Docentes católicos: el dictador Marcos no puede ser sepultado entre los héroes del país

La Asociación para la instrucción católica de Filipinas rechaza la decisión del presidente Duterte de llevar el cuerpo del ex presidente al cementerio monumental de Manila. La nación “no se verá sanada por esta elección, sino que se dividirá aún más”. El líder filipino “recuerde más bien a su madre, verdadera heroína de nuestra libertad”.


Manila (AsiaNews/CBCP)- La decisión de enterrar al ex director Ferdinando Marcos en el cementerio de los héroes nacionales de filipinas, “no ayudará a la unidad del país y no curará las heridas. Esto es evidente, dada la gravedad de los crímenes que cometió contra el pueblo y contra la nación entera”. Lo escribe la Asociación para la instrucción católica en una carta abierta enviada al presidente Rodrigo Duterte.

El nuevo líder anunció la intensión de transferir en septiembre próximo los restos mortales de Marcos al cementerio monumental Libingan, donde reposan los héroes de la Independencia de Japón y aquellos que han combatido justamente contra la dictadura del difunto “hombre fuerte de Manila”. Este “reinó” en Filipinas de 1965 al 1986, aplicando una feroz ley marcial para “contrarrestar la penetración comunista”. Dimitió después de las protestas populares guiadas en gran parte por la Iglesia católica y murió exilado en Hawaii en 1989. Por el  omento está sepultado en Batac, en el norte del país.

El neo elegido Duterte ya varias veces guiñó el ojo a los seguidores del ex dictador, llegando a proponer al hijo de Ferdinando Marcos jr como su vicepresidente. Ahora el entierro reabrió el debate: el grupo de educadores católicos, compuesto por 1.425 instituciones de todos los niveles, pide que se anule la decisión.

La nueva tumba, escriben, “llegaría a invalidar aquello que muchos héroes han hecho realmente por la patria. Héroe como su misma madre, señor presidente, que amamos y honramos en cuanto es una de las más fuertes combatientes para la libertad, la democracia y la justicia” justamente contra la dictadura Marcos. “El dictador no era un héroe-concluye el texto- y esperamos que usted respete sus promesas. Dijo que quiere un cambio verdadero, una verdadera corrección a los errores del pasado. Le pedimos enderezar uno de los errores más antiguos de este país”.

 

FILIPPINE_-_0816_-_Proteste.jpg