Rusia y EEUU firman un acuerdo de seguridad para evitar enfrentamientos en los ataques en Siria
Moscú y Washington han alcanzado un memorándum de entendimiento; el cual predispone líneas de comunicaciones privilegiadas y contactos en el campo de batalla. Fija una distancia de “seguridad” entre ambos ejércitos, comprometidos en el conflicto. Quedan excluidos los ataques aéreos coordinados, y tampoco se comparten objetivos ni inteligencia.

Damasco (AsiaNews/Agencias)- Rusia y EEUU han firmado un acuerdo que, según los firmantes, tiene la intención de evitar el peligro de enfrentamientos entre las dos aviaciones comprometidas durante estas semanas en bombardeos aéreos contra objetivos jihadistas en Siria. Moscú inició una campaña militar junto al ejército del gobierno el pasado 30 de septiembre, destinada a atacar las posiciones, armas y medios del Estado islámico (EI) y de otros grupos terroristas (entre los cuales está Al-Nusra, emanación de Al-Qaeda en el país). La semana pasada,  cazas americanos y rusos llegaron a tener contacto visual “dentro del mismo espacio aéreo”, quedando a pocos kilómetros uno del otro.

Peter Cook, vocero del Pentágono, declara que el contenido del acuerdo permanecerá secreto, siguiendo las indicaciones propuestas por Moscú en el momento de la firma. Este dispone líneas de comunicación privilegiada entre las partes y un punto de contacto en el campo de batalla.

Sin embargo, los dos ejércitos no están obligados a compartir las informaciones recogidas en el campo. El acuerdo prevé,  además,  que los medios de los dos ejércitos permanezcan a cierta distancia el uno del otro por “seguridad”, pero no hay indicaciones precisas sobre el límite fijado.

Mientras tanto,  también Moscú, confirma la firma de un memorándum entre ambos frentes. El vice-ministro ruso de Defensa, Anatoly Antonov refiere que éste “contiene una serie de reglas y restricciones que tienen como intención prevenir accidentes entre los cazas rusos y americanos”.

Analistas y expertos en cuestiones militares subrayan que para llegar a un acuerdo entre las partes se necesitaron tres semanas y que tiene una finalidad limitada. Este no prevé ataques aéreos coordinados entre ambas partes, y tampoco acepta compartir ni objetivos ni inteligencia, sino que sólo quiere prevenir e impedir que se verifiquen accidentes entre ambas aviaciones,  comprometidas en el campo de batalla.

Activistas sirios cercanos a la oposición y naciones occidentales afirman que los cazas rusos atacan también objetivos que no son precisamente del Estado Islámico; una acusación que el Kremlin rechaza fuertemente. Moscú inició la campaña militar contra el EI y otros grupos jihadistas luego del pedido efectuado por el presidente sirio Bashar al-Assad, histórico aliado del gobierno ruso.

Desde marzo de 2011, fecha de inicio de los enfrentamientos entre el gobierno Assad y una multiforme coalición de opositores, murieron ya unas 250.000 personas. Los evacuados, según los datos de la la Onu, son más de 11 millones. Al menos 4 millones han elegido naciones vecinas- Turquía, Líbano, Jordania e Irak- mientras que otras 150.000 han pedido asilo a la Unión Europea. Los otros 6,5 millones son evacuados internos, es decir, personas que han abandonado todo,  pero que eligieron permanecer en el país.

SIRIA_-_accordo_usa_russia.jpg