El desencanto de Asia frente a las presidenciales de los EEUU

Están en juego las relaciones económicas, las alianzas militares y los intereses estratégicos. Clinton es vista como una continuación natural de las políticas de Obama. Trump es considerado como un candidato "impredecible", pero agrada a China y a Corea del Norte. De acuerdo a una encuesta realizada en Oriente Medio,  la mitad de los encuestados no votaría a ningún candidato. Pero las elecciones de Washington igual seguirán condicionando a la región.


Washington (AsiaNews) - Las relaciones económicas, alianzas militares, intereses estratégicos y el impacto en la política mundial. En vísperas de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos Asia también mira a Washington y al futuro inquilino de la Casa Blanca; una elección que, según las últimas encuestas, vería favorecida (ligeramente) a la demócrata Hillary Clinton sobre su rival republicano Donald Trump.

En los países de Oriente Medio y entre los ciudadanos de la región el sentimiento predominante en relación a las próximas elecciones presidenciales en los EE.UU. es una indiferencia, como se desprende de un estudio publicado en los últimos días por ArabNews, realizado en colaboración con YouGov. Llevado a cabo en 18 países y en el norte de África, una región predominantemente musulmana, la investigación muestra que casi la mitad de los encuestados no votaría ni a Hillary Clinton ni a Donald Trump, abandonando las urnas. Entre los que expresaron una preferencia prevalece por amplia mayoría la candidata demócrata (44% de los votantes), en tanto  sólo el 9% opta por su rival republicano.



Oriente Medio

La generalizada falta de interés está en contraste (para el 91% de los encuestados) con la conciencia de que las elecciones tendrán repercusiones en el mundo árabe.

En Egipto -un país que en el 2008 supo seguir de cerca el ascenso de Barack Obama- la mente de los ciudadanos se repliega sobre los problemas políticos internos y la economía. De Trump circula la opinión de que es "hostil" hacia los musulmanes. Pero, de acuerdo a la mayoría, uno u otro candidato resulta ser lo mismo.

El interés parece ser mayor en Irak, un país que ha cambiado desde 2003, precisamente como resultado de la intervención y la política de los Estados Unidos. Algunos, al tiempo que acusan a los republicanos de la invasión en la época de George W. Bush, parecen preferir a Trump, por ser juzgado más apto "en la lucha contra el terrorismo".

Otros todavía recuerdan las "decisiones polémicas" de Clinton cuando ella era secretaria de Estado durante el primer mandato de Obama. Y es la política exterior de los Estados Unidos el principal culpable, dicen, del caos que siguió en la región después de las revueltas de la Primavera Árabe.

La situación es diferente en otros países del Golfo: según Abdel Khaleq Abdullah, un analista con sede en los Emiratos Árabes Unidos, las potencias de la zona vitorean por el triunfo de la Clinton porque "está más compenetrada en los temas regionales".

En Arabia Saudíta y en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) la esperanza generalizada es que el sucesor rompa la política [parcial] hacia Irán y el acuerdo sobre el programa atómico de Teherán. Del inquilino de la Casa Blanca esperan las políticas más duras frente a la República Islámica. Un escritor e intelectual saudita recuerda que Clinton es conocida y "tiene las ideas más claras en cuanto a la política exterior, mientras que Donald Trump es muy impredecible"

Sudeste de Asia

Varios analistas en Filipinas consideran que Hillary Clinton es el mejor candidato para el país, ya que mantendrá el status quo. El proteccionismo anunciado por Donald Trump, sin embargo, puede dañar las actividades de las empresas estadounidenses en el extranjero. En cualquier caso, el enviado de Filipinas para el comercio con Washington, dijo hoy que la economía marchará "bien" en Manila, independientemente del resultado de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

En Camboya, Hun Sen, primer ministro y líder durante 30 años, se ha alineado abiertamente en favor de Trump: "Tengo muchas ganas de que gane la elección. Si gana, el mundo va a cambiar para mejor, porque Trump es un hombre de negocios y los empresarios "nunca quieren la guerra”.

Casi por las mismas razones, Charl Kengchon, director de un famoso centro de investigación en Tailandia, dice: "Creo que, a largo plazo, Hillary Clinton es preferible para Tailandia, ya que depende de las políticas comerciales".

