El presidente de al-Sisi concede la amnistía el pensador islámico Islam Béheiri
de Loula Lahham

Fue condenado a un año de cárcel por haber difamado la religión musulmana. En una serie de entrevistas televisivas había pedido la revisión de los textos de interpretación del Corán, que vienen del Medioevo. Vocero de la Iglesia católica: Decisión atrasada pero justa. Líder salafista: Equivocado, ofendió al islam. Dos años de cárcel al líder del sindicato de los periodistas. 


El Cairo (AsiaNews)- El presidente egipcio, Abdel-Fattah al Sisi, ordenó la liberación de 82 prisioneros condenados por haber participado en manifestaciones no autorizadas, violación a la libertad de expresión y a la difusión de falsas informaciones. Entre los beneficiados por el decreto de amnistía (acta n° 515/2016), publicado oficialmente el 17 de noviembre, ndr) está también al famoso intelectual y pensador islámico Islam Béheiri (en la foto).

En julio pasado la Corte de casación en Egipto había confirmado la condena a 1 año de prisión para Béheieri, por el reato de difamación de la religión musulmana en una serie de transmisiones televisivas en el año 2015.

Quien intentó el proceso contra él fue la universidad de al-Azhar, la más alta institución de la religión musulmana sunita en el país y de todo el mundo. Su culpa es la de haber pedido, con extremo vigor, la revisión del contenido de diversos textos de interpretación del Corán, el libro sagrado del islam, redactados en su gran mayoría en el Medioevo.

Según los críticos y el ala extremista, las palabras del libre pensador musulmán habrían sido una especie de blasfemia en relación del patrimonio religioso del islam.  

La noticia de la liberación de Islam Béheiri levantó una confusión de pareceres y comentarios contrastantes. El p. Rafic Greiche, vocero de la Iglesia católica egipcia, apoya la elección del presidente al Sisi: “Me viene ganas de decir-afirma el sacerdote- que la decisión llega demasiado tarde. Pero estoy muy feliz por la liberación de Béheiri y esto quiere decir que la piense como él”.

Yo soy favorable por “la libertad de expresión”, agrega el p. Rafic, aunque esta implica “la difamación de mi credo religioso, como a menudo sucede aquí en el país”. “Nos falta aún-concluye-aquel sentido de lealtad como elemento compartido entre nosotros”.

Opuesto el parecer del jeque, Sameh Abdel-Hamad, líder salafista egipcio, según el cual esta decisión está “totalmente equivocada” y va contrastada con fuerza. Según su parecer, Béheiri violó en modo gravísimo los valores de la religión (islámica) ridiculizando a los padres fundadores y a los primeros fundadores musulmanes. Entre todos ellos cita a Al-Bukhari, según su parecer “el más grande” entre los teólogos y los intelectuales del islam. “El presidente (al-Sisi con este decreto de amnistía) ridiculiza a al-Azhar y ofende al islam”, concluye Abdel-Hamad.

Siempre desde Egipto llega en estos días la noticia de la condena de Yehia Qallash, el líder del sindicato de los periodistas. Junto a otros dos colegas, él deberá descontar dos años de cárcel por favorecimiento, habiendo “hospedado a fugitivos”. El tribunal del Cairo fijó la caución de Yehia Qallash, Gamal Rahim y Khaled al-Balshy en 630 dólares, en espera de una apelación.

La cuestión fue en mayo pasado, durante las protestas que han provocado la decisión de Egipto de restituir a Arabia Saudita dos islas disputadas; un acuerdo firmado durante el encuentro entre el presidente al Sisi y el rey saudita Salman, pero rechazado recientemente por el Tribunal administrativo de la capital. Según los críticos esta operación está contra la Constitución y priva de transparencia.

 

EGITTO_-_Islam_Beheiri.jpg