Xinjiang, prohibidas barbas, velo islámico, ceremonias religiosas

La ley entra en vigor hoy. Matrimonios y funerales religiosos, cuestiones de testamento y heredades consideradas expresiones de “extremismo religiosos”.  La ley da la apariencia de legal a cuánto ya actuado como directiva del Partido. La lucha anti- terrorismo lesiona los derechos humanos y la libertad religiosa: los jóvenes no pueden ayunar durante el Ramadán; no pueden ir a la mezquita antes de los 18 años; los predicadores deben someter sus prédicas al gobierno para ser aprobadas.


Beijing (Asianews)- Desde hoy, en Xinjiang están prohibidas las barbas “anormales”, el velo islámico, los matrimonios y los funerales religiosos en lugar de los civiles y tantos otros actos considerados como “manifestaciones” de extremismo religioso. Es cuánto establece la ley emitida hace tres días en la región occidental habitada por una mayoría uigures, de origen turco y musulmana. Tal ley se coloca en la campaña en acto desde hace años para frenar aquello que el gobierno chino considera una amenaza del terrorismo y del separatismo.

La campaña está creciendo en intensidad y violencia desde cuándo por el deseo del presidente Xi Jinping, en el verano de 2016, Chen Quanguo se convirtió en nuevo secretario del Partido en Xinjiang, en lugar del moderado Zhang Chunxian.

Con la nueva ley será ilegal también negarse a ver la televisión o la radio de estado y excluir a sus propios hijos de recibir la educación nacional pública. La nueva ley hace un elenco de al menos 15 comportamientos en la vida cotidiana que son considerados como signo de “extremismo”. Entre éstos: usar procedimientos religiosos, en vez que legales, para obtener matrimonios o divorcios; entrometerse en las modalidades con las cuales otras personas celebran matrimonios, funerales, ejecutan testamentos y dividen heredades; dañar los programas de control de la población o las cartas de identidad o los billetes de dinero; aplicar el concepto “halal” (pureza) en campos no ligados a la comida e entrometerse en la vida laica y seglar de los otros.

Tal ley es un intento de demostrar la “legalidad” de las directivas que ya desde hace tiempo están en acto en la región, entre las cuales: prohibición a los jóvenes con menos de 18 años el frecuentar las mezquitas; obligación de los estudiantes a violar al ayuno del Ramadán; control de las prédica en las mezquitas.

Xinjiang tiene cerca de 22 millones de habitantes, de los cuales 10 millones son de etnia uigures y fe islámica. A expresiones independentistas de los decenios pasados, China respondió con una fuerte colonización étnica de chinos Han y de militares que han ocupado todas las redes económicas  y administrativas de la región “autónoma”. El temor de una “contaminación religioso-fundamentalista desde Afganistán y Pakistán llevó a la lucha contra el “terrorismo”, justificando como medidas anti-terrorismo muchas violaciones a los derechos humanos y a la libertad religiosa.

 

 

 

China-_Xinjiang_beards.jpg