Condenaron a cinco años de prisión a Lee Ming-che, activista taiwanés a favor de la democracia

Está acusado de subversión por haber “promovido la democracia” en los medios. Fue procesado por primera vez en septiembre, tras haber desaparecido en marzo, cuando viajaba a China. Dura reacción de Taiwán: cada vez son más difíciles las relaciones entre Beijing y Taipéi. 


Beijing (AsiaNews/Agencias) – Lee Ming-che descontará una pena de cinco años en prisión, por “subversión”. Es el último acto del caso judicial que involucra al activista taiwanés, procesado en septiembre en una corte de la provincia de Hunan. Según el gobierno chino, él estaba cooperando con un ciudadano chino con miras a atacar al gobierno chino y promover “una democracia al estilo occidental” a través de los programas de mensajería y de los medios sociales.

Lee, de 42 años de edad, es miembro de una ONG taiwanesa que trabaja en favor de la democracia, y ha estado frecuentemente en contacto con grupos de la sociedad civil en China, y vía online ha compartido con ellos las “experiencias democráticas” en Taiwán, enviándoles varios libros en la materia.

El 19 de marzo pasado, él desapareció mientras intentaba ingresar desde Macao a China, a través de  Zhuhai. Más tarde, las autoridades chinas confirmaron su detención por hallarlo sospechoso de subversión.

Taiwán reaccionó fuertemente ante la condena de su ciudadano. Hoy, una declaración de la oficina presidencial de Taipéi critica duramente la sentencia, ratificando el pedido de liberación efectuado por la presidente Tsai Ing-wen. La sentencia no es “aceptable” porque “la idea de difundir la democracia es inocente”. En el comunicado, Taiwán afirma que “el caso de Lee Ming-che ha dañado seriamente las relaciones entre los dos países, y en particular, ha puesto en discusión la persistencia e ideales taiwaneses por la democracia y la libertad”.

Las relaciones entre Taipéi y Beijing se encuentran en su mínimo nivel histórico desde que Tsai, conocida por su visión a favor de la independencia, asumió el poder el año pasado. Beijing considera que Taiwán es una provincia propia, y apunta a retomar el control sobre ésta. Xi Jinping se ha expresado varias veces en contra de la amenaza del “separatismo”

CINA-TAIWAN_-_1128_-_Attivista.jpg