Los Emiratos Árabes Unidos prohíben la venta y posesión de tigres y leones como animales domésticos

Para los transgresores están previstas penas de hasta seis meses de cárcel y multas que llegan a 140 mil dólares. Durante mucho tiempo, los felinos representaron un status-symbol para ostentar en las casas, en los autos y por las calles. Las nuevas normas  también se refieren a los propietarios de perros: es obligatorio su registro, la correa y  las vacunaciones. 


Abu Dabi (AsiaNews/Agencias)- Después de años de polémicas y discusiones, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han prohibido la posesión de animales salvajes como tigres, leones y guepardos. Según una moda difundida en el país -y en los Estados de la región ricos en petróleo- no es raro ver familias adineradas poseer, como animales domésticos, ejemplares de felinos de gran tamaño y generalmente peligrosos.

Durante mucho tiempo, estos animales han representado una suerte de status-symbol para hacer ver, no sólo en las propias casas, sino también en los parques, en los barcos e incluso hasta en los autos (en la foto).

No es raro ver perfiles sociales de ricos árabes que posan junto a sus felinos, sin preocuparse, no solamente por el peligro que representan, sino también por las exigencias de los mismos animales, que prefieren otros hábitats naturales.

En octubre invadió en la web un video en el cual algunos tigres  -blancos y de Bengala- se bañaban en las aguas cercanas a una playa en Dubai.

Sin embargo, desde hoy los propietarios arriesgan graves multas e incluso la cárcel en caso de violar la ley.

Más que por la tutela de los animales, la resolución de las autoridades de los Emiratos es consecuencia del peligro que constituyen los animales, que en varias ocasiones fueron vistos caminar libremente por las calles del país. Según lo que refiere el sito Gulf News, la norma prohíbe la venta y la posesión de “cualquier tipo de animal salvaje y de aquellos domesticados, siempre que representen un peligro”.

En el futuro, estos ejemplares podrán ser alojados sólo en un zoológico, en parques naturales y en centros de investigación o de conservación y estudio de especies salvajes. Cualquier persona que sea sorprendida en posesión de un felino o de otros animales exóticos en público, será castigado con penas de hasta seis meses de cárcel y con multas de 500 mil dírhams (poco menos de 140 mil dólares). Las multas podrás subir hasta 700 mil dírhams si los ejemplares son utilizados para “aterrorizar” a la población.

La normativa involucra también a los propietarios de animales domésticos y más tradicionales. También la posesión de perros, de hecho, deberán pedir y obtener la autorización para la posesión y en caso de pasear en público, será necesario tener a los animales con la correa y vacunarlos contra las enfermedades más peligrosas.

También en este caso, están previstas multas de hasta 100 mil dírhams en caso de violación. Los amantes de los perros tendrán tiempo hasta mediados de junio para obtener las licencias y a las vacunaciones.

EMIRATI_ARABI_UNITI_-_animali_domestici.jpg