Médico católico: La India es la capital mundial del alquiler de vientres
de Nirmala Carvalho

Cada año, en la India se registran 6 millones de abortos, es decir, 26 mujeres cada 1000 en edad reproductiva. A pesar de que la ley prohíbe la práctica de la determinación del sexo en las pruebas prenatales, muchísimas niñas siguen siendo abortadas.  El problema de la ancianidad de la población, sobre todo en áreas rurales. Los ancianos “son abandonados y discriminados en base al estatus y a la pertenencia social. Pero la Iglesia acoge a muchos de ellos de manera gratuita.”. Después del gobierno, la Iglesia es el mayor proveedor de servicios de salud.


Mumbai (AsiaNews) – El boom “de la industria de la maternidad subrogada ha atribuido a la India el título de capital mundial del vientre en alquiler” Es lo que dice a AsiaNews  el Dr. Pascoal Carvalho, miembro de la Pontificia academia por la vida, refiriéndose a la práctica -que está significativamente en aumento- que permite a las parejas, sobre todo del exterior, “alquilar” el útero de una gestante, siendo mucho más “económico” en la India que en otros países occidentales.  El médico católico, quien es miembro de la Comisión diocesana por la vida humana, informa que la India es uno de los países en que es más fácil abortar: “Las estimaciones informan más de 6 millones de abortos al año a nivel nacional. Esto implica que 26 mujeres cada 1000 en edad reproductiva no traen al mundo a sus hijos”.   

El Dr. Carvalho se encuentra en Roma por haber asistido a la asamblea plenaria de la Pontificia academia por la vida, cuyos participantes fueron recibidos ayer por el Papa. A propósito de la advertencia hecha por Francisco contra la cultura de la “mercantilización” de la vida y de las “colonizaciones ideológicas”, el médico subraya que las parejas que deciden abortar en la India deben superar un atento escrutinio. Los servicios “para el aborto seguro –dice- están reservados a las causas que se vinculan con la obligación de indicar la interrupción del embarazo en el ámbito de la salud”. Pero luego, denuncia él, “no obstante rige el Pre-Natal Diagnostic Techniques Act de 1994 – que prohíbe la prueba para la determinación del sexo- los tests son igualmente practicados, y se comete el homicidio del feto”.

 

Las prácticas discriminatorias contra el sexo femenino siguen aún muy difundidas en la India, donde las “arraigadas normas culturales consideran a la mujer inferior al hombre”. En esta era de secularismo y tecnología, agrega, “el desafío de la medicina contemporánea es brindar a los pacientes tratamientos que sean, ante todo, respetuosos de la persona humana. En el año 2014, el Simposio de la Comisión para la teología y la doctrina de la Conferencia episcopal de obispos de rito latino (CCBI) pidió que se prohibieran la maternidad subrogada y la eutanasia”.

 

Mientras “la cultura de la muerte parece estar ganando terreno. Continúa, la cultura de la vida es defendida ardientemente, y promovida en todas sus formas, por la Iglesia católica. A pesar de que la comunidad cristiana en la India es minúscula (el 2,3% de la población), cerca de 130.000 personas prestan servicios en centros educativos y de salud. Religiosos, laicos y voluntarios trabajan en 4.760 centros médicos, y, entre ellos, en 6 escuelas de medicina (medical college) y en 740 hospitales”.  

El Dr. Carvalho afirma: “Después del gobierno, la Iglesia es el mayor proveedor de tratamientos médicos. Se calcula que la comunidad cristiana gestiona el 22% del plantel y de los programas de salud, de los cuales el 85% está situado en las áreas más remotas”.

Un lugar privilegiado es reservado al cuidado de los ancianos, sobre todo previendo que para el año 2050 las personas por arriba de los sesenta años superarán en número a los menores de 14 años. “La situación es aún más comprometedora si se tiene en cuenta que el 80% de los ancianos reside en zonas rurales, y el 30% de ellos está por debajo de la línea de pobreza. La India se ubica en el 73er puesto sobre un total de 91 países, en lo que hace al índice global de ancianidad(GAWI). La Iglesia ha instituido 678 centros de formación y 443 centros de rehabilitación para las personas ancianas o inválidas. En todo el país, gestiona 615 geriátricos, que hospedan de manera totalmente gratuita a casi 18.500 ancianos, la mayor parte de ellos enfermos o abandonados por las familias”.

Lamentablemente, concluye, “existen también muchas limitaciones en el acceso a los tratamientos, dadas las barreras sociales con respecto al género o a la pertenencia a una religión, casta o estatus determinado. La Iglesia, en cambio, se funda sobre la creación a imagen de Dios, y por ende, reafirma la fe, el amor y la esperanza de Jesucristo, en particular, en este Jubileo de la Misericordia”.

INDIA_-_0304_-_Chiesa_e_sanità.jpg