Liberado, pero bajo control de la policía, el obispo clandestino de Yujiang
Le prohibieron dejar la provincia de Jiangxi y no puede ejercitar su ministerio episcopal. Quizás el gobierno quiera privilegiar al obispo oficial, más obediente a la Asociación patriótica. Permanecen prisioneros los obispos de Shanghai, Baoding, y Yixian.

Hong Kong (AsiaNews)- Mons. Giovanni Peng Weizhao, obispo clandestino de Yujiang (Jiangxi) fue liberado hace algunos días, pero vive bajo el control de la policía y le está prohibido ejercitar su ministerio episcopal.

Según la agencia Ucan, la liberación de mons. Peng fue el 14 de noviembre, bajo algunas condiciones: por los próximos 3 meses él no puede dejar la provincia de Jiangxi y no puede ejercitar sus funciones episcopales, si bien puede ejercitar las sacerdotales.

Mons. Peng fue arrestado el 30 de mayo pasado. En abril, la Santa Sede en secreto, lo había nombrado obispo de Yujiang, sucediendo al anciano mons, Tommaso Zeng Jingmu, del cual fue administrador apostólico desde el año 2012. Es probable que las autoridades chinas hayan sabido de su ordenación y lo hayan arrestado.

El territorio de la diócesis clandestina de Yujiang pertenece al de la diócesis oficial de Nanchang (nacida de la fusión de 5 diócesis), donde es obispo mons. Giovenni Li Suguang.

En relación con la Santa Sede, Li Suguang se encuentra en una situación ambigua: en el pasado participó en ordenaciones ilícitas y parece dispuesto a obedecer a las indicaciones de la Asociación patriótica (Ap). No así mons. Peng, educado en la Iglesia clandestina. El arresto de mons. Peng debía servir para marginar al obispo clandestino para dejar espacio al de la iglesia oficial y más sumiso a la Ap. Pero los católicos de Jiangxi, al menos 100 mil, están más orientados a seguir a Peng, que al obispo Li.

Hasta ahora no se sabe si la decisión de excarcelarlo se debió a un gesto de Beijing o de las autoridades locales o provinciales.

El gobierno chino, continúa en mantener prisioneros a obispos oficiales y clandestinos. Entre los primeros, está mons. Taddeo Ma Daqin, obispo oficial de Shanghai, desde hace dos años en arresto domiciliario por haberse dimitido de la Ap. Entre los obispos clandestinos están mons Giacomo Su Zhimin, obispo de Baoding, desaparecido en manos de la policía desde 1997, y mons. Cosma Shi Enxiang, anciano obispo de Yixian, también él desaparecido en manos policiales desde el año 2001.

China-_Catholic_faithful.jpg