Masacre de Gaza: las reacciones del mundo

Son cuando menos 57 las personas muertas ayer, entre ellas, una beba de ocho meses, que falleció asfixiada por los gases lacrimógenos. Hoy se prevén nuevos enfrentamientos. Críticas y preocupaciones de la comunidad internacional. Los EEUU impiden una declaración de la ONU en la cual se pedía una investigación “transparente”.


Jerusalén (AsiaNews/Agencias) – La respuesta del ejército israelí ante las manifestaciones de protesta por la nueva embajada americana y sobre la frontera de Gaza, ayer terminó con la vida de 57 personas y con miles de heridos. La víctima más joven fue Leila al-Ghandur, una niña de ocho meses, que murió por haber inhalado gases lacrimógenos. Aún no está claro a qué distancia se encontraba la pequeña del vallado de púas situado entre Gaza e Israel.  

La situación en los hospitales de Gaza es crítica, incluso en el principal centro sanitario de la Franja, el hospital Shifa. En Gaza, el sistema de salud se encuentra colapsado desde hace meses. Sólo en el día de ayer, ingresaron aproximadamente 2.700 heridos: al menos 1.113 por armas de fuego, 30 de gravedad y 70 en condiciones críticas.

En tanto, los palestinos se preparan para la última manifestación de la Marcha del Retorno. Hoy es el “Nakba Day”, que marca el aniversario de la fecha en que estalló la primera guerra árabe-israelí, durante la cual a cerca de 700.000 personas les fueron expropiadas sus tierras. Desde entonces, los refugiados palestinos en todo el Oriente Medio reclaman por su derecho a retornar a las tierras de sus ancestros.  

Las reacciones de la comunidad internacional a los eventos sangrientos de ayer fueron variadas.

 

En una inmediata defensa del aliado israelí, los Estados Unidos bloquearon una declaración del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por Kuwait, que incluía una condena de los asesinatos además de la apertura de una investigación “transparente” sobre las acciones de Israel en la frontera con Gaza. Los EEUU acusan a la autoridad palestina de la Franja, Hamas, de ser responsables de las muertes porque “provoca de manera intencional y cínica esta respuesta [de Israel]”.

Fue dura la declaración del responsable de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein quien condenó “los horrendos” asesinatos y heridos causados “por obra del fuego vivo israelí”, agregando que “el derecho a la vida debe ser respetado”. Siempre dentro del mundo de la ONU, el comité para la Eliminación de la discriminación racial definió su posición al respecto afirmando estar “alarmado por el desproporcionado uso de la fuerza demostrado por las fuerzas de seguridad israelíes contra los manifestantes palestinos”.

 

Turquía acusó a los EEUU de ser tan responsable como Israel de la “vil masacre”, y anunció que retirará a los embajadores de ambos países.  

La misma posición fue adoptada por Sudáfrica –que se ha mostrado crítico de Israel desde los tiempos de Nelson Mandela-, que retiró a su embajador de Tel Aviv, condenando “las modalidades indiscriminadas y graves del último ataque israelí”.

En sus declaraciones, Egipto no hizo ninguna alusión a la nueva embajada americana, pero condenó “el uso de la fuerza contra marchas pacíficas”.

En el frente europeo, intervino la representante de la Unión Europea, Federica Mogherini, quien pidió a Israel respetar el “principio de proporcionalidad en el uso de la fuerza” y que “respete el derecho a la protesta pacífica”.

El Reino Unido definió como “extremadamente preocupante” la amplia utilización del fuego vivo, agregando al mismo tiempo que las protestan deben ser “pacíficas”.

Alemania apoyó el derecho de Israel a defenderse, pero resaltando que esto debe realizarse de un modo proporcionado.

Desde los Elíseos, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, condenó la violencia del ejército israelí.  

 

ISRAELE-PALESTINA_-_0515_-_Reazioni_4.jpg ISRAELE-PALESTINA_-_0515_-_Reazioni_4.jpg ISRAELE-PALESTINA_-_0515_-_Reazioni_4.jpg ISRAELE-PALESTINA_-_0515_-_Reazioni_4.jpg