El Papa en Kenia: jamás la violencia en nombre de Dios, que llama a la misión y a crear una sociedad justa
En el segundo día en África, Francisco encuentra a los líderes religiosos y celebra la misa. “La salud de cualquier sociedad depende de la salud de las familias”. “Sostener a las familias en su misión al interior de la sociedad, a acoger a los niños como una bendición para nuestro mundo y a defender la dignidad de cada hombre y de cada mujer, porque todos somos hermanos y hermanas en la única familia humana”. Comprensión interreligiosa, de la amistad y de la colaboración en el defender la dignidad conferida por Dios a cada individuo y a los pueblos”.

Nairobi (Asianews)- Dios, el nombre el cual “jamás debe ser usado para justificar el odio y la violencia”, llama a cada creyente a ser misionero, para llevar a todos lados el Evangelio, “que cambia la vida” y hace capaz de construir también una sociedad en la cual reinan la concordia civil y la solidaridad y en la cual los cristianos son llamados a “oponer resistencia a las prácticas que favorecen la arrogancia en los hombres, hieren y desprecian a las mujeres y amenazan la vida de los inocentes aún no nacidos”.

La segunda jornada de Francisco en Kenia se abrió con un encuentro con los líderes de las diversas confesiones cristianas y de otras tradiciones religiosas presentes en el país y con la primera misa celebrada por él en África (en la foto). Francisco la ha celebrado cerca de la universidad de Nairobi. En un auto descubierto, bajo una intensa lluvia, hizo una vuelta entre los centenares de miles de fieles reunidos en el Central Park, sobre el cual hasta hacía poco volaba un helicóptero de la policía, mientras que otras decenas de miles han seguido la celebración desde las enormes pantallas instaladas en el cercano Uhuru Park, donde hace treinta años celebró la Misa el Papa Juan Pablo II, el primer Papa que visitó Kenia.

En un rito para la evangelización de los pueblos, rico, según la tradición africana, de danzas y cantos, Francisco subrayó no sólo “la tarea” misionera confiada a cada fiel, pero también la importancia de la familia, central en la cultura africana y de los jóvenes, futuro de cada país. De los jóvenes había hablado también en el encuentro con los líderes religiosos cuando, hablando del extremismo religioso religiosos había dicho que “demasiado a menudo los jóvenes se convierten en extremistas en nombre de la religión para sembrar discordia y miedo y herir el tejido mismo de nuestras sociedades; cuánto es importante que seamos reconocidos como profetas de paz, constructores de paz, armonía y respeto recíproco”.

 "La palabra de Dios - dijo, en italiano, durante la misa - nos habla en lo más profundo de nuestro corazón. Dios nos dice hoy que le pertenecemos. Él nos hizo, somos su familia, y Él siempre estará presente para nosotros. «No temas», nos dice: «Yo los he elegido y les prometo darles mi bendición» (cf. Is 44,2-3). Hemos escuchado esta promesa en la primera lectura de hoy. El Señor nos dice que hará brotar agua en el desierto, en una tierra sedienta; hará que los hijos de su pueblo prosperen como la hierba y los sauces frondosos. Sabemos que esta profecía se cumplió con la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés. Pero también la vemos cumplirse dondequiera que el Evangelio es predicado y nuevos pueblos se convierten en miembros de la familia de Dios, la Iglesia. Hoy nos regocijamos porque se ha cumplido en esta tierra. Gracias a la predicación del Evangelio, todos nosotros hemos entrado a formar parte de la gran familia cristiana".

La importancia de la familia en el plan de Dios

"La profecía de Isaías nos invita a mirar a nuestras familias y para darse cuenta de lo importante que son en el plan de Dios. La sociedad de Kenia durante mucho tiempo ha sido bendecida con una fuerte vida familiar, con un profundo respeto por la sabiduría de los ancianos y el amor a los niños. La salud de cualquier sociedad depende de la salud de las familias. Por el bien de sí mismos y de la comunidad, la fe en la Palabra de Dios nos llama a apoyar a las familias en su misión dentro de la empresa, para recibir a los niños como una bendición para nuestro mundo y para defender la dignidad de cada hombre y de cada mujer, porque todos somos hermanos y hermanas en la familia humana. En obediencia a la Palabra de Dios, estamos llamados a resistir a las prácticas que promueven la arrogancia en los hombres, herir o despreciar a las mujeres y poner en peligro la vida de los no nacidos inocentes. Estamos llamados a respetar y fomentar entre sí y llegar a todos los necesitados. Las familias cristianas tienen esta misión especial: para irradiar el amor de Dios y vierte el agua de su Espíritu vivificante. Esto es particularmente importante hoy, porque somos testigos del avance de las nuevas desiertos, creadas por una cultura del materialismo y de la indiferencia hacia los demás".

"El Señor nos da otra promesa en las lecturas de hoy. Como el Buen Pastor que nos guía por los caminos de la vida, Él nos promete hacernos vivir en su casa para la extensión de la jornada (cf. Sal 23,6). Aquí también vemos cumplido su promesa en la vida de la Iglesia. En el Bautismo, Él nos conduce hacia aguas tranquilas y revive nuestra alma; En la Confirmación nos unge con el óleo de la alegría espiritual y la fuerza; En la Eucaristía nos prepara una mesa, la mesa de su Cuerpo y su Sangre para la salvación del mundo. ¡Necesitamos estos dones de la gracia! ¡El mundo necesita de estos regalos! ¡Kenia necesita estos regalos! Ellos nos fortalecen en la fidelidad en medio de la adversidad, cuando parecemos caminar "en el valle de la sombra de la muerte" (Sal 23,4). Pero también cambian nuestros corazones. Nos hacernos más fieles discípulos del Divino Maestro, vaso de misericordia y bondad en un mundo herido por el egoísmo, el pecado y la división. Estos son los dones con que Dios, en su providencia, les permite ser capaces, como hombres y mujeres de fe, de ayudar a la construcción de su país en la concordia civil y la solidaridad fraterna. En particular, son regalos que deben ser compartidas con los jóvenes, que aquí, como en este gran continente en otros lugares, son el futuro de la sociedad.”

