Malé, ex presidente, en el exilio, acusa a China de ‘secuestro de tierras’

Mohamed Nasheed vive en el exilio, en Londres. Al menos 16 atolones fueron arrendados por Beijing para construir puentes e infraestructuras sobre la “Nueva Ruta de la Seda”. El líder de la oposición alarma acerca del peligro de una derivación islámica fundamentalista en el país. 


Malé (AsiaNews/Agencias) – El ex presidente de las Maldivas, el primero en ser electo a través de una votación democrática en la isla, acusa a China de “secuestro de tierras”. Mohamed Nasheed, de 50 años de edad, líder del Maldivian Democratic Party (MDP) quien fuera obligado a exiliarse en Londres tras un golpe de Estado, efectuó una visita oficial a Colombo, donde está presente una buena base de su partido. Aquí denunció la estrategia china de arrendar tierras del archipiélago y afirmó que las miras expansionaistas de Beijing “amenazan la soberanía nacional”. Luego, puso en guardia sobre una avanzada del extremismo islámico, el cual estaría generando un “Estado paralelo” en el paraíso turístico.

Nasheed informa que las empresas chinas ya han arrendado cuando menos 16 islotes del archipiélago situado en el Océano Índico, compuesto por 1192 islas coralinas. Las Maldivas se encuentran sobre un tramo de la “Nueva Ruta de la Seda” lanzada por Beijing, proyecto que involucra la construcción de puertos e infraestructuras sobre terrenos arrendados. “Esto es colonialismo –dijo el ex presidente- y no debemos permitirlo. Queremos que otros países (de la región) se unan a nosotros y hablen el mismo idioma (en contra de la expansión china). No tenemos nada contra ningún país, y mucho menos contra las inversiones directas del exterior, pero sí estamos en contra de la cesión de nuestra soberanía”.  

El líder del MDP fue electo en 2008 y expulsado del poder en 2012 luego de un golpe de estado que contó con el apoyo de los radicales islámicos. En 2015, fue arrestado por terrorismo, pero siempre se defendió sosteniendo que las acusaciones estaban motivadas políticamente. En Colombo dijo que, en caso de ser reelecto el año próximo en las Maldivas –país islámico de 340.000 habitantes-, renegociará los contratos con China.

En lo que respecta al avance del fundamentalismo, Nasheed afirma que al menos 300 ciudadanos se han unido a las filas del Estado islámico en Siria e Irak, y que ahora está regresando a los atolones. Según sostiene, “hay puestos claves de gobierno que han sido infiltrados por los salafitas [rama ultra-conservadora del islam, ndr]”. Luego, agregó: “No es una exageración sostener que existe un Estado paralelo en las Maldivas. Un Estado dentro del Estado. Una red de radicales islámicos se ha infiltrado en instituciones estratégicas, en el gobierno y en las pandillas callejeras”. 

MALDIVE_-_0123_-_Exiled_Maldives_Leader_Warns_over_China,_Radical_Islam.jpg