Manila: Beijing debe respetar el arbitraje en el Mar de China Meridional

El ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas rápidamente planteará la cuestión en la Cumbre euro-asiático prevista para mañana. Seca la réplica de Beijing: "No es el lugar adecuado" para hacerlo. Obispos filipinos preocupados por los migrantes en China. Llamada de monseñor Santos: "No hablar de la disputa en público y en las redes sociales".
 


Manila (AsiaNews) - China debe respetar la sentencia de la Corte permanente de arbitraje (Cpa)sobre el Derecho del Mar, en base a la cual Beijing "no tiene ningún derecho" a la soberanía sobre los territorios en disputa en el Mar de China Meridional. Así se dice en un comunicado que el gobierno de Manila, a dos días del histórica - aunque no sea vinculante - veredicto del Tribunal de La Haya en mérito a la controversia en las aguas de la región de Asia-Pacífico.

Beijing ayer ha intervenido sobre el caso, marcando como “fallido” el tribunal internacional que emitió la sentencia y reivindicando la soberanía sobre las islas y atolones de la discordia. El liderazgo de Beijing afirma haber sido "los primeros en haber descubierto, nombrado, explorado y explotado" la zona, ejerciendo una soberanía "continua y pacífica" y la jurisdicción.

Pronta la réplica del gobierno de Manila, encabezado por una nota oficial del ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas Perfecto Yasay. El alto funcionario anuncia la intención de llevar a discución la controversia en el contexto de la cumbre de dos días de Asia-Europa (ASEM), que se abrirá mañana en Ulan Bator, Mongolia, en presencia del primer ministro chino, Li Keqiang.

Ministro Yasay asistirá a la conferencia en nombre del presidente electo Rodrigo Duterte y "va a plantear la cuestión en el contexto de la agenda de la ASEM". Manila tiene la intención de continuar "en el enfoque pacífico y basado en normas y el derecho" para resolver disputas en el Mar de la China Meridional. El gobierno también pide a "todas las partes a respetar la decisión".

El nuevo presidente Duterte, que ha mantenido hasta ahora un enfoque más suave hacia China y una postura más diplomática en el conflicto, ha llamado la sentencia una "piedra miliar". Sin embargo, no ha querido celebrar la decisión de los jueces, continuando con la política de bajo perfil y relanzando el propósito de compartir los recursos naturales con Beijing.

Mientras tanto, el gobierno chino ya ha dicho que la cumbre en Mongolia "no es el lugar adecuado" para discutir el tema, que debería excluirse "de la agenda de labores" tal y como anunció el viceministro de Relaciones Exteriores, Kong Xuanyou.

Las repercusiones políticas y sociales de la decisión del tribunal de La Haya ya dan lugar a una preocupación incluso entre los obispos filipinos, que intervinieron en este momento sobre el tema. La atención se centra en los inmigrantes que viven y trabajan en China, que podrían ser objeto de ataques o represalias por parte de los movimientos nacionalistas o simples ciudadanos.

Por esto monseñor Ruperto Santos, obispo de Balanga y presidente de la Comisión Episcopal para el tratamiento de los migrantes y los trabajadores en el extranjero de la Conferencia Episcopal (CBCP), invita a sus conciudadanos a "no hablar" el asunto en público por "razones de seguridad". "Invitamos a los migrantes filipinos - dice el obispo - a mantener una actitud responsable, respetuoso y un perfil bajo. No hay necesidad de debatir el tema en público". Además instó a sus conciudadanos que viven en China a no para formar grupos, y no hablar de la decisión sobre las redes sociales y foros en línea.

El año pasado los obispos filipinos habían promovido una “oratio imperata” por la paz en el Mar de China Meridional.

FILIPPINE_-_CINA_-_manila_su_mar_cinese.jpg