Onu en Astana: Respeten los derechos humanos de quien vive en las zonas contaminadas
En el año 2006, Kazakistan ratificó la Convención de la Onu sobre los derechos civiles y políticos que obliga a los Estados a respetar los derechos del hombre. El enviado de la Onu visitó los ligares contaminados por las descargas industriales y por substancias tóxicas radioactivas: “Algunos han perdido toda esperanza. Otros quieren transferirse. Todos esperan soluciones concretas”. Kazakistan no respeta los estándares y las leyes aprobadas a nivel internacional.

Astana (AsiaNews)- Kazakistan debe respetar los derechos humanos de las poblaciones que viven en zonas contaminadas y en contacto con substancias peligrosas. Lo dijo Bastuk Tuncak, enviado especial de las Naciones Unidas, que pasó dos semanas en el país para monitorear la situación de los derechos humanos y la presencia de las basuras y substancias tóxicas. Su misión concluyó el 8 de abril pasado.

Tuncak subrayó las acciones positivas iniciadas por la administración para disminuir el impacto de las basuras tóxicas, producidas por las industrias del país. La Oficina del Alto comisario de las Naciones Unidas para los derechos humanos (Ohchr) elogió la adopción de algunos tratados internacionales en materia de ambiente y derechos humanos, leyes internas y programas nacionales.

El experto también subrayó: “Si por un lado estas medidas son dignas de alabanza, durante mi visita he visto a muchas personas que viven en zonas montañosas altamente a riesgo o en ciudades donde existe una fuerte contaminación del aire. Algunas habitan en casas contaminadas por polvos y basura industriales. Recibí información sobre descargas de basuras tóxicas radioactivas ilegales”.

El enviado especial de la Onu, visitó efectivamente ciudades conocidas por la contaminación causada por industrias petrolíferas y de gas, por el proceso de la extracción de metales, de la producción de uranio y carbón, de la emisión de los desechos industriales. El experto reporta las dificultades que los habitantes encuentran en la vida de todos los días: “Los habitantes tienen problemas con el aire que respiran, por las aguas y la comida contaminados que consumen cada día. Muchos de ellos tienen problemas de salud relacionados con la contaminación provocada por las refinerías, minas, polvos tóxicos y radioactivos alrededor de sus casas.

El derecho a la vida- denuncia el enviado- a la salud, a la casa y a la comida de estas poblaciones en riesgo está minado, negado o evidentemente violado a causa de las consecuencias de la peligrosa contaminación del ambiente en el cual viven”. “Muchas de estas víctimas no saben qué hacer. Algunos ya han perdido toda esperanza. Otros esperan poder mudarse a lugares más sanos, Todos desean soluciones efectivas y duraderas.

Tuncak, recuerda que Kazakistan ha ratificado en el año 2006, la Convención internacional sobre los derechos civiles y políticos (adoptada por la Onu en 1966). El Art. 2 de la convención, especifica que los individuos tienen derecho a una efectiva solución y los Estados están obligados a sanar las violaciones a través de las autoridades competentes.

 En septiembre, el informe final del enviado será presentado en el Concejo para los derechos humanos de la Onu. Mientras tanto el experto sostiene que “el compromiso del gobierno en la protección de los derechos fundamentales del hombre debe transformarse en realidad”. Las autoridades de Astana “deben obrar en conformidad con los estándares y las leyes internacionales en materia de derechos humanos”.

KAZAKHSTAN-ONU_-_0410_-_Ambiente.jpg