Que los jóvenes construyan una sociedad más justa

“Aquí, en el corazón de esta Universidad, donde se forman las mentes y los corazones de las nuevas generaciones, hago un llamado especial a los jóvenes de la nación. Que los grandes valores de la tradición africana, la sabiduría y la verdad de la Palabra de Dios, y el generoso idealismo de su juventud, los guíen en su esfuerzo por construir una sociedad que sea cada vez más justa, inclusiva y respetuosa de la dignidad humana. Preocúpense de las necesidades de los pobres, rechacen todo prejuicio y discriminación, porque –lo sabemos– todas estas cosas no son de Dios. Todos conocemos bien la parábola de Jesús sobre aquel hombre que edificó su casa sobre arena, en vez de hacerlo sobre roca. Cuando soplaron los vientos, se derrumbó, y su ruina fue grande (cf. Mt 7,24-27). Dios es la roca sobre la que estamos llamados a construir. Él nos lo dice en la primera lectura y nos pregunta: «¿Hay un dios fuera de mí?» (Is 44,8)”.

 “Cuando Jesús resucitado afirma en el Evangelio de hoy: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra» (Mt 28,18), nos está asegurando que Él, el Hijo de Dios, es la roca. No hay otro fuera de Él. Como único Salvador de la humanidad, quiere atraer hacia sí a los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares, para poder llevarlos al Padre. Él quiere que todos nosotros construyamos nuestra vida sobre el cimiento firme de su palabra. Este es el encargo que el Señor nos da a cada uno de nosotros. Nos pide que seamos discípulos misioneros, hombres y mujeres que irradien la verdad, la belleza y el poder del Evangelio, que transforma la vida. Hombres y mujeres que sean canales de la gracia de Dios, que permitan que la misericordia, la bondad y la verdad divinas sean los elementos para construir una casa sólida. Una casa que sea hogar, en la que los hermanos y hermanas puedan, por fin, vivir en armonía y respeto mutuo, en obediencia a la voluntad del verdadero Dios, que nos ha mostrado en Jesús el camino hacia la libertad y la paz que todo corazón ansía”.

“Que Jesús, el Buen Pastor, la roca sobre la que construimos nuestras vidas, los guie a ustedes y a sus familias por el camino de la bondad y la misericordia, todos los días de sus vidas. Que él bendiga a todos los habitantes de Kenia con su paz. «Estén firmes en la fe. No tengan miedo». «Porque ustedes pertenecen al Señor». Mungu awabariki! (Que Dios los bendiga) Mungu abariki Kenya! (Que Dios bendiga a Kenia)”

El dialogo ecuménico e interreligioso “es esencial”

Del papel y las tareas de las religiones en la construcción de una sociedad abierta y reconciliada Francisco habló en la reunión con los líderes religiosos a quien les ha dicho que "el diálogo ecuménico e interreligioso no es un lujo. No es algo adicional u opcional, pero es esencial, es algo de lo que nuestro mundo herido por conflictos y divisiones, necesita más y más".

“Nuestras creencias y prácticas religiosas influyen en nuestro modo de entender nuestro propio ser y el mundo que nos rodea. Son para nosotros una fuente de iluminación, sabiduría y solidaridad, que enriquece a las sociedades en las que vivimos. Cuidando el crecimiento espiritual de nuestras comunidades, mediante la formación de la inteligencia y el corazón en las verdades y en los valores que nuestras tradiciones religiosas custodian, nos convertimos en una bendición para las comunidades en las que viven nuestros pueblos. En las sociedades democráticas y pluralistas como la keniata, la cooperación entre los líderes religiosos y sus comunidades se convierte en un importante servicio al bien común”.

“Desde esta perspectiva, y en un mundo cada vez más interdependiente, vemos siempre con mayor claridad la necesidad de una mutua comprensión interreligiosa, de amistad y colaboración para la defensa de la dignidad otorgada por Dios a cada persona y a cada pueblo, y el derecho que tienen de vivir en libertad y felicidad. Al promover el respeto de esa dignidad y de esos derechos, las religiones juegan un papel esencial en la formación de las conciencias, infundiendo en los jóvenes los profundos valores espirituales de nuestras respectivas tradiciones, preparando buenos ciudadanos, capaces de impregnar la sociedad civil de honradez, integridad y una visión del mundo que valore a la persona humana por encima del poder y del beneficio material”.

“Pienso aquí en la importancia de nuestra común convicción, según la cual el Dios a quien buscamos servir es un Dios de la paz.  Su santo Nombre no debe ser usado jamás para justificar el odio y la violencia. Sé que está aún vivo en sus mentes el recuerdo de los bárbaros ataques al Westgate Mall, al Garissa University College y a Mandera. Con demasiada frecuencia, se radicaliza a los jóvenes en nombre de la religión para sembrar la discordia y el miedo, y para desgarrar el tejido de nuestras sociedades. Es muy importante que se nos reconozca como profetas de paz, constructores de paz que invitan a otros a vivir en paz, armonía y respeto mutuo. Que el Todopoderoso toque el corazón de los que cometen esta violencia y conceda su paz a nuestras familias y a nuestras comunidades”.

REUTERS1134570_Articolo.jpg