Jharkhand, Card. Toppo ‘prendido fuego’. Mons. Mascarenhas: hay que poner freno al odio del jefe de ministros
de Theodore Mascarenhas*

En Ranchi está circulando una foto del arzobispo en llamas, colocada sobre un maniquí. El secretario general de la Conferencia episcopal pide a Modi que intervenga. El dinero de los ciudadanos se gasta en publicidades difamatorias que atacan a los cristianos. Tribales y dalit convertidos por los misioneros por el hecho de ser “simples y mudos, como las vacas”. Desesperada carta de llamamiento reclamando que se ponga un freno al odio religioso contra los cristianos. 


Nueva Delhi (AsiaNews) – En Ranchi, Jharkhand, está circulando una imagen del Card. Telesphore P. Toppo, arzobispo local, ardiendo en llamas, colocada sobre un maniquí. Es lo que denuncia, con gran dolor, Mons. Theodore Mascarenhas, secretario general de la Conferencia episcopal india (CBCI). La imagen de su obispo prendida fuego por los radicales hindúes del BJP (Bharatiya Janata Party, el partido del premier) lo ha empujado a romper el silencio, y a escribir una carta a modo de llamamiento, dirigida al primer ministro indio Narendra Modi. La conclusión es dura: “Si Raghubar Das, jefe de ministros de Jharkhand, no es capaz de controlar su odio ideológico, es hora de que se vaya”.

Mons. Mascarenhas pide a Modi que ponga un freno al clima de odio contra los cristianos, que difunde el jefe de ministros del Estado. Como ejemplo, hace referencia a una publicidad que hizo publicar Das, con una cita de Mahatma Gandhi que es falsa, en la cual se acusaría a los seguidores del Evangelio de convertir a los pobres tribales y dalit. Estos últimos, a su vez, son descritos como “inocentes e ignorantes”, “simples y mudos como las vacas”. Además, el secretario de los obispos cita la ley anti-conversión promulgada recientemente por la Asamblea estatal, “aprobada prácticamente sin ser tratada previamente en el recinto”, y criticada por el mismo Card. Toppo. “No es posible –agrega- que una autoridad constitucional del Estado esté implicada en promover el odio de manera activa”. Luego, dirigiéndose al Jefe de gobierno, concluye de manera tajante: “Su partido cuenta con muchos otros líderes que podrían desarrollar mejor el trabajo en todos los frentes”. A continuación, transcribimos la carta (traducción de AsiaNews).

 

Honorable Primer ministro:

Dirijo a Ud. este llamado con gran dolor y angustia, pero también con esperanza. Debe ser informado acerca de lo que está ocurriendo en Jharkhand, un Estado que es gobernado por el Bharatiya Janata Party. Debe estar en conocimiento de que existe una espiral de odio que ha sido generada por el jefe de ministros, miembro de su partido, que de no ser controlada de inmediato, podría conducir al Estado y a su población por un sendero de violencia y de odio.

Hasta ahora me abstuve de hacer comentarios sobre los trágicos eventos en el Estado. Pero anoche [la carta está fechada el 13 de septiembre de 2017, ndr], cuando estaba a punto de irme a dormir, recibí esta horrorosa e inquietante fotografía (ver foto 1). Me la ha enviado un joven cristiano de Jharkhand, con esta frase de Jesús, en hindi: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

Me fui a la cama, pero no logré dormir. Quizás, aquellos que están liderando este odio ideológico –cuyo blanco son los cristianos- realmente no saben lo que están haciendo, sobre qué camino están conduciendo a las personas: el camino del odio y de la división. Mientras daba vueltas en la cama, vino a mi mente una persona a quien sí podría dirigir mi llamado: usted, honorable primer ministro. Porque usted, en reiteradas oportunidades, nos ha dicho  “sabh ka sath, sabh ka vikas” [“esfuerzos colectivos, crecimiento inclusivo” – ndr]. Si mal no recuerdo, es con este eslogan que Ud. llevó adelante la campaña en el Estado de Jharkhand, con la cual Raghubar Das llegó al umbral de jefe de ministros de [dicho] Estado.

Jharkhand es un Estado donde una penosa pobreza y las condiciones de vida extremas no han impedido que personas de todo credo y confesión, tribales y no tribales, dalit y otras, vivan en paz unos con otros. Esto fue así en tanto el jefe de ministros no se lanzó a una agenda política distinta. Hace algunos meses, él comenzó a atacar venenosamente a la comunidad cristiana. Por primera vez, un jefe de ministros –cosa que jamás había sucedido- se expuso con esta particular publicidad, [publicada] en la primera página del conocido diario estatal Dainik Bhaskar (ver foto 2).

No sé si Usted estaba al tanto de esta publicidad. En la misma se hace una cita, que es falsa, del Mahatma Gandhi, de la cual tampoco se menciona la fuente, que difama a la comunidad cristiana. La publicidad acusa a los misioneros cristianos de convertir a los pobres dalit y tribales (llamándolos  Vanvasis, un término que Gandhi jamás hubiera usado para referirse a ellos), que en la cita son descriptos como inocentes e ignorantes. A los tribales y dalits se los describe como “simples y mudos como las vacas”.  

En Jharkhand, todas las personas de sentido común y los tribales están horrorizados por semejante descripción. La gente se pregunta si el Estado se merece semejante jefe de ministros, que consiente una publicidad con una foto suya, o un término como “Bappu” (padre) que rebaja a los tribales y dalit colocándolos al nivel de las vacas.  Son muchos los que se sorprenden [y no logran entender] cómo hizo Raghubar Das para llegar a ser jefe de ministros con los votos de los tribales y dalit, dado que en el texto de la publicidad ellos son “mudos y simples como las vacas”.

