Se lamentó por las llamadas del almuecín: budista arriesga la cárcel por blasfemia
de Mathias Hariyadi

Pedido de condena por 18 meses sobre la base de una fatwa. En julio de 2016, las declaraciones de la mujer desencadenó uno de los peores episodios de violencia sectaria contra la comunidad budista de etnia china. Los activistas por los derechos humanos piden la revocación o la modificación de la normativa sobre la “difamación religiosa”.

 


Yakarta (AsiaNews)- Una señora budista de origen chino residente en Tanjung Balai (provincia de Sumatera del Norte) arriesga una condena a 18 meses de cárcel por “ofensas al islam”. Meiliana (Foto), de 44 años está acusada de blasfemia por haber declarado en el año 2016 que el azan (la llamada islámica a la oración) de una mezquita cercana que según ella era “demasiado ruidosa” y “dañina” para sus oídos. En el país musulmán más poblado del mundo, cada comentario sobre cuestiones que se refieren al islam es delicado y las consecuencias son a menudo dolorosas.


Los fiscales de la Corte del distrito de Medan, capital de la provincia, hace 3 días pidieron la condena de Meiliana. Ellos basan sus acusaciones en una fatwa emitida por el capítulo local del Consejo de los Ulemas (MUI), que definió como “blasfemo el comportamiento de la mujer. En julio de 2016, sus afirmaciones desencadenaron uno de los peores episodios de violencia sectaria en la regencia de Tanjung Balai: declarándose ofendidos grupos extremistas islámicos incendiaron al menos 6 templos y casas de oración budistas. Siete de los agresores terminaron procesados y condenados sólo a algunos meses de prisión.
 

Andreas Harsono, referente para Indonesia de los activistas de Human Rights Watch critica la “excesiva flexibilidad” que caracteriza al artículo del Código penal (KUHP) sobre la “difamación religiosa”, el 156a. “Éste fue creado en 1965- afirma Harsono- y por 40 años o cinco mandatos fue utilizado en 89 casos, justificando la condena a la cárcel para 25 imputados. En lo que se refiere al primer gobierno de Widodo (2014-2019), por el momento los procedimientos son ya 22, comprendidos aquellos contra el ex- gobernador de Yakarta y de la potencial próxima víctima, la señora Meiliana”. La activista exhorta al gobierno indonesio a revocar o modificar el reglamento existente, al fin de reducir la “posibilidad” que otras personas sean castigadas por “normas injustas”.

 

Situada a 6 horas de automóvil de Medan, Tanjung Balai es una pequeña ciudad donde residen diversos grupos étnicos en su mayoría islámica. Entre éstos están los Melayu, originarios de la zona; los Javanesi, provenientes de las provincias de Java Central y Oriental; los Batak de Sumatera  del Norte; al final los Nias, nativos de la homónima isla. Los residentes budistas de etnia china constituyen una minoría y son a menudo objeto de episodios de intolerancia. En el año 2011, un ciudadano musulmán expuso denuncia por la colocación de una gran estatua que representaba a Buda en la casa de oración de Tri Ratna. Cuando fue notado el hecho iniciaron una serie de manifestaciones de protesta, durante las cuales los islamistas afirmaban que la escultura habría “dañado la imagen de Tanjung Balai, ciudad musulmana”.  
 

INDONESIA_-_0816_-_Buddista_-_Tanjung_Balai_religion_defamation_case_affecting_Meliana_1.jpg INDONESIA_-_0816_-_Buddista_-_Tanjung_Balai_religion_defamation_case_affecting_Meliana_1.jpg