Formación sacerdotal, de Mons. Chương un gracias a la Santa Sede y la POM
de J.B. An Dang

El presidente de la Comisión Episcopal para el Clero, la vida consagrada y las vocaciones cree que la calidad ha mejorado mucho gracias a su ayuda. Por decenios, el régimen limitó en un modo muy riguroso el reclutamiento de seminaristas. Siete son los seminarios mayores en Vietnam: Hà Nội, Vinh, Huế, Nha Trang, Sàigòn, Xuân Lộc e Cần Thơ. La baja natalidad y el aumento del secularismo han causado una reducción de las vocaciones.


Hanói (AsiaNews)  Mons. Anthony Vũ Huy Chương, obispo de Dalat y presidente de la comisión para el Clero, la vida consagrada y las vocaciones, aplaude a la Santa Sede y a las Pontificias Obras Misioneras en todo el mundo. En los últimos años, estas han ayudado a la Iglesia en Vietnam a mejorar mucho la calidad de la formación sacerdotal.

Gran alegría para toda la comunidad católica vietnamita, en la patria y en el extranjero, trajo hace dos días la ordenación sacerdotal de un seminarista local, Paul Đỗ Văn Tân. En ocasión de la 55° Jornada mundial de oración por las vocaciones, en la basílica de S. Pedro, el Papa Francisco consagró para la vida sacerdotal a 16 jóvenes, entre los cuales el estudiante del Seminario Redemptoris Mater de Roma.

Mons. Chương preside la Comisión episcopal para el Clero, la vida consagrada y las vocaciones desde 2004. Recientemente, el órgano fue reforzado por un vicepresidente, el obispo Joseph Đỗ Mạnh Hùng, administrador apostólico de Saigón. Dentro de los varios contextos socioculturales de Vietnam, el comité asiste a los obispos, en modo colegial e individual, al promover, sostener e instruir en las necesidades pastorales de la Iglesia y las preocupaciones para el sacerdocio, el diaconado y la vida consagrada. A través de las conferencias bienales, en el país la Comisión constituyó un recurso de gran valor para el apoyo a la red de los seminarios católicos, que tienen la responsabilidad de la formación de los sacerdotes.

Por decenios, el régimen limitó en modo riguroso el reclutamiento de seminaristas; cada año, sólo un determinado número de estudiantes podía ser admitido en los seminarios diocesanos, mientras que los candidatos y hasta sus familias eran sometidos a escrutinio. Esto ha llevado a una formación sacerdotal clandestina y ordenaciones “subterráneas”. Sin embargo, en los últimos tiempos la situación mejoró. “Hoy las restricciones sobre el reclutamiento de los seminaristas terminó, la única limitación que encontramos se relacionan con la capacidad de los seminarios mayores”, afirma Mons. Chương. “Por el momento-prosigue el obispo de Dalat- en Vietnam hay siete seminarios mayores (Hà Nội, Vinh, Huế, Nha Trang, Saigón, Xuân Lộc e Cần Thơ), que en el año académico 2017-2018 recibieron a 2650 seminaristas”. En lo que se refiere a las vocaciones, el prelado observa que “en el país, la baja de la tasa de natalidad y el aumento de secularismo han causado una reducción de las llamadas. “Esto es visible en modo evidente en las parroquias metropolitanas, mientras en aquellas de las zonas remotas las cosas parecen ir bien”, afirma el prelado.

Sin embargo, Mons. Chương considera que en términos de calidad, varios aspectos de la formación sacerdotal han mejorado en modo notable gracias a la ayuda de las congregaciones vaticanas y de las Pontificias Obras Misioneras de todo el mundo, en particular la Sociedad para las misiones de París (MEP). Al final, el obispo Chương anunció que, financiada por la congregación para la Evangelización de los pueblos y con el apoyo de la Universidad Católica de París y del MEP, desde 1 al 14 de julio de 2018 su comisión organizará una conferencia para centenares de docentes de los seminarios.

 

VIETNAM_-_0424_-_Formazione_sacerdoti.jpg