ONU: el 29 de enero se emprenden en Ginebra los coloquios por la paz en Siria

El enviado especial, Staffan de Mistura, anuncia “negociaciones de acercamiento”, aunque de índole indirecta.  Está excluida la presencia del Estado Islámico y de al Nusra. Turquía aplica el veto para evitar la presencia kurda. Pero para lograr el éxito de las negociaciones, pesan las diferencias existentes en el seno de la oposición, que aún no ha podido llegar a un acuerdo sobre la delegación a enviar. Al menos 23 muertos en un atentado en Alepo. 


Damasco (AsiaNews/Agencias) – El próximo 29 de enero se inauguran los coloquios destinados a alcanzar una solución política para lograr el cese de la guerra en Siria. Las partes involucradas tendrán un plazo de seis meses para arribar a un compromiso que ponga fin al conflicto que en cinco años ha causado 260.000 muertos, 4,6 millones de prófugos y 12 millones de desplazados internos. Sin embargo, pesan aún los conflictos en el seno de la oposición siria, que aún no logra ponerse de acuerdo sobre los representantes de la delegación que está llamada a participar en los coloquios.

 

A pocos días del inicio del diálogo, las tratativas acerca de la composición de las delegaciones, y los nombres de los participantes continúan arrojando más de una sombra sobre el eventual éxito del encuentro.

 

Las prioridades fijadas por el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura son: el logro del cese del fuego, la lucha contra el llamado Estado Islámico, y el incremento de la ayuda humanitaria, en particular en las zonas que están en mayor riesgo. El alto diplomático habla de “negociaciones de acercamiento” de índole indirecta; a estos mismos negociadores les estará confiada la tarea de llevar mensajes entre las partes en lucha.

 

Dichos coloquios han sido aplazados varias veces, por la falta de acuerdo sobre las delegaciones llamadas a participar; en particular, hay fuertes contraste en el seno de una oposición siria que tiene un espectro sumamente variado, y que aún no ha encontrado una voz en común. Por otro lado, Turquía ya ha manifestado que frustrará toda tentativa de paz si se llega a invitar a representaciones kurdas a la mesa de discusiones, puesto que siempre ha considerado a dicha facción opositora como “terrorista”.

 

Queda totalmente excluida la presencia de personalidades del EI o de al-Nusra, célula siria de la red de al Qaeda.

 

Los coloquios han de inaugurarse en los próximos días en Ginebra, y se concentrarán en el cronograma fijado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en diciembre pasado, que prevé el inmediato cese del fuego, un gobierno de transición en el plazo de seis meses, y el llamado a elecciones en los próximos 18 meses. La oposición insiste en su postura actual, que pone el énfasis en un “gobierno de transición” que ponga punto final al dominio del presidente Bashar al Assad. El jefe de la diplomacia de Washington parece orientarse más al nacimiento de un “gobierno de unidad nacional”, y no de un Ejecutivo “de transición”, como está previsto en la resolución 2254 del 18 de diciembre. “No hay precondiciones” para venir a Ginebra, declaró Kerry, para quien el mensaje es “vengan aquí y hablemos”.

 

Mientras tanto, la violencia en el país no se detiene. Ayer, al menos 23 personas murieron en un ataque perpetrado contra un puesto de control de los rebeldes en Alepo. Por el momento, no se conocen los nombres de los responsables del atentado, que causó decenas de heridos. La mayor parte de las víctimas eran combatientes del grupo rebelde islámico Ahrar el-Cham. Fuentes locales informan que el kamikaze estaba a bordo de un camión cargado de explosivos, y que se hizo estallar por los aires en las inmediaciones del cuartel general del grupo, en el barrio de Soukkari.

SIRIA_-_colloqui_pace.jpg