Los tunecinos unidos contra el terrorismo
El ataque en el Museo del Bardo no sólo afecta la seguridad de la ciudad, sino también a la economía basada en el turismo. La condena por el presidente Essebsi, así como Ennahda, el partido islamista. Los muertos se elevan a 20. Los terroristas quieren atacar una primavera árabe "exitosa".

Túnez (AsiaNews) - La capital de Túnez está en shock por el ataque en el Museo del Bardo de ayer, en el centro de la ciudad. Al mismo tiempo, hay un fuerte deseo de reaccionar contra la violencia terrorista que afecta no sólo la vida, sino también a la economía.

Ya anoche, varios cientos de personas se reunieron en la avenida central de la ciudad para denunciar el ataque, gritando consignas como: "Túnez es libre, ¡fuera los terroristas!" y "Túnez permanecerá de pie" (v. foto).

Hoy muchos mensajes vienen de la sociedad civil. Incluso el partido islamista Ennahda, derrotado en las últimas elecciones, a través de su líder Rashid Ghannouchi, ha expresado su condena de la violencia: "El pueblo tunecino - dijo - se unirá para luchar contra la barbarie". En un discurso televisado anoche, el presidente Beji Caid Essebsi dijo que "estamos en guerra contra el terrorismo... Quiero que el pueblo de Túnez esté seguro... estos traidores serán aniquilados".

Mientras tanto, las víctimas del ataque se han convertido en 20: uno de los 40 heridos murió en el hospital.

Las víctimas incluyen a turistas de Japón, Italia, Colombia, Australia, Francia, España. Entre los muertos también hay dos tunecinos, entre ellos un policía.

El primer ministro Habib Essid también identificó los dos terroristas muertos: son Yassin Abidi y Hatem Khashnaoui, por cuyos nombres parecen tunecinos. Todavía no conocen su membresía, incluso si se sospecha que uno de los dos, Khashnaoui, estaba en Irak para combatir al lado del Estado islámico.

El ataque en el centro y uno de los sitios turísticos más populares, es probable que lance una sombra sobre el futuro económico del país, muy ligado al de turismo internacional.

Hasta el momento, Túnez tuvo que contrarrestar los ataques de los grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico, que luchan principalmente en la frontera con Argelia.

De acuerdo con fuentes de seguridad, el problema actual del país son cerca de 500 tunecinos que emigraron a combatir en Irak, Siria o Libia junto al Estado islámico, ahora han regresado a sus hogares.

Para Mongi Rahoui, diputado del Frente Nacional (una coalición de partidos laicos que lucharon en la Primavera Árabe), "estos terroristas la tienen con nosotros por haber tenido éxito en nuestra revolución".

De hecho, entre todos los países donde hay una primavera árabe generalizada, Túnez ha estado hasta ahora libre de caos político y los ataques que caracterizan el Medio Oriente y África del Norte. Pero también es cierto que el pequeño Túnez vive junto a Libia y Argelia.

 

 

TUNISI-_Demo_anti-terror.png