Punjab, una niña cristiana fue violada y torturada. La condena de los activistas
de Shafique Khokhar

El hecho sucedió en la ciudad de Sheikhupura. La menor tiene 12 años y concurre a sexto grado. La madre quiso presentar la denuncia, pero la policía no la dejó registrar el caso.  


Sheikhupura (AsiaNews) – Una niña  cristiana de 12 años fue raptada, violada y marcada y lastimada con colillas de cigarrillos encendidas, por tres hombres musulmanes. Sucedió en Sheikhupura, en el Punjab pakistaní. Hablando con AsiaNews, activistas, católicos y musulmanes condenan el último episodio de violencia contra la minoría cristiana del Pakistán.

La menor se llama Meshal y es una estudiante de sexto grado. La madre denunció en un canal televisivo pakistaní que fue a la policía para presentar la denuncia, pero los agentes no quisieron registrar el caso y tampoco iniciaron una investigación contra los criminales. Hoy, el jefe de ministros de la provincia Mian Mohammad Shahbaz Sharif, fue informado del incidente.

El activista Shahid Anwar condena “este brutal acto de persecución contra [un miembro de la] minoría religiosa. En Pakistán sucede con frecuencia que las muchachas son raptadas, violadas y convertidas por la fuerza. Las autoridades competentes no ejercen controles”. Según Anwar, el caso de la menor “es doblemente riesgoso. En primer lugar, porque la víctima pertenece a una minoría religiosa; en segundo lugar, porque es una mujer. Además, cuando los menores de edad se dirigen a una comisaría para presentar reclamos, no son tratados a la par de los demás ciudadanos, y su quejas no son tomadas en serio”.

Benish Patras, coordinador de la Comisión nacional Justicia y Paz, agrega: “Las minorías son vulnerables y se las margina, con lo cual son blancos fáciles [de atacar]. Las autoridades y las instituciones locales deben emprender investigaciones y registrar el caso contra los culpables. Además, el gobierno debe asegurar la aplicación de la ley contra los delitos de honor y de violación”

Muhammad Aamir Kakkazai, escritor e investigador islámico, sostiene: “nuestro país no tiene buena fama en lo que concierne a las defensa de los derechos de las minorías. Las personas pobres no tienen derechos, y para las minorías, la situación es todavía peor. Ellas padecen discriminaciones en todos los niveles de la sociedad, desde los puestos estatales a los empleos del ámbito privado.  Son víctimas de actitudes intolerantes incluso estando en público”. Luego cita a la escritora Farahnaz Ispahani, que en su libro “Purifying the Land of the Pure” [“Purificar la tierra de los puros” –ndr] cita el ejemplo de Mohammad Ali Jinnah, el padre fundador del Pakistán: “Él imaginaba un país moderno y laico, en el cual todos fuesen libres de profesar su religión. Según  Ispahani, el lobby religioso ha secuestrado al Pakistán de Jinnah. [Lo que ha pasado] es intolerable para una sociedad moderna. El gobierno de Punjab debe adoptar acciones severas contra los culpables”. 

PAKISTAN_-_1026_-_Bambina_cristiana.JPG