Afrin, la ayuda del ejército sirio contra la ofensiva turca

Líder local: Enfrentar esta “agresión” y detener los vuelos de la aviación de Ankara. Erdogan ignora las advertencias de Trump y promete que la operación “continuará hasta que no se alcanzará el resultado”. La preocupación de Europa. Berlín dispone el bloqueo temporáneo de la venta de armas a Ankara.


Damasco (AsiaNews/Agenzie) - Las autoridades de Afrin, región en el norte de Siria al centro de la ofensiva lanzada por Erdogan contra las milicias kurdas Ygp (Unidad de Protección Popular), lanzan un pedido al gobierno de Damasco para que bloquee los vuelos de la aviación turca. Othmane al-Cheik Issa, co-presidente ejecutivo del cantón, subraya que “el Estado sirio (…) con todos los medios a disposición, debe enfrentar esta agresión y declarar que no permitirá a los aviones turcos sobrevolar el espacio aéreo sirio”.

Rebautizada “Ramo de olivo”, la ofensiva lanzada el 20 de enero pasado por el ejército turco con la ayuda de algunas facciones rebeldes comprometidas desde hace tiempo en el conflicto sirio, que trata de expulsar a los kurdos de la región. En particular, el objetivo de las tropas de Ankara son las milicias combatientes Ypg, que se revelaron fundamentales en el pasado en la lucha contra los yihadistas del Estado islámico (EI).

El presidente turco Recep Tayyp Erdogan considera a los grupos combatientes kurdos un enemigo al cual atacar. El grupo tendría además ligámenes con un movimiento interno a Turquía PKK, el Partido de los trabajadores de Kurdistán), considerado ilegal por Ankara y con miras secesionistas.

Afrin es uno de los tres cantones que forman la “región federal” local, una administración semi-autónoma nacida en 2016 bajo la iniciativa de los kurdos sirios que habitan y controlan el territorio. “Consideramos a Afrin-agregó Othmane al-Cheikh Issa – como elemento inseparable del territorio sirio” y los ataques contra los habitantes del área son “un ataque a la soberanía del Estado sirio”.

En los días pasados el presidente sirio Bashar al-Assad había condenado la ofensiva turca, que provocó hasta ahora al menos 35 víctimas y decenas de heridos de los cazas turcos sorprendidos sobrevolando el territorio sirio.

Sin embargo, el gobierno de Ankara entiende continuar en su ofensiva y ni siquiera la llamada telefónica de los días pasados entre Erdogan y el presidente de los EEUU, Donald Trump sirvió para disminuir la tensión. En estas horas el presidente turco visitó a las tropas comprometidas en la operación contra las milicias kurdas, subrayando que esta “continuará hasta que no haya alcanzado el resultado”.

Los nuevos vientos de guerra que soplan a la región preocupan y no poco a las cancillerías occidentales y en particular, a los vértices de Europa. En una nota los vértices de Alemania han convocado una reunión urgente a la OTAN para discutir sobre la operación militar deseada por Erdogan, un miembro de la alianza. Berlín además dispuso un bloqueo temporáneo a la venta de armas a Turquía.

El líder de la OTAN, Jens Stoltenberg subraya que Turquía tiene el derecho de defenderse, pero agregó que “esto debe ser hecho en un modo medido y proporcionado”.

SIRIA_-_TURCHIA_-_invasione_afrinupdate.jpg