Cristianos y musulmanes tunecinos entusiasmados por el Premio Nobel: “Estamos en el camino justo”
Para el párroco de Cartago, el Nobel asignado al Cuarteto es un reconocimiento por los buenos resultados alcanzados en Túnez con la primavera árabe y después. Un aliento para todos los países árabes y musulmanes. Abogado musulmán subraya la importancia de la sociedad civil en la transformación del país. Democracia y transparencia faltan en muchos países árabes y musulmanes, pero esos “no son valores occidentales son para todos”.

Túnez (AsiaNews)- “¡Una hermosa noticia!” “¡Un gran honor para Túnez!”, “un importante reconocimiento para el camino iniciado en el país gracias a la sociedad civil”, un signo de esperanza “para todo el mundo árabe y musulmán”: son los entusiastas comentarios en caliente recogidos en la capital tunecina inmediatamente después del anuncio del Premio Nobel asignado al Cuarteto para el diálogo nacional, que logró frenar la guerra civil en Túnez y abrió el camino para una Constitución liberal y la democracia. U  hecho importante: las afirmaciones entusiastas son casi las mismas para cristianos y musulmanes.

El p. Jawad Alamat, párroco de Cartago y director de las Pontificias obras misioneras dice enseguida, que el Nobel es “un premio para Túnez, dónde inició la primavera árabe, que no en todos lados tuvo el mismo resultado”.

“Y- continúa- también un aliento a todos los esfuerzos en acto para edificar una sociedad que respete todos los derechos humanos y la democracia”. No se tiene que olvidar que Túnez es el único país de mayoría islámica que defiende la libertad de conciencia.

“Pienso- agrega el p. Jawad- que este premio pueda ser un mensaje para toda la región de África del Norte y para Medio oriente: es posible dialogar entre todas las componentes sociales y construir una sociedad democrática. Además es un apoyo a todos los países musulmanes. A menudo estos países- vista la situación- son mirados como un caldero de violencias y de problemas y marginados”.

Majed Hajj Alí, de 39 años, abogado y activista político independiente, está “feliz porque el premio fue dado también a la Orden de los abogados (uno de los miembros del Cuarteto premiado, ndr). Esto demuestra la importancia que ha tenido y tiene la sociedad civil tunecina en la revolución y después de la revolución para crear un consentimiento entre todas las partes sociales”.

Túnez, hace meses fue afectada por una serie de atentados terroristas, al Museo Bardo y en la playa de Sousse, y los problemas no terminaros aún. Para Majed, el premio “es una bocanada de aire fresco entre todos los problemas sociales y económicos que tenemos. Es una confortación sobre la bondad de camino iniciado. Estamos caminando en la dirección justa. Con el Nobel, todo el mundo nos dice. ¡Bravo! Y esto será un motor para caminar más velozmente en el camino de la democracia y de la trasparencia”.

“Democracia y trasparencia no están presentes en muchos países árabes y musulmanes. Pero ellos no son valores occidentales: son para todos”.

 

 

Tunisia_-_demo.jpg