Vocero de la Iglesia católica: el pueblo egipcio está unido en la lucha contra el terrorismo jihadista
El p. Rafic Greiche explica que “más que el miedo” domina un sentimiento “de ira” por la muerte del fiscal y el ataque en Sinaí. Al menos un centenar de víctimas en el asalto desatado por los islamistas en la península. Para el líder católico en la muerte del fiscal es evidente la “relajación” de la policía. Fuerzas externas tratan de traer la “inestabilidad” al país.

El Cairo (AsiaNews)- “Aunque haya diferencias de visiones y divisiones con el gobierno y el presidente Abd al-Fattah al-Sisi, es tiempo de estar unidos contra los terroristas, contra cuántos provocan violencias y quieren llevar la guerra a la península de Sinaí”. Es este el espíritu que, de hace algunas horas, anima al pueblo egipcio golpeado en estos días por una ola de violencias de matriz islámica. Lo confirma a AsiaNews, el p. Rafic Greiche, director de la Sala de prensa de la Iglesia católica en Egipto, según el cual la gente está “unida”, los cristianos con los musulmanes, en esta batalla por el futuro de la nación. “Más que el miedo- explica el vocero de los católicos egipcios- domina un sentimiento de ira por el asesinato del fiscal y el ataque desatado en el Sinaí. Las personas no tienen miedo de una bomba y están listos para una lucha a todo campo contra los jihadistas….unidos con el presidente y cuántos combaten contra el terrorismo”.

En estas horas el Cairo anuncia que el ejército continuará su ofensiva en la península del Sinaí, después del ataque desatado ayer por una franja combatiente local, ligado a las milicias del Estado islámico, que provocó más de 100 muertos. Fuentes militares confirman que las operaciones irán adelante sin tregua, hasta que la zona no sea limpiada de “la presencia terrorista”. El ataque de la aviación del Cairo contra puestos y objetivos, continuaron hasta las primeras horas de hoy. En el enfrentamiento a fuego entre el ejército y los jihadistas habrían muerto al menos 70 personas, la mayor parte civiles y varios soldados. Unas 38 víctimas entre las milicias extremistas que habrían utilizado, como lo afirman varias fuentes del ejército egipcio, “un número de personas y armas jamás vistas antes”.

El de ayer es uno de los asaltos coordinados de mayor portada desatado por el Estado islámico en Egipto. Desde octubre pasado, el gobierno declaró el estado de sitio y el estado de emergencia en la región, a continuación del asesinato de decenas de soldados en un ataque lanzado por los milicianos. Desde el año 2013, año de la caída del ex presidente Mohammed Morsi, cercano a la Fraternidad musulmana, ahora declarada ilegal, murieron más de 600 entre soldados y policías en la zona.

Por el resto, el cuadro general en lo que se refiere a la seguridad en Egipto está en progresivo empeoramiento. El 29 de junio pasado fue asesinado en un atentado en el Cairo el fiscal general de Egipto, Hisham Barakat, en primera fila en la lucha los movimientos islamistas en el país. Se trata del más alto funcionario estatal en morir por mano jihadista.

Por el resto, el cuadro general que se refiere a la seguridad en Egipto está en progresivo empeoramiento. El 29 de junio pasado fue asesinado el fiscal general de Egipto, Hisham Barakat, en primera fila en la lucha contra los movimientos islamistas en el país. Se trata del más alto funcionario estatal en morir por mano jihadista.

Siempre en tema de lucha al terrorismo, ayer la policía realizó una operación contra una célula de los Hermanos Musulmanes, guiada por el líder islamista Nasser al-Houfi. En la operación en el interior de un departamento privado murieron el jefe de la célula y los otros 8 afiliados.

 Interpelado por AsiaNews, el p. Rafic dice que “hoy la situación en tema de seguridad es normal”, aunque si el asesinato del fiscal demostró las fallas que están presentes en la lucha interna al terrorismo. “Era resabido- afirma el vocero de la Iglesia católica- que Hisham Barakat fuese uno de los objetivos primarios de los terroristas. No se explica el aflojamiento de las medidas de seguridad alrededor de su persona predispuestas por la policía y por los servicios de inteligencia” y los errores hechos que, en este caso fueron “evidentes”. “No se entiende por qué haya habido esta falta de atención, esta relajación”.

El p. Rafic confirma que la lucha al terrorismo es “la prioridad número 1 del gobierno”, que habla en modo abierto de “guerra”. Ayer “al menos 200 personas” entraron a la península de Sinaí para realizar el ataque, agrega el vocero y “la mayor parte de los combatientes provienen del extranjero, no son egipcios”. La idea difundida, explica, es que el Estado islámico y los combatientes jihadistas “estén tratando de realizar acciones terroristas para favorecer a la Fraternidad musulmana, combatiendo al presidente y creando un clima de inestabilidad”

“Hoy, Egipto-concluye el vocero de la iglesia católica- es como un sándwich, rodeado por países inestables en los cuales está presente la amenaza jihadista, como en Libia, Sudan, península de Sinaí…y todavía Siria e Irak”. La lucha al terrorismo debe ser un “compromiso global”, pero a menudo “nos sentimos abandonados y hay organizaciones internacionales y grupos de inteligencia que no quieren la estabilidad”. Por fortuna hay ejemplos de colaboración entre cristianos y musulmanes, en particular en este período de ayuno y oración (Ramadan), que se convierten en “fuente de esperanza para el futuro” (D.S).

 

EGITTO_-_violenze.jpg