Vicario salesiano: el sacerdote raptado en Yemen aún está vivo. Recemos por él

El p. Cereda confirma las últimas noticias según las cuales el p. Tom, raptado por los yihadistas está “aún vivo” y pide no dejar de prestar atención a su caso. Él exhorta a mantener abierto el canal comunicativo y el interés de los medios sin “ejercitar presiones” o alimentar “falsas esperanzas”. Los salesianos piden se celebren misas, adoraciones eucarísticas y que se rece.


Roma (AsiaNews)- Sobre la cuestión del p. Tom Uzhunnnalil, el salesiano secuestrado por un comando extremista a los inicios de marzo es importante “tener despierta la atención” y “mantener abierto el canal comunicativo”, sin por esto ejercitar “presiones” o alimentar “falsas esperanzas”. Es cuánto subraya a AsiaNews el p. Francesco Cereda, vicario del Rector mayor de los salesianos, interpelado a dos meses de distancia del asalto de un comando del Estado Islámico (EI) al complejo de las Misionarias de la Caridad de Adén, en el sur de Yemen. Es importante, prosigue el sacerdote, “cultivar la esperanza a través de la oración” porque “sabemos que está todavía vivo”, como lo declaró en los días pasados mons. Paul Hinder, vicario apostólico de Arabia meridional.

Del 4 de marzo, el p. Tom está en manos del grupo yihadista, con toda probabilidad ligado al EI, que asaltó un asilo de ancianos y enfermos de las Misioneras de la caridad de Madre Teresa de Adén. En el ataque fueron masacradas cuatro hermanas y otras doce personas, que estaban presentes en el interior de la estructura. Hasta ahora no hay noticias ciertas sobre la suerte del sacerdote de cincuenta y seis años, que nació en Ramapuram, cerca de Pala (Kottavam, Kerala), en una familia de gran fe católica. Su tío materno, que murió el año pasado y también él salesiano, fue el fundador de la misión en Yemen. El p. Tom se encontraba en el país árabe desde hacía cuatro años.

Durante la Semana Santa en India circularon voces- sin fundamento- de un plan de los raptores que preveía la tortura, el asesinato y la crucifixión del sacerdote el 25 de marzo, en concomitancia del Viernes Santo. Voces desmentidas en diversas ocasiones por los salesianos y por el Vicariato de Arabia, pero que han alimentado los temores sobre la suerte del sacerdote indio. En respuesta la Familia salesiana pidió rezar por el p. Tom el Jueves Santo y en las principales celebraciones pascuales.

En los días pasados, mons. Hinder afirmó que el p. Tom “estaba vivo” y especuló sobre un “inminente” retorno a la libertad, si bien el optimismo inicial disminuyó con el transcurrir de las horas y la falta de ulteriores desarrollos positivos.

Si bien frente a una general incertidumbre, el p. Cereda subraya la importancia de la oración y el de “mantener viva” su situación. “Las últimas noticias son las dadas por el vicario apostólico, según las cuales el p. Tom está aún con vida” subraya el vicario del Rector mayor de los salesianos, por esto es aún más importante “no dejar caer esta historia en el olvido, sino tener alta la atención en la opinión pública”.

Por el momento no están previstas otras jornadas de oración, pero la Familia salesiana continúa recordando al sacerdote raptado en Yemen en muchas celebraciones, vigilias, misas. “Cada jueves a la tarde- dice el p. Cereda- en la casa generalicia aquí en Roma, celebramos la adoración eucarística con esta intención particular. Durante un reciente encuentro en Malta hemos celebrado una misa por su liberación”.

El trabajo diplomático, concluye el vicario del Rector mayor de los Salesianos, “está confiado a mons. Hinder. Nosotros contribuimos con la oración y el recuerdo. En estos días, en concomitancia con los dos meses del secuestro, hemos enviado una carta al hermano del p. Tom, como signo de cercanía con la familia y de esperanza para su inminente liberación. Hasta cuando no habrá noticias negativas, es necesario esperar y rezar”.

 

YEMEN_-_INDIA_-_hinder_e_tom.jpg