India, 60 hermanas “Embajadoras de la vista” para alentar la donación de órganos

Las religiosas han participado en un encuentro organizado por los padres claretianos en Bangalore. El objetivo es sensibilizar a la población sobre el tema del trasplante de corneas. En el mundo viven treinta nueve millones de personas con problemas de vista, de los cuales quince millones están en India. Cada año se necesitarían ciento cuarenta mil trasplantes, pero hay sólo cuarenta mil donadores. Si todos los “religiosos donasen sus propios ojos, estaría satisfecha la entera demanda”. 


Bangalore (AsiaNews)- Casi unas sesenta hermanas indias pertenecientes a diversas congregaciones se comprometieron en donar sus propios ojos en el momento de la muerte. Lo decidieron durante un programa organizado por los padres claretianos en el Indian Institute of Spirituality de Bangalore. La iniciativa lleva por título: “The Project Vision” está dirigida a sensibilizar a la población sobre el tema de los enfermos con problemas de vista. En India reside un tercio de las personas no videntes a nivel mundial. Por esto las religiosas se comprometieron en convertirse en “Embajadoras de la vista” en los lugares donde viven y trabajan.

El evento se desarrolló el pasado 29 de febrero. El p. George Kannantharan, el organizador, explicó que se trata de un programa “que quiere hacer que los ciudadanos sean conscientes del problema y motivar a las hermanas a trabajar por esta causa. Ella se coloca en la obra bíblica de Jesús, que ha demostrado un amor especial para los ciegos, testimoniado por seis milagros de curación de los no videntes presentes en los Evangelios”.

A nivel mundial unos treinta nueve millones de personas tienen problemas de vista y quince millones de ellas viven en India. Sus condiciones de vida son realmente “tristes a causa de los desafíos físicos, sociales, psicológicas y económicas que enfrentan” por la enfermedad. La mayor parte de los discapacitados no logra sobrevivir.

Durante el programa fueron presentadas diversas propuestas de ayuda. El p. George dijo a la hermanas que “no quemen ni entierren vuestros ojos, porque éstos podrían ser los ojos de algún otro”. Después de vuestra muerte, déjenlos a alguien que no ha visto jamás el mundo”.

La donación de los ojos no está muy difundida en India. Cada año ciento cuarenta mil personas necesitarían de un trasplante de córnea, pero el número de donadores no supera los cuarenta mil. Esto quiere decir que cien mil enfermos son incluidos en las listas de espera.

Según el sacerdote, el trabajo de las hermanas en la sociedad en cuanto “Embajadoras de la vista” puede ser determinante en el contrastar la tradicional desconfianza en relación de la donación de la córnea. Las Embajadoras “tendrán un rol fundamental en la coordinación entre la familia que ha sufrido el luto y el banco de ojos. Ellas deberán dialogar con estas familias y alentarlas a donar el órgano del difunto. Si los familiares darán el consentimiento a la extirpación, las hermanas podrán contactar al banco de datos más cercano que puede proceder a la operación hasta seis horas después del deceso”.

Si “todos los religiosos donasen sus ojos- concluyó el p. George- y se comprometieran en favor de los ciegos que sufren, podría ser satisfecha la entera demanda de los trasplantes de córnea”.

(Ha colaborado Nirmala Carvalho)

INDIA_-_0305_-_Religiose_occhi.jpg