La Cambridge University Press da marcha atrás: No a la censura solicitada por China
de Paul Wang

La decisión de obedecer a la China, cancelando los 300 artículos ‘sensibles’, ha desencadenado críticas internacionales y una petición online de boicot. “Es inquietante que China tenga intenciones de exportar su censura”. Joseph Cheng: “Es una falta de respeto hacia la libertad académica en el mundo”, pero también da cuenta de “la enorme sensación de inseguridad que está creciendo en la dirigencia china”.  


 Hong Kong (AsiaNews) - La Cambridge University Press (CPU) volvió sobre su decisión de días atrás, de cancelar más de 300 artículos se su sitio de internet en chino, obedeciendo a un pedido efectuado por el gobierno de Beijing. Anoche, la editorial declaró en un tuit que “todos los artículos han sido nuevamente cargados en el portal de internet de la CPU en China, y pueden ser descargados libremente”.

La semana pasada, a pedido de la Administración general china de prensa y publicaciones, la editorial había eliminado de su sitio más de 300 artículos del “China Quarterly”, una de las publicaciones más prestigiosas referidas al mundo chino. La mayor parte de los artículos trataban sobre los hechos de Tiananmen, la Revolución Cultural, el Tíbet, el Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, etc. El material fue publicado en un período de tiempo que va desde los años ’60 hasta el mes pasado.

La marcha atrás de la CPU ocurre luego de una serie de vehementes críticas de académicos chinos e internacionales dirigidas contra la editorial universitaria. Christopher Balding, profesor de la  Business School de Shenzhen, ligada a la Universidad de Beijing, incluso llegó a lanzar una petición online en la cual solicitaba a las universidades implementar un boicot contra la CPU en vista de la sumisión de ésta a los dictámenes del Partido comunista chino. “Como académicos –se lee en la petición- creemos en un intercambio de ideas e información sobre todos los temas, libre y abierto, y no sólo restringido a aquellos sobre los que estamos de acuerdo… Para los académicos y las universidades del mundo resulta inquietante que la China tenga intenciones de exportar su censura sobre temáticas que desentonan con su interpretación preferida”.

Aún temiendo las consecuencias por su coraje, Balding declara: “En los últimos dos años ha habido una fuerte represión en la censura académica y en el control, tratando de imponer cada vez más limitaciones sobre los profesores chinos o sobre los académicos que trabajan en China”.

Desde el mes de enero, por orden de Xi Jinping, China ha lanzado un control más intenso sobre internet y desde hace tiempo viene reforzando el adoctrinamiento ideológico en las universidades.

Joseph Cheng, ex profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Hong Kong, comenta a RFA: “El gobierno chino da la impresión de sentirse con derecho a hacer lo que le plazca porque es rico, sin siquiera preocuparse por respetar las normas internacionales. Esto muestra una falta de respeto hacia la libertad académica en el mundo, pero también [da cuenta de] la enorme sensación de inseguridad que está creciendo en la dirigencia china”. 

China-_University_students.jpg