De nuevo sangre en la plaza Tahrir a cuatro años de la revolución anti-Mubarak
Muertas 15 personas en los encuentros con la policía. Muerto también un policía. Decenas de heridos y centenares de arrestos. Una mujer, activista de izquierda, ha sido muerta el primer día en El cairo. Una chica de 18 años muerta en Alejandría. La policía acusa a los militantes islámicos. Atentado con bomba en un barrio de la capital y en el delta del Nilo.

El Cairo (AsiaNews). -Al menos 15 personas han sido muertas ayer en diferentes choques entre manifestantes y la policía en el día en el cual Egipto recuerda el cuarto aniversario de la revuelta de la "primavera árabe" que ha llevado a la caída del rais Hosni Mubarak. La tensión ha nacido desde el primer día, cuando en El Cairo ha sido muerta la activista Shaimaa el-Sabbagh llegada de la capital de Alejandría para criticar la falta de libertad que hay bajo el general Al-Sisi, acusado de haber realizado "el funeral de la revolución",  instaurando, después de la caída de Mubarak y de Mohamed Morsi, un régimen todavía más oprobioso que el primero.

Al Sissi justifica a su vez el puño duro hacia los manifestantes como una necesidad para lograr el orden y la seguridad en el país, con la economía a la baja y con ataques continuos de los movimientos islámicos.

Ayer en la plaza Tahrir primero se han reunido centenares de manifestantes pro-Sisi; después han sido algunos centenares de grupos laicos, amigos de el-Sabbagh. Según fuentes de la policía, militantes islamitas se han infiltrado en la manifestación a tacando a las fuerzas del orden. La policía ha usado gases lacrimógenos y proyectiles, matando al menos a 15 personas y arrestando a 150. También entre los policías hubo un muerto y 11 heridos.

También ayer una bomba explotó en el barrio de Alf Mascan hiriendo a cuatro policías y un civil. Dos sospechosos militantes islámicos han sido muertos cuando intentaban saltar cerca de un cable eléctrico en la provincia de Baheira, sobre la delta del Nilo. El 23 de enero una chica de 18 años ha sido muerta en Alejandría durante una manifesta Al Sissi justifica su  puño duro sobre la disidencia (islamita y laica) como la única vía para revivir la economía, asolada por grandes mítines de masas en el transcurso del año y la catastrófica gestión de Morsi y recordando que él ha sido electo con el 90% de los votos de la población. Pero algunos días antes de la muerte de al-Sabbagh, hablando en la academia de la policía, ha aceptado los errores de la policía pero acusando las protestas como fomentadores de la inestabilidad. Desde la caída de Morsi, en julio de 2013, soldados y policías han matado más de 1400 manifestantes islámicos y otras 15 mil personas han sido arrestadas.

 

 

EGYPT-funeral_of_shaimaa_al-sabbagh.png