"Demasiados obstáculos", Moscú renuncia al South Stream
de Nina Achmatova
Putin anuncia el final del proyecto para la construcción del maxi gasoducto de 45 millones de dólares, que debía llevar el gas ruso a Europa, evitando Ucrania y lanza la alianza energética con Ankara. En programa un nuevo gasoducto a los largo de la frontera griega-turca, pero según los expertos "se trata sólo de un bluff".

Moscú (Asianews)- Después de 8 años de negociados y casi 10 billones de dólares ya gastados, Rusia renuncia a uno de los proyectos más ambiciosos y costosos de su historia: el gasoducto South Stream de Gazprom, que habría debido llevar el gas ruso a Europa (Gracia, Bulgaria, Serbia, Hungría, Austria e Italia), evitando Ucrania.

La posición de la Unión Europea sobre el South Stream "no es constructiva" y Rusia podría decidir "reorientar el suministro de gas", lo anunció el 1 de diciembre el jefe del Kremlin, Vladimir Putin en Turquía, en una conferencia de prensa conjunta con el presidente Recep Tayyp Erdogan, que de hecho indicó como nuevo aliado, después de China, en la más amplia búsqueda de aliados "alternativos" a Europa.

Moscú inmediatamente anunció el aumento del abastecimiento a Ankara, casi 3 billones de metros cúbicos. A través del gasoducto Blue Stream, con un descuento del 6% a partir del 2015. Regalo, según muchos, ofrecido como agradecimiento a Erdogan por no haber adherido a las sanciones anti-Rusia. Además, anticipó la intención de desarrollar un nuevo gasoducto a lo largo de la frontera griega-turca, destinado a los solos "consumidores del sur de Europa", maniobra que dejaría afuera del abastecimiento a los países centrales del Viejo Continente.

La decisión rusa es un "clásico caso de negociar el acceso energético conla cooperación política y económica", lo hace notar Chris Weafer, un aliado de la sociedad consultora con sede moscovita Macro Advisory, citado por Bloomberg. "Putin espera obviamente que la expansión de las relaciones con Turquía compensará, en alguna manera, las dificultades en las relaciones comerciales con la Ue", agrega el experto.

El no al South Stream, garantiza que los gasoductos a través de Ucrania continúan siendo de importancia vital para el abastecimiento hacia Europa, asegurando a Kiev la manutención de una leva sobre el Kremlin. En nombre de la "diversificación de las fuentes", Bruselas desalentado en todos los modos la maxi pipiline- que habría reforzado la dependencia energética de Moscú- y pidió a los estados miembros que interrumpan los trabajos de construcción de partes del gasoducto. La actitud de Bulgaria, que no dio hasta ahora el vía libre al paso del gasoducto por su territorio nacional, fue la gota que llenó el vaso. "Teniendo en cuenta el hecho que hasta ahora nosotros no hemos recibido autorizaciones de Sofía, creemos que en las condiciones actuales Rusia no pueda continuar con la realización del proyecto", dijo el presidente ruso, explicando que los trabajos para el trecho bajo el Mar Negro, no serviría para nada, si luego se tendría que detener en Bulgaria.

Además, el consorcio guiado por Gazprom (con la italiana Eni, la francesa Edf y el grupo Wintershal), para el trecho offshore de la pipeline (costo estimado en 14 billones de dólares) encontró no pocas dificultades para encontrar financiamientos para los trabajos, a causa de las sanciones occidentales que han generado cautela y temores en los bancos europeos en relación de créditos a entidades rusas.

El número uno de Gazprom, Alexei Miller, explicó que el coloso ruso construirá un nuevo oleoducto en Turquía, con una capacidad de 63 billones de metros cúbicos, de los cuales 14 billones de metros cúbicos para substituir el tránsito a través de Ucrania. El nuevo tubo- explico Miller- permitiría transportar unos 50 billones de metros cúbicos a la frontera con Grecia. Gazprom creará un nuevo organismo jurídico en Rusia para el gasoducto en Turquía. Pero para los analistas no habrá  ninguna nueva pipeline hacia Europa. Según Mikhail Korchemkin, ex analista del ministerio del gas durante la Urss y poner fin al South Stream evitará a Gazprom gastos inútiles, porque existe ya la capacidad de consignar suficientemente hacia la Unión europea. Según él, la única posibilidad de inversiones sería potenciar el Blue Stream.

RUSSIA_-_1202_-_South_Stream.jpg