Papa: Pedro y Pablo, dos luces de Oriente y de Occidente. Pedido por el atentado en Estambul

En el Ángelus, el Papa Francisco recuerda a los dos apóstoles que han traído la fe a Roma. Aún hoy, ellos “quieren llevar una vez más a Jesús, su amor misericordioso, su consolación, su paz”. El saludo a la delegación ecuménica de Constantinopla y a los grupos de fieles chinos. El dolor y la oración por el pueblo turco por el ataque en el aeropuerto de Estambul.


Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Los Apóstoles Pedro y Pablo son las “columnas y las dos grandes luces que brillan no sólo en el cielo de Roma, sino en el corazón de los creyentes de Oriente y Occidente”. Lo dijo el Papa Francisco en su reflexión antes de recitar el Ángelus con los fieles en la plaza de San Pedro, en el día en el cual la Iglesia católica festeja su solemnidad. El Papa había poco antes celebrado la Santa Misa en la basílica de san Pedro, a la cual habían asistido algunos delegados enviados por Bartolomé I, patriarca ecuménico de Constantinopla. “Esta presencia-dijo Francisco- es signo de los fraternos ligámenes existentes entre nuestras Iglesias. Recemos para que se refuercen siempre más los vínculos de comunión y el común testimonio”.

Precedentemente el pontífice se detuvo sobre la misión de Pedro y Pablo, de la cual la ciudad de Roma es deudora: “Si aquí en Roma conocemos a Jesús y si la fe cristiana es parte viva y fundamental del patrimonio espiritual y de la cultura de este territorio, se lo debe a la valentía apostólica de estos dos hijos del Cercano Oriente. Ellos, por amor de Cristo, dejaron su patria y sin mirar a las dificultades del largo viaje y de los riesgos y de las diferencias que habrían encontrado, llegaron a Roma. Aquí se convirtieron en anunciadores y testigos del Evangelio entre la gente y sellaron con el martirio su misión de fe y de caridad.

Pedro y Pablo, hoy vuelven idealmente a estar entre nosotros, recorriendo las calles de esta Ciudad, llamando a las puertas de nuestras casas, pero sobre todo a la de nuestros corazones. Quieren llevar una vez más a Jesús, su amor misericordioso, su consolación, su paz. “¡Recibamos su mensaje! ¡Hagamos tesoro de su testimonio!”.

“A la Virgen María, “Salus Populi Romani”- concluyó- confiamos hoy al mundo entero y en particular esta ciudad de Roma, para que pueda encontrar siempre en los valores espirituales y morales de la cual es rica el fundamento de su vida social y de su misión en Italia, en Europa y en el mundo”.

Después de la plegaria mariana, antes de agradecer a los peregrinos venidos de todo el mundo, también de China, Francisco expresó su cercanía con Turquía, golpeada ayer por la noche por un ataque terrorista: “Ayer por la noche, en Estambul realizaron un brutal ataque terrorista, que mató e hirió a muchas personas. Recemos por las víctimas, por los familiares y por el querido pueblo turco. Que el Señor convierta los corazones de los violentos y sostenga nuestros pasos en el camino de la paz”. Él invitó a todos los presentes a un momento de silencio para luego recitar juntos una Ave María.

Al final, el Papa invitó a todos a participar en el “espectáculo pirotécnico que se realizará esta noche en la Plaza del Pueblo, cuyos ingresos irán para sostener las obras de caridad en Tierra Santa y en los países de Oriente Medio.

Pope-Angelus-hand.jpg