad, sin que los bombardeos estadounidenses fueran capaces de hacerles desistir en su empresa. El EI ha plantado sus raíces firmemente a 40 km de la capital. El 6 de octubre, EL EI ha chocado con la policía y las milicias chiíes de Aziz cerca de Balad, a pocas decenas de kilómetros al norte de Bagdad. Ramadi, la última ciudad de la provincia de al-Anbar que  responde al gobierno central, no tardaría en caer bajo el control de los yihadistas, así como la base aérea de a-Assadcerca de Hit.

La mayoría de los mapas que muestran los territorios del Estado islámico en periódicos franceses y americanos están equivocados (¿tal vez a propósito?). De hecho, a menudo están las zonas en cuestión bajo tres nombres diferentes: "Zona bajo el control del Estado Islámico", reducido a hilos finos como si fueran una tela de araña; "Escena Zona de frecuentes ataques de EI"; y "Las áreas de apoyo al EI". Nadie más que los miembros de la EI, puede reclamar autoridad sobre estos dos últimos espacios. Estas llamadas "áreas de apoyo" son algo más que unas tierras de las reservas para conquistar, porque ya son territorios de facto de la SI. Reducirlos a simples líneas a lo largo de las juntas no tiene sentido: el espacio de la mitad no se refieren ya sea a Bagdad, ni los Estados Unidos, sino al  Califato.

¿Tal vez la guerra mediática lanzada por Estados Unidos y las Naciones Unidas contra el Estado islámico esconde el verdadero poder de este pulpo, capaz de adaptarse bien a su enemigo? De hecho, esta organización terrorista es totalmente descentralizada, cada batallón cuenta con su propia autonomía de acción y es capaz de multiplicar los dispositivos de funcionamiento, sin la necesidad de una consulta. A un Occidente reducido a unos hasta ahora obsoletas tácticas aéreas uniformes y predecibles (la guerra "sin tierra"), se opone un yihadismo multipolar, sensible y arraigado. Además, la propaganda militar de la coalición quiere centrar la atención de la opinión pública mundial sobre Kobane y la cuestión de Siria, y la situación es mucho más seria en Irak: en el horizonte que se avecina bien pueden ocurrir quince tragedias similares a la de Kobane...

¿Cuáles son las razones de esta elección? Los Estados Unidos tiene una cierta predilección por el palco escénico de Siria, de la que hace años quiere derrocar al presidente Bashar al-Assad, llegando incluso a convencer a Turquía de participar a cambio de una compensación, si bien es consciente de la falta de fiabilidad. Kobane está destinado a caer de todos modos, con o sin la ayuda poco realista de Ankara. Mientras tanto, no se piensa más en el frente de Irak, donde la amenaza es cada vez más grande. Todos los gobiernos occidentales repiten desde hace algún tiempo la misma excusa: sin tropas de tierra, no se puede hacer nada. La opinión público mundial han podido así, en el tiempo, de familiarizarse con el siguiente paso: el envío de soldados o comandos a Siria, y no a Irak.

Aún sin una solución política y obstinadamente opuesta a la apertura de negociaciones con Irak y Damasco, los Estados Unidos son terco para continuar una estrategia carente de horizontes y contribuyendo a la crisis en el Medio Oriente.

* Olivier Hanne, Profesor Asociado, Docente de Historia, investigador de la Universidad de Aix-Marsella.
* Flichy Thomas, profesor asociado, Docente de Derecho, investigador y profesor de la Academia Militar de Saint-Cyr.

 

MEDIO_ORIENTE_-_stato_islamico_ok.jpg