Colapso de la represa: en medio del monzón, continúan las tareas de rescate. Hay 26 muertos

Cunde el pánico entre los habitantes, que tratan de escapar buscando refugiarse en techos o huyendo a los centros de evacuación. Corea del Sur, Vietnam, Tailandia, China y Noruega participan en las operaciones. El mensaje de condolencias y aliento del Papa Francisco


Vientián (AsiaNews/Agencias) – Los socorristas luchan en medio de nuevas lluvias, para dar con cientos de personas que continúan desaparecidas tras el colapso de una represa en construcción, situada en el sur de Laos, ocurrido hace tres días. Tras quebrarse el dique de la central hidroeléctrica Xe-Namnoy, un muro de agua de millardos de metros cúbicos irrumpió en el valle, barriendo con pueblos enteros y causando la muerte de al menos 26 personas.  

El área -ubicada en la frontera con Camboya- resulta prácticamente inaccesible, con lo cual aún no es posible tener un balance claro del desastre.  En una extraña conferencia de prensa brindada en el día de ayer, el primer ministro Thongloun Sisoulith declaró que aún habría 131 personas desaparecidas, todas de nacionalidad laosiana. Más de 6.600 habitantes de los ochos pueblos circundantes se han quedado sin techo.

Presa del pánico, la población continúa escapando del lugar de la tragedia, buscando refugio en los tejados (foto) o dirigiéndose a los centros de evacuación. Varios testigos que se encuentran alojados allí, afirman que recibieron el preaviso del inminente desastre con muy pocas horas de antelación. Numerosas calles y rutas han quedado gravemente dañadas o completamente destruidas. Las autoridades han procedido al envío de embarcaciones y helicópteros para rescatar a las personas que siguen atrapadas por las inundaciones.

En tanto, además de la ayuda provista por el gobierno surcoreano, varios países se han sumado a las operaciones de rescate. Vietnam ha enviado personal militar y médico para brindar apoyo en las tareas, y Tailandia ha anunciado el envío de casi 150.000 dólares estadounidenses en ayudas. En las calles del pueblo de Sanamxai, la zona más afectada, los medios informan sobre la presencia de camiones noruegos, que transportan artículos de primera necesidad, como agua fresca y frazadas. En dicha localidad aún permanece un contingente médico chino, compuesto por 32 miembros de Ejército popular de liberación (PLA).

Pocas horas después de producirse el desastre, la Oficina de Prensa de la Santa Sede difundió un telegrama de condolencias dirigido a las víctimas, de parte del Papa Francisco, que fue enviado a las autoridades laosianas por el secretario de Estado vaticano, el Card. Pietro Parolin. El pontífice expresa “una sincera solidaridad para con todas las personas afectadas” y “ruega especialmente por el descanso de los difuntos, la curación de los heridos y el consuelo de todos aquellos que sufren –se lee en el texto-. De igual manera, el Santo Padre brinda su aliento a las autoridades civiles y a todas las personas involucradas en las actividades de búsqueda y socorro”.

LAOS_-_0726_-_Diga.jpg