Joshua Wong sentenciado a tres meses de prisión
de Paul Wang

El activista de Occupy Central, junto con otras 14 personas, había obstaculizado la orden de la corte, que mandaba dispersar la protesta. Wong podrá presentarse en las elecciones parlamentarias. El ensañamiento legal buscado por Beijing. "Puedes encerrar nuestro cuerpo, pero no puedes sellar nuestras mentes".


Hong Kong (AsiaNews) - Joshua Wong, el activista democrático más célebre del movimiento Occupy Central, fue sentenciado hoy a tres meses de prisión por obstaculizar la orden judicial de desmantelar el sitio de las protestas en 2014.

Wong ya había sido condenado por ocupación de tierras públicas, y estaba en libertad bajo fianza esperando el resultado de una apelación.

Junto con él, Raphael Wong, vicepresidente de la liga estudiantil de los socialdemócratas, fue sentenciado a cuatro meses y 15 días. Otro líder estudiantil, Lester Shum, recibió una sentencia en suspenso, al igual que otras 13 personas cuyas edades oscilan entre 18 y 65 años.

Los abogados de la defensa pidieron más clemencia y señalaron que los acusados ​​actuaron de forma no violenta e impulsados ​​por un ideal. El juez del tribunal supremo, Andrew Chan Hing-wai, consideró que la ocupación de tierras públicas tenía consecuencias para la población, especialmente para los más pobres e indefensos. En cualquier caso, la sentencia de no más de tres meses para Joshua Wong, no parece comprometer la posibilidad de que se presente en las próximas elecciones parlamentarias en el territorio.

Muchos activistas y amigos se reunieron en el pasillo y fuera de la sala. Para ellos, las sentencias judiciales contra los miembros de Occupy Central son un ensañamiento legal buscado por Beijing. Anteriormente, Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow sólo habían sido condenados a algunos meses de servicio social, pero el gobierno de Hong Kong (por sugerencia de Beijing, dicen los activistas), ha solicitado una revisión del proceso, llevándolos a una pena de detención. El pasado 1ero de octubre, miles de personas habían expresado su crítica al secretario de justicia, Kimsky Yuen Kwok-keung, y lo habían acusado de ser "un títere de Beijing".

Antes de que se lo llevaran, Joshua Wong se volvió hacia sus amigos y periodistas y les dijo: "Pueden encerrar nuestro cuerpo, pero no pueden sellar nuestras mentes".

HK-Wong-and_C.png