La Liga árabe condena a Irán por el ataque a la embajada saudita
Ayer hubo una cumbre de emergencia convocada por Riad. La mayor parte de los países miembros votaron a favor de la condena, con la excepción del Líbano y Siria (que fue suspendida del grupo). Se estudian eventuales represalias para el futuro. Teherán rechaza las acusaciones y reitera: "No estamos involucrados en dichos episodios de violencia".

 

El Cairo (AsiaNews/Agencias) - Los altos mandatarios de la Liga árabe, reunidos ayer en El Cairo, condenaron los recientes ataques contra las misiones diplomáticas sauditas en Irán, desencadenados por la decisión de Riad de ajusticiar en los primeros días del año a 47 "terroristas" , entre los cuales estaba el dignatario chiita Nimr al-Nimr. En el comunicado difundido al término de la reunión de emergencia, llevada a cabo en la capital egipcia, los ministros de los países miembros acusan a las autoridades iraníes de no haber sabido garantizar la protección a la embajada en Teherán ni al consulado en Mashad. 

La mayoría de los países miembros de la Liga arabe votaron a favor de la condena de Teherán. Entre las pocas excepciones a ello, se contaron el Líbano, donde la influencia de Hezbollah (cercano a Teherán) es fuerte, y también Siria, aliada de Irán en la región, pero actualmente suspendida de la Liga arabe. 

El documento final del encuentro de ayer en El Cairo -una reunión de emergencia querida fuertemente por Riad- no prevé de momento medidas específicas contra Irán, pero se está estudiando la formación de un comité llamado a evaluar posible acciones en el futuro. 

Nabil al-Arabi, lider de la Liga árabe, señala a Irán, acusando a dicho país de haber cumplido "gestos provocadores"; para el Jeque Abdullah bin Zayed al-Nahyan, ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Irán ha fomentado el odio confesional adrede. “[Teherán] no ha vacilado en usar el arma confesional para dominar en la región e interferir en los asuntos internos de las naciones árabes, dirigiendo amenazas y apoyando a grupos extremistas”, declaró el alto diplomático. 

En las horas sucesivas, Irán respondió con desdén e ira a la movida diplomática de los países árabes en su contra, afirmando contundentemente la posición expresada reiteradas veces en los últimos días: no hay ningún involucramiento ni participación en las violentas protestas que siguieron a la condena capital del dignatario chiita.  

En los últimos días, varias naciones del Golfo y del mundo musulmán han seguido los pasos de los sauditas, interrumpiendo sus relaciones diplomáticas con Irán. El 7 de enero Irán acusó a Arabia Saudita de haber bombardeado su misión diplomática en Yemen, provocando daños y heridos entre el personal de la embajada. 

La escalada de la tensión entre Riad y Teherán corre el riesgo de complicar aún más los esfuerzos dilpomáticos en Siria y las exiguas esperanzas de paz para una nación que lleva cinco años castigada por un conflicto que ya ha causado la muerte de al menos 250.000 personas y más de 11 millones de desplazados. 

 

GOLFO_-_IRAN_-_lega_araba.jpg