Sacerdotes chinos: Cambiar la esencia de la Asociación patriótica es una esperanza vana

Continúan los comentarios sobre el artículo del Card. John Tong de Hong Kong sobre el futuro del diálogo sino-vaticano. Sacerdote subterráneo: alienta a inscribirse en la Asociación Patriótica. Sacerdote oficial: el gobierno chino permanece como la autoridad que nombra a los obispos. Ambos sacerdotes creen que no existe diferencia entre la  “libertad completa” y la “libertad necesaria”. El amargo ejemplo del obispo de Shanghái.


Hong Kong (AsiaNews)- “Cambiar la esencia de la Asociación patriótica es una esperanza vana” y pidiendo una “libertad necesaria” sin una “libertad completa” se corre el riesgo de no tener libertad alguna. Son algunas de las afirmaciones que dos sacerdotes, uno de la comunidad oficial, y otro de la comunidad subterránea, han enviado a AsiaNews a modo de comentario sobre el artículo del Card. John Tong que trata sobre “El futuro del diálogo Sino-Vaticano desde el punto di vista de la eclesiología”. Lo que ellos dicen demuestra la cantidad de dudas y el cansancios presentes entre los miembros de la Iglesia china, ante las muchas proclamas sobre el diálogo entre China y la Santa Sede. Los nombres de los dos sacerdotes fueron cambiados por razones de seguridad.

 

P. Wang

 En su artículo, el Card. Tong sugiere que la Iglesia puede llegar a sacrificar algunos principios en pos de la evangelización y proteger la Iglesia de diversas maneras. Desde este punto de vista, el obispo de Shanghái (Mons. Ma Daqin) ¡admitió su error! El hecho de que él se mantuviera fiel a la Santa Sede condujo a la diócesis al caos. Quizás la Santa Sede no lo quiere tan fiel, después de todo.

El Card. Tong explica su visión desde el punto de vista eclesiológico, y evidencia los fundamentos teológicos. Yo pienso que su artículo producirá un gran efecto en la Iglesia de China. Es obvio: los puntos tratados por Tong están en línea con el pensamiento de la Iglesia oficial, con los grupos que desean el compromiso y la independencia de la Santa Sede. Y como es natural, hay algunos puntos que gustan al gobierno. El artículo del Card. Tong parece hacer surgir a tres vencedores: en otras palabras, su escrito traerá un beneficio a tres grandes grupos: la Iglesia oficial, los grupos del compromiso y de la independencia de la Santa Sede y el gobierno chino. Mi opinión: el artículo de Tong alienta a las personas a inscribirse en la Asociación Patriótica.

No estoy de acuerdo sobre el hecho de que la Iglesia deba, ante todo, sacrificar la libertad completa por una libertad necesaria. Si la Iglesia no tiene una libertad absoluta, quizás llegará a tener siquiera la necesaria. Verdad y libertad están conectadas. La libertad no es verdadera si la libertad no se nutre de la verdad. Nuestra Iglesia subterránea soportó todo tipo de presiones del gobierno para obtener una verdadera libertad.

Yendo al detalle, el Card. Tong se expresa con ideas llenas de super-optimismo y de auto-glorificación. Pero él no creció en China popular y cultiva ilusiones sobre el Partido comunista. Además, no cita la “sinización”. ¿Quizás la olvidó?

 

P. Li

Si bien el análisis del Card. Tong tiene buenos fundamentos, está lejos de la realidad. La esperanza de la Santa Sede de poder cambiar la esencia de la Asociación Patriótica es una esperanza vana. China sigue siendo la autoridad que toma las decisiones en lo que respecta a la elección de los obispos. La aprobación de la Santa Sede es meramente formal. Además, la “libertad necesaria” que el Card. Tong menciona es sólo propaganda engañosa, tanto para sí mismo como para los demás. Es más, esta idea daña la idea de una Iglesia local que adhiera a la verdad, así como daña, también, a todos los fieles que han dado un testimonio al sufrir humillaciones. 

China-Catholic_in_prayer.jpg