En China hay 61 millones de niños abandonados en el campo: los padres son trabajadores migrantes en la ciudad

Las condiciones de vida de los familiares y la negativa de las autoridades locales no garantizan a estos niños un acceso a la escuela y atención médica. Hay alto riesgo de que se produzcan accidentes o de que terminen volcándose a la delincuencia. En el año 2015, en China había 247 millones de trabajadores migrantes. 


Beijing (AsiaNews) – Un sondeo del gobierno muestra que hay cuando menos 61 millones de niños (y muchachos jóvenes) que viven en los campos de China sin sus progenitores.

Estos niños semi-abandonados sólo raramente ven a sus padres, que la mayor parte del año son migrantes, desempeñando trabajos en las ricas ciudades costeras del este del país.

Los datos del sondeo sobre la población migrante correspondientes al año 2016 fueron publicados ayer por la Comisión nacional para la salud y la planificación familiar, y muestran uno de los flagelos más preocupantes de China. Los muchachos dejados solos son víctimas de accidentes o se vuelcan a la delincuencia.

El abandono se produce porque muchas ciudades chinas, si bien invitan a trabajar a adultos migrantes que provienen de las zonas rurales, explotándolos como mano de obra a bajo costo, no permiten que sus hijos puedan escolarizarse o que accedan a la salud. Los magros salarios de los migrantes, además de las pobres condiciones en que viven (contenedores, chozas o casillas precarias, etc. ...) no les permiten llevar a sus hijos con ellos.

El problema de los niños que son dejados solos es más agudo en Anhui, Henan y Sichuan, las provincias de las cuales proviene la mayor parte de los migrantes. En estas regiones, el 44% de los niños viven sin su madre o su padre. Según el sondeo, el promedio nacional es del 36%.

En febrero pasado, el Consejo de estado estableció que los gobiernos locales mejoren la salud psicológica y física de estos niños, pero a menudo la pobreza de sus padres y la resistencia de las autoridades locales tornan vanas las indicaciones del gobierno central.  

En el año 2015 en China había 247 millones de trabajadores migrantes, con una edad promedio de 29,3 años. Dos tercios de los migrantes ganan entre 2.000 y 5.000 yuanes (entre 300 y 800 euros, aproximadamente). Sólo el 5% de ellos gana más de 8.000 yuanes al mes (1250 euros).

CHINA-LEFT-BEHINDCHINDREN.jpg