Continua la explotación de los funcionarios públicos y minorías en la recolección "forzada" de la cosecha de algodón

"El sindicato me ha dicho que tenía que recoger algodón. Ellos no me preguntaron mi opinión, simplemente dijeron 'vas'. ¿Cómo lo llamaría si no esclavitud? No puedo dejar mi trabajo porque sé que no voy a encontrar otro, e incluso si pudiera encontrar uno estaría sujeto al mismo tratamiento".


Ashgabat (AsiaNews) - Las autoridades de Turkmenistán siguen obligando a los empleados públicos y estudiantes a trabajar en los campos de algodón a finales de otoño. Como se informó en los últimos días por Alternative Turkmenistan News (Atn), por primera vez en las regiones Lebap Mary y Dashoguz funcionarios de la policía y del Ministerio de Seguridad Nacional se movilizaron en gran número para vigilar los cultivos.

La razón para el despliegue es para evitar la propagación de las fotografías de los campos de algodón y especialmente de los niños que se ven obligados a trabajar. Atn sospecha que estas nuevas medidas de control fueron causadas por la difusión de información sensible sobre la explotación del trabajo infantil que se llevó a cabo el año pasado. Algunas grandes empresas internacionales de ropa, se dieron cuenta del verdadero origen de la materia prima, que dejarían de comprar a Turkmenistán. Como resultado, en lugar de tomar conciencia de las críticas y poner fin a esta vergonzosa práctica, el gobierno ha preferido invertir recursos en la prevención de fugas de información.

En octubre, un operador de un politécnico local, cuyo nombre permanece en el anonimato recogió algodón y habla sobre la situación: "Los miembros del sindicato me ha dicho que tenía que recoger algodón. Ellos no me preguntaron mi opinión, simplemente dijeron 'vas'. ¿Cómo lo llamaría si no esclavitud? No puedo dejar mi trabajo porque sé que no voy a encontrar otra, e incluso si pudiera encontrar uno estaría sujeto al mismo tratamiento.

A diferencia de muchos de mis colegas, no tengo dinero a un lado para ser capaz de pagar el 'no voy'. "Cualquier persona que no se sienta bien para tomar parte en la cosecha, debe pagar una suma de US $ 5,7 por día o enviar un sustituto para trabajar en su lugar.

La gente "asumida" se reúne a las 4:30 am y se hacinan en convoyes de unos 20 autobuses y luego ser introducidos en los campos antes de las 7, para que puedan comenzar de inmediato la recolección. Los convoyes son escoltados por la policía de carreteras. La posición desplazada de algunas plantaciones requiere una permanencia continuada de los trabajadores por dos semanas o más. Los colectores "a largo plazo" no se benefician de ningún servicio de Estado y deben proveerse por sí mismos un medio de vida. Ellos deben traer de la casa mantas, el agua, los alimentos y la esperanza de encontrar alguna estructura en el que albergarse para escapar del mal tiempo o los mosquitos. El agua presente en los campos la mayoría de los casos no es potable, y no son infrecuentes los casos de vómitos, diarrea, etc.

Durante la recolección, decenas de adolescentes entre 14 y 16 años, hombres y mujeres adultos se ven obligados a ofrecerse como mano de obra. El salario diario promedio en septiembre y principios de noviembre es de entre US $ 2,85 y 5.7.

TURKMENISTAN_-_0131_-_Cotone.jpg