Antes del Congreso del partido, siguen rodando cabezas por corrupciĆ³n

Fue expulsado He Ting, jefe de la policía de Chongqing; está siendo investigado el vice-intendente Mu Huaping y Xia Cghiongyuan, ex director del departamento político del ministerio de Seguridad Pública. He es acusado de corrupción, pero también de “actividades supersticiosas”, una acusación cada vez más difundida en las condenas que rigen contra miembros del Partido, obligados a adherir a un estrecho ateísmo. La campaña anti-corrupción de Xi Jinping eliminó a 250 altos miembros y castigó a cuando menos 1,4 millones de cuadros.


Beijing (AsiaNews/Agencias)-  Faltando pocos días para la celebración del 19no Congreso del partido comunista chino, que comenzará el 18 de octubre, continúan rodando cabezas de sus miembros, que son expulsados y acusados de corrupción.

Hoy, la Comisión central de inspección disciplinaria del partido expulsó a He Ting, jefe de la policía de Chongqing (v. foto), por haber malversado fondos públicos y haber abusado de su poder interfiriendo en las promociones y tratando de sacar ventaja de las empresas en favor de sus parientes.

Entre las “inmoralidades” que se les atribuyen, figuran la participación en banquetes organizados por compañías privadas y las “actividades supersticiosas”, como visitas a astrólogos para la predicción del futuro y a templos religiosos. Esta acusación está apareciendo cada vez más frecuentemente en las condenas de miembros del Partido, que están obligados al más estrecho ateísmo.

He Ting, de 55 años, fue alejado de su oficina en el pasado mes de junio, después de 5 años de desempeño. Tal movida precedió a la caída de Sun Zhengcai, secretario del partido de Chongqing, que también fue alejado de su cargo por corrupción.

Sun, miembro del Politburó y con una carrera prometedora, era considerado como un candidato válido para la plana de líderes de la sexta generación (y rival del presidente Xi Jinping).

La Comisión para la disciplina del partido está investigando a otras personalidades de Chongqing, el vice intendente de la metrópolis y Xia Chongyuan, ex director del departamento político del ministerio de la Seguridad Pública. La acusación es de “severas violaciones de la disciplina política y de las reglas del Partito”, un eslogan con el cual se indican hechos de corrupción.

Desde que Xi Jinping asumió el poder hace 5 años, la Comisión disciplinaria, guiada por su aliado Wang Qishan, lanzó una feroz campaña anti-corrupción, destituyendo a más de 250 altos miembros y castigando a unos 1,4 millones de cuadros.

Xi Jinping puso en guardia al Partido afirmando que una profunda corrupción podría llevarlo a su caída. Pero, muchos analistas piensan que la campaña anti-corrupción en realidad es utilizada para eliminar a sus enemigos políticos.

China_-_He_Ting.JPG