Erbil y Bagdad apuestan al diálogo, pero la cuestión del referéndum sigue irresuelta

Las autoridades regionales se muestran dispuestas a tratar con el gobierno central, ateniéndose a la Constitución, en una perspectiva de colaboración. Un tribunal iraquí ordena el arresto del vicepresidente kurdo Kosrat Rasul. Primeros roces en la dirigencia política de Erbil, luego del  “cataclismo” que condujo a la pérdida de los territorios ocupados tras la invasión de los EEUU. 


Bagdad (AsiaNews/Agencias) – Las autoridades regionales del Kurdistán iraquí declaran estar disponibles a entablar un diálogo con el gobierno central de Bagdad, luego de que en el contexto de una rápida avanzada, el ejército conquistara en pocos días los territorios -entre ellos, Kirkuk- que eran controlados por Erbil desde hace tiempo. “El Ejecutivo [regional] del Kurdistán – se lee en un comunicado oficial- recibe favorablemente la iniciativa del premier [iraquí]  Haider al-Abadi, orientada a entablar negociaciones para resolver las cuestiones pendientes, ateniéndose a lo que dicta la Constitución y en una perspectiva de colaboración”.

El comunicado fue difundido por la cúpula de Erbil al término de una reunión de gobierno liderada por el “Primer ministro” kurdo Nechervan Barzani y por el vice premier Qubad Talabani. “El Kurdistán – prosigue el texto- pide la ayuda y la contribución de la comunidad internacional, en el desarrollo de este diálogo tan esperado” con Bagdad.   

Días atrás, el premier iraquí al-Abadi se abrió a la posibilidad de iniciar un diálogo con Erbil, tras semanas de fuertes tensiones que siempre hacían temer el estallido de un nuevo conflicto. Una hipótesis, que aún así, sigue siendo posible y contra la cual se manifestaron varias personalidades intelectuales y religiosas del país, entre las cuales figuran el patriarca caldeo mar Louis Raphael Sako que, en una carta, renovó su llamado al diálogo.

El primado de la Iglesia caldea ha resaltado la importancia de una “cooperación” entre los distintos líderes iraquíes, para dar vida a un “frente común” contra el peligro de “nuevos conflictos”. El primado ha recordado que se necesita perseguir el objetivo primario de “proteger a las personas antes que a los pozos petroleros”.

Enseguida hizo su llegada la nota oficial del Primer ministro iraquí, en la cual él afirma que el referéndum kurdo por la independencia celebrado el 25 de septiembre pasado se “concluyó” y “forma parte del pasado”. Y agrega que también deben archivarse “sus resultados” para emprender un diálogo sincero y constructivo.    

Para al-Abadi el archivo definitivo de los resultados de esta consulta popular, que ha registrado una victoria arrolladora de los “sí”, es una de las condiciones necesarias para iniciar un diálogo con la región autónoma. Mientras el premier se abre al diálogo, la magistratura del país apunta a golpear a la cúpula de autoridades de la región: ayer, un tribunal iraquí ordenó el arresto del vicepresidente kurdo Kosrat Rasul por haber definido al ejército regular como una “potencia ocupante” cuando sus fuerzas intervinieron en Kirkuk.  

Según los jueces, las palabras del vicepresidente serían una incitación a la violencia.

En tanto, entre los miembros de la dirigencia regional kurda comienzan a surgir las primeras fracturas e intercambios de acusaciones en vista de la pérdida de territorios de los últimos días. El geógrafo francés Cyril Roussel habla de un “cataclismo” en el Kurdistán, que ha “perdido todo”. Una “derrota como raramente se ha visto”, agrega, con los Peshmerga que han desertado del 90% de los territorios conquistados tras la invasión estadounidense en Irak en 2013. Hoy, en su mayor parte, las fronteras corresponden a aquellas establecidas por la línea verde, la demarcación fijada en 1991 al día siguiente del cese del fuego entre kurdos y el ejército del ex rais Saddam Hussein, que fueron la base de las negociaciones del 2005. (DS)

IRAQ_-_barzani_al_abadi.jpg