Después del Congreso del PCCh, las mejoras para la Iglesia son poco probables. Y por ahora el Papa no va a Beijing
de Li Yuan

En el nuevo liderazgo presentado ayer, Wang Yang debería ser el jefe de la Conferencia Política Consultiva del Pueblo Chino, que trata con grupos religiosos. Él, sin embargo, considerado un liberal, debe mantener la línea dictada por Xi Jinping sobre la "sinicización de las religiones". Wang Zuoan, director de la Administración Estatal para Asuntos Religiosos, fue despedido por el Comité Central. En una entrevista precisa que los diálogos chino-vaticanos son "tranquilos" pero "pero algunos problemas no son tan simples y no pueden resolverse en poco tiempo". Una visita del pontífice a China no es inminente.


Beijing (AsiaNews) - El Partido Comunista Chino (PCCh) ha revelado ayer el nuevo liderazgo supremo, un día después del cierre del XIX Congreso Nacional, que se celebró en la capital del 18 al 24 de octubre. Varios católicos y opinadores son escépticos sobre las posibilidades de una mejora para la vida de la Iglesia. Y Wang Zuoan, el director de la Administración Estatal para Asuntos Religiosos descartó que el Papa Francisco pueda visitar a China en breve.

En el nuevo Comité Permanente del Politburó están Xi Jinping y Li Keqiang, el presidente y el primer ministro, reelegidos como se esperaba, y otros cinco nuevos miembros con Wang Yang, de 62 años de edad, ex secretario del partido en la provincia de Guangdong, que se posiciona en el 4° puesto en la línea del poder. Según la tradición, él debe convertirse en el jefe de la Conferencia Política Consultivo del Pueblo Chino (CPCPCh), la asamblea que funciona como una fuente de asesoramiento político, que también se encarga de las relaciones con los grupos religiosos.

Willy Wo-lap Lam, un experto en estudios chinos, dijo al "852 Post" de Hong Kong que las primeras voces del Congreso dijeron que Wang, considerado un reformista, fue ascendido a vice-premier, pudiendo así demostrar su capacidad en reformas económicas. Pero ahora, como presidente del CPCPCh, su trabajo no tendrá mucho que ver con la economía.

Desde el punto de vista de los asuntos religiosos, católicos activos en el mundo de la reflexión sociales, mirando la trayectoria de su carrera, Wang no parece muy familiarizado con las religiones, un tema que el Partido considera "sensible" y que ya en 1993 el ex presidente Jiang Zemin una vez llamó "un asunto no pequeño".

Aunque varios medios de comunicación de China definen a Wang como un liberal, esos católicos piensan que el pensamiento de un representante del gobierno está influenciado por su papel. Entonces, Wang, quien era conocido como un liberal en el manejo de asuntos económicos como viceprimer ministro, puede no serlo en asuntos religiosos. "Después de todo", dice Joseph, un joven católico, "las cosas no solo están determinadas por él. Es bastante improbable que el nuevo liderazgo conduzca a algún cambio en la situación actual de la Iglesia".

Ciertamente Wang tendrá que seguir el rastro de la sinicización de la religión dictada por Xi Jinping  en su discurso de apertura al Congreso, o implicado en el llamado "Xi Jinping-pensamiento", convertido en un dogma del Partido, después de su inclusión en la Constitución del PCCh.

La elección del liderazgo tuvo que hacerse entre muchas competiciones y complicaciones, a juzgar por los diferentes rumores que se extendieron y las diversas listas de nombres difundidos antes del Congreso. Los resultados muestran que ahora hay 126 nuevos nombres de un total de 204 miembros del Comité Central, mientras que 78 miembros han sido eliminados.

Entre ellos se encuentra también Wang Zuoan, de 59 años, director de administración estatal para asuntos religiosos. Según algunos sitios políticos chinos, se dice que antes de las elecciones, Xi Jinping entrevistó uno a uno a los candidatos al Comité Central. Les pidió a algunos de ellos que entraran; a otros les ha pedido que no entren; a otros se les ha pedido que hagan un sacrificio por el Partido, ya que hay muchos miembros nuevos y los lugares son limitados. No está claro por qué Wang no fue reelegido dentro del Comité Central, porque aún no ha alcanzado la edad de jubilación.

De manera muy inusual, durante los días del Congreso, Wang ha concedido dos veces una entrevista a la Radio Comercial de Hong Kong. En la primera entrevista, por escrito, el 21 de octubre, Wang subrayó la sinceridad del Papa Francisco hacia China y su deseo de visitar el país. Al mismo tiempo, reiteró las dos condiciones para las buenas relaciones entre China y el Vaticano: romper las relaciones con Taiwán y no interferir en los asuntos internos de China, incluso los religiosos.

Tres días después, el 24 de octubre, la Commercial Radio ha publicado comentarios adicionales Wang, en los cuales dice que los canales de comunicación entre China y el Vaticano son tranquilos, "pero algunos problemas no son tan simples y no pueden ser resueltos en poco tiempo". Él repitió que la sinceridad y el pragmatismo deben buscarse en ambos lados. Wang se negó a revelar aspectos específicos de la pregunta sobre el nombramiento de los obispos, que parece ser el tema más espinoso y el centro de estas negociaciones.

En un evidente intento para aclarar su primera entrevista, Wang dijo que la exaltación de la sinceridad del Papa Francisco no quiere decir que sea inminente la visita del pontífice a China, pero cree que las perspectivas de las relaciones entre China y el Vaticano parecen buenas.

Después de la publicación de su primera entrevista, muchos medios de comunicación en Taiwán han interpretado sus palabras como una respuesta positiva por parte de Beijing al deseo del Papa Francisco de visitar China, y que ahora las relaciones entre la Santa Sede y Taiwán están en crisis.

 

china-_The_seven.jpg china-_The_seven.jpg