Bangladesh, monjas católicas robadas y golpeadas en la noche
de Sumon Corraya

Un grupo de aproximadamente 20 personas atacó a la iglesia Karpashdanga y un convento de las catequistas del Inmaculado Corazón de María. Los guardias de seguridad fueron mantenidos a punta de pistola. Una religiosa se niega a entregar el dinero - en la casa para pagar el enladrillado - y se le dio una palmada con violencia. Activista cristiano: "señal de alarma, las hermanas han sido siempre muy respetada en el país".


Dacca (AsiaNews) - Una multitud de unas 20 personas atacaron en la noche un convento de monjas y una iglesia católica en el distrito Chuadanga, 161 km al oeste de la capital Dacca. Los culpables robaron a las religiosas mediante la intimidación y la violencia, y saquearon la iglesia. La policía, informada, ha abierto una investigación. Sin embargo, un líder cristiano señala a AsiaNews que es "preocupante" que ahora incluso los religiosos no sean inmunes a la violencia en el país.

El ataque tuvo lugar alrededor de la medianoche entre el 6 y 7 de febrero. En la mira la iglesia Karpashdanga, junto a un convento de las catequistas del Inmaculado Corazón de María (v. Foto). Esta es una congregación diocesana, fundada en 1951 por el entonces Obispo de Dinajpur Mons. Joseph Obert, PIME (Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras). El párroco, P. Arun Halsona, estaba en la capital por motivos pastorales: los asaltantes ataron a los dos guardias de seguridad y entraron armados.

En un primer momento entraron en la iglesia, donde destruyeron algunos libros de oraciones. Luego entraron en el monasterio, donde tres hermanas dormían: se despiertan y se mantienen bajo la amenaza de las armas, mientras que llevan a cabo el robo. Entre los teléfonos móviles robados, algunos objetos de poco valor y por encima de 350 mil rupias bangladesíes (alrededor de 4 mil euros) que las hermanas tenían en su casa para pagar el enladrillado en el convento. Le quitaron hasta la ropa a las religiosas.

Uno de ellos fue abofeteada con fuerza porque se había negado a entregar el dinero, pero por suerte el grupo no las sometieron a otros abusos físicos. Sin embargo, ahora viven en el miedo: la policía, informada de los hechos, ha abierto una investigación, pero hasta el momento no ha logrado identificar a los culpables.

Nirmal Rozario, secretario general de la Asociación Cristiana de Bangladesh, dijo a AsiaNews: "Estamos muy preocupados, ya que también fue alcanzado un lugar vigilado por agentes de seguridad. Pero sobre todo porque quienes terminan en el punto de mira en esta ocasión fueron las hermanas: en nuestro país los religiosos siempre han sido muy respetados, pero este estado de cosas parece no ser más". Para el activista, "el gobierno está cerca de las minorías y hace todo lo posible para ayudarnos, pero alguien quiere crear la anarquía en el país. Eso por esto que sirven sólo rápidas investigaciones contra los autores de tales actos".

BANGLADESH_-_0208_-_Violenza2.jpg BANGLADESH_-_0208_-_Violenza2.jpg