Iglesia filipina: No a la mega-instalación petrolífera, que contamina Manila y a sus habitantes
El obispo auxiliar de Manila se apela al gobierno, para que venga aplicada la sentencia de la Corte suprema que impone transferir del centro el depósito de Pandacan. Los jueces han declarado "inconstitucional" la decisión administrativa que prolongaba las operaciones en el lugar. Católicos en primera fila en defensa de la salud y del ambiente.

Manila (AsiaNews/Cbcp)- La Iglesia católica filipina lanza un pedido a las autoridades del gobierno central y local, para que apliquen la reciente sentencia de la Corte suprema, que ha dispuesto el desplazamiento del centro depósito de petróleo en distrito de Pandacan, en Manila (en la foto). En primera fila en la batalla por el ambiente y la salud de la comunidad, el obispo auxiliar de la capital, mons, Broderck Pabillo, el cual aforma que "hasta que permanecerá en Pandacan), el depósito del crudo continuará a "poner en peligro la vida de los ciudadanos.

El depósito de petróleo de Pandacan es una terminal de almacenamiento y de distribución usado por los tres gigantes de la industria petrolífera: Caltex (Chevron Corporation), Petron y Shell. Este surge en una zona de la capital que tiene una densidad habitacional y tiene un alto impacto sobre la salud pública, además en los años pasados se verificaron numerosos incidentes, entre los cuales explosiones y derrames de  carburante en el cercano río Pasig, el último de los cuales sucedió el año pasado;  muchas personas tuvieron que ir al hospital para curaciones médicas, por graves problemas respiratorios.

En los días pasados el máximo organismo judicial declaró "inconstitucional" la directiva de la administración municipal de manila n° 8187, que prolonga las actividades de algunas compañías petrolíferas en la estructura de 33 hectáreas. Los jueces han reafirmado el bloqueo de las operaciones y la recolocación de la central, que constituye una amenaza ambiental de primer plano. Comentando la sentencia de la Corte suprema, mons Pabillo se dice "feliz" y espera "que se la aplique inmediatamente". A despecho de las presiones ejercitadas por los gigantes de la industria petrolífera, agrega el prelado, los jueces "están de parte del pueblo"

Desde hace tiempo el obispo auxiliar critica la existencia de ese depósito petrolífero en Pandacan, e invita al público a estar en alerta, para verificar en qué modo las multinacionales cumplirán la sentencia de los supremos jueces; en particular, el auspicia el respeto "de los tiempos" previstos para la recolocación del mega- establecimiento, que no debería pasar más de 6 meses. Sobre la cuestión intervino en el pasado también el arzobispo de Manila, el card. Luis Antonio Tagle y la curia, que se pusieron en primer lugar en esta batalla por el ambiente y la salud pública.

Por el resto, también el pasado la Iglesia filipina, y sobre todo la arquidiócesis de manila, ha dado mucha atención a los temas que se relacionan con el ambiente. En febrero pasado las parroquias de la capital han iniciado una campaña de sensibilización para la recolección y  distribución de la basura electrónica. En Luzón la dirigencia católica y las Ong han promovido una batalla común para la bonificación de los terrenos contaminados por las excavaciones y las exploraciones.

FILIPPINE_-_Pandacan_oil_depot.jpg