Cumbre inter-coreana: ‘Comienza una nueva era de paz’

Se firmó la “Declaración de Panmunjom”: lograr la paz y la desnuclearización. Una nueva reunión de las familias separadas se llevará a cabo el 15 de agosto. Moon viajará a Pyongyang en el próximo otoño.


Panmunjom (AsiaNews/Agencias) – “Los dos líderes declaran solemnemente frente a los 80 millones de de personas de nuestra nación y [frente] al mundo entero, que no habrá otra guerra en la península coreana y que una nueva era de paz ha comenzado”. Es lo que se lee en la declaración firmada hoy por Kim Jong-un y Moon Jae-in, durante la primera reunión cumbre inter-coreana, después de más de un decenio. El objetivo conjunto es claro: transformar el armisticio en un tratado de paz, antes de fin de año.

Al finalizar los diálogos de la tarde, los dos líderes firmaron la “Declaración de Panmunjom”. En base a la misma, las dos Coreas se comprometen a retomar los diálogos multilaterales con China y con los Estados Unidos, así como a cooperar para desnuclearizar la península y para aplacar las tensiones militares. A tal fin, los dos países, pondrán un freno a cualquier tipo de “acto hostil”, y se instituirá una “zona de paz” en el Mar Occidental, una oficina conjunta de comunicaciones en la ciudad fronteriza de Kaesong y la apertura del diálogo con la Cruz Roja para resolver “problemas humanitarios”. Además, en la declaración se anuncia la visita del presidente surcoreano Moon Jae-in a Pyongyang, prevista para el próximo otoño, y se afirma que habrán de retomarse las reuniones de las familias que fueron separadas por la Guerra de 1950-53, con un primer encuentro a celebrarse probablemente el 15 de agosto, fecha en que se conmemora la Independencia de Corea, tras la ocupación japonesa (1910-1945).

Los compromisos fueron anunciados frente a las cámaras de televisión, tras haber realizado la plantación simbólica del pino, símbolo de paz y prosperidad. El árbol fue plantado cerca de la línea de demarcación militar que separa las dos Coreas, sobre el lado Sur (v. foto 2). Inmediatamente después de ello, Moon y Kim tuvieron un diálogo en privado –que las cámaras enfocaron desde lejos- sobre el puente peatonal azul (v. foto 3).

En tanto, la esposa de Kim, Ri Sol-ju, también cruzó la frontera entre las dos Coreas, para unirse a su marido en la cena ofrecida por Moon. Los analistas ven este nuevo rol de “primera dama” –que estuvo alejada de la escena pública durante años- como un ulterior intento del líder norcoreano, que apunta a “normalizar” la imagen de su país.

COREA_-_0427_-_Summit_2_hug.jpg COREA_-_0427_-_Summit_2_hug.jpg COREA_-_0427_-_Summit_2_hug.jpg COREA_-_0427_-_Summit_2_hug.jpg