Habiendo pasado menos de dos semanas de la publicación del aviso mencionado, mientras los ciudadanos de  Jharkhand todavía seguían en estado de shock por el odio que irradiaba la publicidad, el partido de gobierno presentó e hizo que la Asamblea estatal aprobara dos importantes leyes; el Freedom of Religion Bill y la Amendments to Land Acquisition Act 2013. Ambas fueron aprobadas en tiempo récord y prácticamente sin tratarlas previamente en el recinto. Habría que preguntarse si la publicidad plagada de odio y el “Freedom of Religion Bill” han servido de cortina de humo para ocultar el verdadero objetivo de las enmiendas efectuadas al Land Acquisition Act. Hay algo más que salta a la vista, en particular, porque la gobernadora anteriormente se había negado a firmar la enmienda al CNTPT Act [la ley que debía ceder las tierras de los tribales al mejor oferente, a la cual se había opuesto el Card. Toppo – ndr]. [Lo que salta a la vista] es que el jefe de ministros está creando una táctica diversiva de odio creciente.  

Estimado primer ministro, en muchas oportunidades, la Iglesia católica ha reiterado que ella se opone fuertemente a las conversiones forzadas. Pero al mismo tiempo, afirma que está en su derecho “predicar, practicar y difundir” la fe, tal como lo establecen los arts. 25-28 de la Constitución. Volvamos a aquella publicidad contra la comunidad cristiana, que ha posibilitado la aprobación repentina de la enmiendas al Land Acquisition Bill: nosotros creemos que esto podría amenazar los medios de sustento y la existencia misma de los tribales, sobre todo cuando hay tantas tierras gubernamentales sin utilizar.

Estimado primer ministro, volvamos y retomemos la foto que me está persiguiendo. Se trata de la imagen del líder religioso más importante y respetado de Jharkhand. El card. Telesphore P. Toppo – como, creo, Ud. Bien sabrá – es un líder indiscutible, respetado no sólo en los círculos cristianos, sino también en la sociedad civil, tanto por quienes son tribales como por quienes no lo son. Asimismo, él es embajador de  Swatch Bharat Abhiyan [“Clean India Mission”, una campaña del gobierno orientada a la limpieza de las calles del país – ndr]. La historia nos demuestra que el odio que comienza por una pequeña chispa  puede terminar envolviéndonos en un fuego indomable. Como usted sabe, prender fuego a una imagen a menudo conduce a la violencia física.

Como es sabido por el país entero, nosotros somos una comunidad amorosa. Nuestros misioneros se han sacrificado y muchos de ellos incluso han perdido la vida siendo jóvenes, a causa de la malaria y de la tuberculosis por servir a los sectores más desventajados de la sociedad en áreas remotas. No los hemos hecho por motivos políticos o egoístas. Seguiremos trabajando por los sectores  de la sociedad olvidados, a través de la educación, la atención médica y otras actividades tendientes a dar alivio. No hacemos esto para “amamantar la pobreza”, es decir, para hacer que se vuelvan cristianos- lo hacemos porque así nos lo enseña nuestra religión, a servir a los más pobres entre los pobres.  

Estimado primer ministro, como es habitual, la Iglesia no ha respondido a las provocaciones del jefe de ministros. Y no porque tengamos miedo, no porque seamos débiles. El hecho de que los cristianos no hayamos respondido no debe ser interpretado como signo de debilidad.  Nosotros no hablamos de nosotros, sino del pueblo de Jharkhand. No es posible que una autoridad constitucional del Estado haya tomado tanto dinero público para una publicidad en primera página que instiga al odio, mientras las estructuras sanitarias son a tal punto mediocres que termina siendo noticia que los padres se vean obligados a llevar a sus hijos al hospital más cercano recorriendo 10-12 km a pie  [es precisamente por esto que la diócesis está construyendo un hospital en Ranchi, para los tribales y pobres, para permitirles un acceso inmediato a la atención médica –ndr]

No es posible que una autoridad constitucional del Estado esté involucrada en la promoción del odio de un modo activo, como es el caso del aviso publicitario.

Estimado primer ministro, quedamos fascinados cuando Usted, al dirigirse a la nación el 29 de mayo de 2016, dijo que “los indios tenemos la suerte de que nuestros antepasados han creado una tradición como esta. La India y sus 1,25 millardos de personas están orgullosas por el hecho de que aquí se encuentran exponentes de todas las comunidades y credos”.

Nos hemos emocionado cuando el 31 de octubre de 2015, Usted afirmó que “debemos movernos hacia el mantra de la unidad, de la paz y de la armonía”.

Toda la nación aplaudió cuando Usted, el día de la Independencia, al referirse al bastión del Red Fort [de Delhi] hizo un llamamiento claro: “La violencia no puede ser perpetrada en nombre de la fe”.

En los últimos dos meses, Raghubar Das y sus consejeros no han mostrado tener afinidad con la visión que usted proclama.

Me dirijo a usted, honorable primer ministro, con confianza y esperanza, para que intervenga y ponga un freno a la difusión del odio generada por el jefe de ministros de Jharkhand. Los ciudadanos y el Jharkhand mismo merecen algo mejor. Si el jefe de ministros no es capaz de controlar su odio ideológico, es hora de que se vaya. Su partido cuenta con muchos otros líderes que podrían desarrollar mejor su trabajo en todos los frentes.

 

*secretario general de la Conferencia episcopal india, obispo auxiliar de Ranchi

 

 

INDIA_-_0913_-_Mascarenhas_a_Modi_1.jpg INDIA_-_0913_-_Mascarenhas_a_Modi_1.jpg