En caída libre el precio el petróleo. Hay quien aplaude y quien tiene miedo
El precio del petróleo está alrededor de los 60 dólares respecto a junio pasado. Si bien con la reducción de pedidos, el Opec no quiere reducir la producción. Arabia Saudita, Kuwait e IraK, listos para vender con altos descuentos a los clientes asiáticos. Para Irán el precio podría llegar hasta 40 dólares por barril. Los riesgos de la desocupación y de la recesión.

Abu Dhabi (AsiaNews)- El precio del petróleo continúa bajando y con toda probabilidad continuará a mantenerse en estos niveles por todo el 2015. Entre los analistas hay quien aplaude porque piensa que el ahorro sobre la energía producirá más consumo, pero hay quien ve en esta caída de los precios como un signo de general descenso en la crisis económica.

El Opec (la organización de las naciones exportadoras de petróleo) redujo ayer sus previsiones sobre la necesidad del crudo para el 2015 y redujo las previsiones de sólo 300 mil barriles por día, fijando en 28,9 millones de barriles por día: la más baja desde el 2003.

Para el Opec, el pedido de crudo se debilitó por el hecho que los EEUU, primer consumidor de petróleo, ya posee provisiones que provienen del petróleo ligth crude, producido en casa.

Delante de una menor demanda, el 27 de noviembre pasado, el Opec no quiso cortar la producción- y no la cortará por todo el 2015- dejando que el mercado determine el precio del crudo.

De tal modo, de los casi 70 dólares por barril, en pocos días el precio descendió del 10-17%. Ayer el Brent se vendía a 64,75 dólares por barril; el West Texas a 61,47. Desde junio pasado los precios bajaron de un 50%.

Hay probabilidades que el precio por barril descienda hasta 40 dólares, explicando que se está delante de un "shock a la rebaja".

Tal shock- o guerra de precios- parece sea deseada sobre todo por Arabia Saudita, que manteniendo una alta producción del crudo, y cubriendo el 40% de la necesidad mundial determina el precio del oro negro. De este modo rinde menos competitivo el petróleo del ligth crude producido en los EEUU y pone en dificultad todo nuevo reinicio a la economía iraní, debilitando a Teherán en todo el plano medio-oriental.

Pero al guerra de los precios sucede también entre los mayores productores Opec: los 3 miembros más importantes, Arabia, Kuwait e Iraq decidieron vender su petróleo a sus clientes asiáticos ofreciendo enormes descuentos. Desde el mes próximo Kuwait venderá a 3,95 dólares menos por barril. Iraq y Arabia harán descuentos entre los más altos de 11 años a esta parte.

Según la agencia Capital Economics, la caída del precio del crudo ayudará al crecimiento del producto interno bruto global: cada 10 dólares de disminución producirá un incremento del 0,55 del Pib.

Pero según otros analistas, el precio siempre más bajo indica que la crisis económica se está profundizando siempre más. Europa está  a un paso de la deflación; Japón está en su cuarta recesión desde el 2008; China prevé para este año el crecimiento más bajo desde 1990. También Rusia está en su primera recesión desde el 2009.

Entre los aspectos positivos se puede contar el hecho que diversos países asiáticos (Indonesia, Malasia, Filipinas, India,...) gracias a la caída del precio del crudo, han cancelado los subsidios a la energía, pudiendo utilizar los fondos para otros gastos, como la educación y los servicios sociales. Pero o todos están felices: Zenaida Monsada, sub-secretario filipino para la energía hizo notar que si el precio del petróleo sigue bajando, esto llevará a una disminución de los puestos de trabajo para los filipinos en el extranjero y a un empobrecimiento del país que está sostenido por los envíos de los inmigrantes.

SAUDI_ARABIA_-_Oil_prices_down.jpg