Iglesias de Tierra Santa: ‘daños irreparables’ si cambia el estatus de Jerusalén

Los líderes cristianos de la ciudad santa siguen “con preocupación” las noticias de un reconocimiento unilateral de la ciudad como capital de Israel. Una medida que hará aumentar “el odio, el conflicto, la violencia y el sufrimiento”. El llamamiento al líder de la Casa Blanca para que favorezca “la paz y la unidad” en la región.


Jerusalén (AsiaNews) – Seguimos “con preocupación” las noticias acerca de la posibilidad de un “cambio” en la política estadounidense en lo que  concierne al “estatus de Jerusalén”. Tenemos la certeza de que tales pasos “producirán un crecimiento del odio, del conflicto, de la violencia y del sufrimiento en Jerusalén y en Tierra Santa”. Es lo que escriben los Jefes de las Iglesias de Jerusalén en una declaración oficial, en relación a la posible decisión unilateral del presidente de los EEUU, Donald Trump, de reconocer la ciudad santa como capital de Israel. Sobre la controversia, también ha intervenido esta mañana el Papa Francisco, que en la audiencia general ha invocado el respeto del status quo.   

Una decisión semejante, escriben los líderes de la Iglesias de Jerusalén en una misiva dirigida al responsable de la Casa Blanca, terminaría alejando “del objetivo de unidad” encaminándonos a una “división destructiva”. Por ese motivo, piden a Trump que “nos ayude a todos a movernos en dirección a la paz y a un amor duraderos”, una paz que “no puede ser alcanzada” si no se considera la ciudad santa como patrimonio “de todos”.

“Nuestro llamado, y consejo solemne –prosiguen- es que los Estados Unidos continúen reconociendo el actual estatus internacional de Jerusalén. Cualquier cambio repentino podría causar daños irreparables. Confiamos en que, con el fuerte apoyo de nuestros amigos israelíes y palestinos, podemos trabajar para negociar una paz sostenible y justa, en beneficio de todos aquellos que desean que la ciudad santa de Jerusalén realice su destino”.

Jerusalén, advierten los líderes cristianos, “puede ser compartida y gozada plenamente, una vez que el proceso político haya logrado liberar el corazón de todas las personas que viven en su interior, de las condiciones de conflicto y destrucción que están viviendo” desde hace ya demasiado tiempo. Las Iglesias cristianas recuerdan, por último, que “la Navidad está llegando” y que ésta representa una “fiesta de paz”. De aquí la petición de que Jerusalén “no sea privada de la paz”. “Como líderes cristianos de Jerusalén -concluyen- lo invitamos, [presidente Trump], a caminar con nosotros en la esperanza, mientras construimos una paz justa e inclusiva para todos los pueblos de esta ciudad única y santa”.

La misiva, con los augurios finales de Feliz Navidad dirigidos al jefe de la Casa Blanca, lleva la firma de: Patriarca Teófilo III, Patriarcado greco-ortodoxo; Patriarca Norhan Manougian,  Patriarcado de la Iglesia apostólica armenia ortodoxa; Mons. Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico del Patriarcado latino; padre Francisco Patton, Custodio de Tierra Santa; Mons. Anba Antonius, Patriarcado copto ortodoxo de Jerusalén; Mons. Swerios Malki Mourad, Patriarcado sirio ortodoxo; Mons. Aba Embakob, Patriarcado ortodoxo etíope, Mons. Joseph-Jules Zerey, Patriarcado melquita; Mons. Mosa El-Hage, Exarcado Maronita; Mons. Souheil Dawani, Iglesia Episcopal de Jerusalén y del Oriente Medio; Mons. Munib Younan, Iglesia evangélica luterana de Jordania y Tierra Santa; Mons. Pierre Malki, Exarcado sirio católico; Mons. Georges Dankaye, Exarcado armenio católico.(DS)

gerus.jpg