 

Este de Asia

En China, las elecciones americanas son seguidas con atención, pero también con cierta burla y sentido de superioridad. En general, a los chinos parece gustarles más Trump –esto vale tanto para los chinos que viven en China como para aquellos que han emigrado a América- debido a las características de hombre fuerte, y porque es visto como alguien pragmático. Clinton, en cambio, es mirada -y temida- como una política que siempre ha criticado a China.  

Global Times, la publicación vinculada al Diario del Pueblo, órgano del Partido comunista chino, desaprueba la “dudosa” campaña electoral, así como la democracia estadounidense.  Los enfrentamientos y los golpes bajos, los escándalos sexuales y las acusaciones recíprocas de los dos candidatos de los EEUU parecen dar razón a la plana de líderes del país, que desprecia la democracia occidental. El periódico acusa a los medios americanos de alinearse a favor de Clinton de un modo completamente “falto de equilibrio”, mostrando así “la naturaleza venal de la democracia americana”, por el apoyo que Wall Street brinda a la ex secretaria de Estado.    

Sin embargo, hay blogueros, y sobre todo jóvenes, que aprecian esta campaña lastimosa. “Dos candidatos malos –publicó en un post Hu Xingdou – son mejores que un gran dirigente de un país no democrático”.

Las investigaciones que han sido conducidas en Japón demuestran que el 88% de los japoneses optaría por Hillary Clinton. Al pedirse elegir tres atributos para cada candidato, los japoneses identifican a Trump como “arrogante”, “impredecible” y “controvertido”, mientras que para Clinton reservan cualidades como “preparada”, “diplomática” y “perseverante”.

Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, no ha comentado públicamente las elecciones presidenciales americanas. En los periódicos norcoreanos se elogia a Trump y se lo define como un “político sabio” abierto al diálogo, quizás para criticar la actuación de Barack Obama.  

En Corea del Sur los habitantes no ven con buenos ojos al candidato republicano, por su poca tolerancia hacia las minorías étnicas y por sus amenazas de aumentar los costos de mantenimiento de las tropas americanas en territorio surcoreano.  

 

Sur de Asia

Todos los países del sur de Asia han seguido con interés excesivo los detalles del debate electoral en los Estados Unidos. Algunos periodistas locales se han alineado abiertamente con uno u otro candidato, otros han permanecido más “tibios” en los análisis políticos.  

En la India, la mayoría de los titulares se ha volcado a favor de Hillary Clinton. En un artículo aparecido hoy en First Post, a Donald Trump se lo pinta como “hombre de negocios-devenido en productor televisivo-devenido en político, que tiene una reputación de litigante arrogante e incansable, típico evasor fiscal, incapaz de tratar a las mujeres con respeto… en síntesis, el prototipo perfecto del matón de las películas americanas con el que nadie quiere tener nada que ver, imaginemos entonces tenerlo como comandante supremo”. Los periodistas indios también subrayan las posiciones que el candidato republicano tiene en relación a la política inmigratoria y en contra de los musulmanes. Algunos comentaristas han definido el discurso pronunciado por Trump en Florida como un “insulto”, cuando él se refirió al traslado de empresas americanas a la India y a China como el “mayor robo de la historia”.

En Pakistán también sucede que la mayor parte de los comentaristas está a favor de la candidata demócrata. Sul Dwan, Hina Rabbani Khar, ex ministro de Relaciones Exteriores, la ha definido como “la candidata más idónea, respetable, con experiencia y sensibilidad”.

En Bangladesh, la elección de Hillary representaría una continuación de las políticas de Obama; por el contrario, Trump es visto como una “incógnita”. Los periódicos reportan los sondeos efectuados en las semanas previas a la votación, según los cuales la mayoría de los electores americanos preferiría a Trump en lo que respecta a asistencia en Salud (55% de consenso), impuestos (66%) y comercio (55%). Al mismo tiempo, el Dhaka Tribune reporta la opinión de académicos, para los cuales el magnate neoyorkino es la opción más “preocupante, peligrosa y destructiva para los Estados Unidos”. 

ASIA_-_MEDIO_ORIENTE_-_elezioni_usa.jpg