Japón, por cuarto año consecutivo caen los nacimientos
Los datos del Ministerio de Salud muestran que en 2014 nacieron 9.000 niños menos, pero las personas mayores llegan por primera vez a alrededor del 25% de la población total. Los economistas y sociólogos advierten: "Si esto sigue así, todo el sistema se derrumba".

Tokio (AsiaNews / Agencias) - La tasa de natalidad japonesa ha alcanzado un nuevo mínimo histórico en 2014, deteniéndose en poco más de un millón de bebés. Esta es una disminución de alrededor de 9.000 unidades en comparación con el año 2013. Los datos fueron publicados por el Ministerio de Salud. Cuatro años consecutivos en que el número disminuye, sin dejar de aumentar el número de muertes esperadas en el nuevo año. En 2013, las muertes fueron de 1,3 millones.

Según algunas estimaciones, si no se invierte el curso para el año 2050 la población japonesa llegará a 97 millones, o 30 millones de personas en menos. Los expertos, economistas y sociólogos, advierten al gobierno: la disminución de la población "golpeará al sistema del país de diferentes maneras"

Si disminuye el número de personas de 15 a 64 años - es decir, la edad de trabajar - entonces caerán también el crecimiento potencial y se reducir el producto interno bruto nacional. A su vez, esto creará daños en el sistema de pensiones y otros elementos de bienestar social. El daño se sentirá de manera particular en las zonas rurales, donde algunas comunidades están en riesgo de extinción.

Según un funcionario del Ministerio de Salud, un nuevo descenso en el número de nacimientos "es inevitable, ya que disminuye el número de mujeres en edad reproductiva". Las cifras hechas públicas por el gobierno en abril de 2013 mostraron que, por tercer año consecutivo, la población se está reduciendo: por primera vez, el número de personas de edad avanzada llegó a 25% del total. Para 2060, la proporción de los que tienen 65 años o más llegará a 40% de la población.

La Iglesia Católica de Japón ha tratado de sensibilizar a los aproximadamente 127 millones de japoneses. La Conferencia Episcopal ha declarado 2010 "Año de la vida" y ha puesto en marcha una serie de iniciativas médicas y sociales a favor de los embarazos. Los resultados, sin embargo, todavía no son satisfactorios: muchas parejas prefieren esperar más allá del tiempo máximo para tener un hijo, se centran en la carrera. Además, una tasa muy alta de suicidios entre menores de edad y una política aún demasiado consumista no son un buen augurio para el futuro.

 

GIAPPONE_-_0102_-_Natalità.jpg